domingo, 3 de junio de 2018

Ateísmo estético - Garcia Trevijano

La última gran obra del insigne sabio y admirado amigo Antonio García-Trevijano Forte, Ateísmo estético, Arte del siglo XX (De la Modernidad al Modernismo) (Landucci, S.A.) no sólo es una soberbia historia analítica del arte plástico del siglo XX, sino que también es un magnífico, valiente y penetrante ensayo de carácter muy marcadamente apologético. 
Trevijano se convierte con ello en el apasionado Lactancio -  Filósofo y apologista cristiano de origen norteafricano, uno de los fundadores dentro de la Iglesia cristiana de la Patrística - de las "pastueñas" y hebetadas Historias del Arte Contemporáneo que desde hace cien años padecemos por una especie de locura insuflada desde el Poder, fundado una vez más en una Tetrarquía- Sistema de gobierno de época romana en que el poder era ejercido por cuatro autoridades imperiales.-  consensuada, en donde un nuevo Galerio - emperador romano y perteneciente a un tetrarquia -  lleva otra vez la voz cantante.

La degeneración inhumana del arte actual descansa en ese fenómeno cultural que se etiquetó como "modernismo".

El modernismo extendió el consenso a todos los sectores sociales que antes estaban dirigidos por la jerarquía de los saberes, desde la educación escolar, hasta la sanidad pública, pasando, naturalmente, por la justicia, la ciencia y el arte.

Bajo el imperio de las modas, la ingente masa adocenada carece de gustos estéticos, y estos dejan de responder a las divergencias de los temperamentos naturales y de refinamientos culturales. Y se uniforman por la efectividad de la propaganda de los fabricantes del gusto social.

Para justificar la legitimidad democrática de la igualación de la belleza humana, y el derecho individual o colectivo al mal gusto, se propaga la falsa vulgaridad de que el gusto es una cosa personal, tan libre y respetable como los colores, ajeno por completo a la educación escolar y académica. 
Pero la sensibilidad sólo puede igualarse rebajándola, y el color, ensombreciéndolo. El daño causado por la demagogia de la igualdad en la jerarquía de los valores estéticos, y en la libertad de elección, no cuenta. 
Pero lo bello ha sido siempre irreconciliable con el mal gusto, aunque el modernismo haya derogado esa constante.

La corriente igualitaria del gusto se desliza cuesta abajo hacia las anchas praderas donde pastan las emociones de las muchedumbres. El pueblo olvida allí que en lugar de placer, tiene aturdimiento. Y, como le sucede a los poderosos, todo lo suyo lo encuentra bello. Vive tan alejado de las antiguas formas de la belleza, que ha tomado por costumbre admirar y someterse a lo que menos comprende. 
Pues “omne ignotum pro magnifico est” (Tacitus, De Vita Iulii Agricolae, 30).
"Todo lo desconocido (se tiene) por magnífico"

El arte “modernitario” se detiene ante las puertas de lo bello. Y no por temor reverencial a lo clásico. El artista avanzado no las abre para no parecer antiguo o convencional. Como si fuera una rama de los saberes técnicos, la estética del “modernitarismo” ha pasado a ser cuestión de especialistas
El arte actual no representa otra absurdidad que la de sí mismo. Puede expresar así algo de interés para la comprensión de una vida social sin ideales colectivos, pero no la estética, ni la sinceridad de las emociones naturales.

Libro imprescindible por sus penetrantes vislumbres y colosal erudición, nos deja claro que el modernismo trajo el dogma de que la belleza del arte está en el secreto de sus abstracciones. Cuanto menos inteligibles, más modernas. El espíritu de los tiempos actuales hace de estos vanguardistas de la esoteridad críptica en la expresión, los primeros demagogos del arte.

La maravillosa igualdad estética de la abstracción consiste en que nadie la comprende. Por eso es el arte predilecto de las pseudo-democracias. Todos lo pueden crear y disfrutar, y nadie entender
El nuevo arte de la postmodernidad, derivado de la popularidad del consenso, "la belleza está en lo que gusta al pueblo", alimenta de vanidad aldeana el cultivo artístico de lo grotesco
El conceptualismo estético empieza donde la inspiración acaba, y la vulgaridad la anula si el criterio del gusto se democratiza.

El arte no se pondera ni se mide 
con criterios democráticos.

La búsqueda de originalidad en la temática o en la fantasía, tan común en los artistas e intelectuales de la segunda mitad del siglo pasado, es signo de impotencia creadora. La única fuente de originalidad artística, y también del pensamiento, está en la invención de reglas o perspectivas inéditas con las que recrear o mirar los eternos temas. Así se fundan los paradigmas del arte y de las ideas. Sólo eso hace geniales a los autores de lo que antes de ellos no existía o se veía de otra manera.

Se ha dicho que el Renacimiento devolvió a los artistas libertad técnica e inspiración exótica, por lo que su arte tuvo una visión retrospectiva de la Antigüedad, sin incidir en la conciencia de la realidad, y sin influir en las preocupaciones de la sociedad de su tiempo. Hay algo de cierto en la creencia de que el arte del Renacimiento fue un hermoso sueño sin propósito moral. Pero esta afirmación no deja de ser una vaga generalidad. Pues el arte auténtico siempre ha sido tan inocente como la naturaleza.

Aquellos artistas forjaron las realidades del mundo sensible –morales, estéticas y eróticas-, con más fidelidad que los estadistas y filósofos las del mundo inteligible.

Salvo la ciencia, la técnica o la religión, ninguna otra manifestación del espíritu ha labrado tanta dicha a los hombres como el arte. Ya lo dijo Santayana, tan admirado por Trevijano:
"Cuando se considera el confuso estado actual del gobierno y la religión, sirve de gran consuelo apartarse de ellos hacia cualquiera de las artes, donde lo bueno es total y finalmente bueno, y donde lo malo al menos no es traicionero". Por eso, el arte "modernitario" ha devenido fraude y traición.

Finalmente, la irresistible atracción hacia las grandes obras maestras de las Bellas Artes por parte de los individuos sanos es siempre instintiva y no conceptual.

"¿Acaso ama, quien a la primera mirada no ama?" - se preguntaba Shakespeare.

miércoles 25 de junio de 2014, 17:32h

viernes, 25 de mayo de 2018

Carl Gustav Jung, el Nazismo - Dulles jefe OSS - CIA

Jung pensaba que sólo su teoría, conocida como psicología analítica, lograba explicar realmente el surgimiento del nazismo, la grandeza de Adolfo Hitler y la supremacía psicológica del alma alemana sobre el inconsciente de los otros pueblos.
 Jung estaba seguro de que tan pronto como los líderes nazis se dieran cuenta de las coincidencias entre su pensamiento y la ideología del nacionalsocialismo, él pasaría a formar parte de las luminarias académicas a quienes los nazis acostumbraban tributar un enorme reconocimiento.


Carl Gustav Jung y el Nazismo   Laura Ibarra García  Centro de Estudios Europeos     Universidad de Guadalajara


El inconsciente ario tiene un potencial mayor que el judío [...]. A mi juicio, la actual psicología médica ha cometido un grave error al aplicar indiscriminadamente categorías, que ni siquiera son válidas para todos los judíos, a los germanos cristianos o eslavos [...]. La psicología médica ha sostenido que el secreto más precioso de los germanos, el fondo de su alma creadora y llena de fantasía, es un pantano infantil y banal, mientras que por décadas, mi voz que advertía de ello, ha estado bajo la sospecha de ser antisemita. 
La sospecha provino de Freud. Éste no conocía el alma germana, como tampoco la conocen sus seguidores.

Estas palabras fueron escritas por C. G. Jung en enero de 1934. Ellas dejan ver el rumbo que tomaría el psicoanalisis en Alemania durante los once años en que el país estaría dominado por los nazis. Mientras Sigmund Freud y Alfred Adler, quienes pertenecían a la comunidad judía de Viena, eran blanco de numerosas difamaciones que aparecían en periódicos nacionales y en revistas especializadas, Jung sintió que había llegado la hora en que el régimen alemán lo habría de reconocer como uno de sus grandes intelectuales.

Jung pensaba que sólo su teoría, conocida como psicología analítica, lograba explicar realmente el surgimiento del nazismo, la grandeza de Adolfo Hitler y la supremacía psicológica del alma alemana sobre el inconsciente de los otros pueblos.
Jung estaba seguro de que tan pronto como los líderes nazis se dieran cuenta de las coincidencias entre su pensamiento y la ideología del nacionalsocialismo, él pasaría a formar parte de las luminarias académicas a quienes los nazis acostumbraban tributar un enorme reconocimiento.

A principios de 1933, Jung empezó a ser considerado en Alemania como el renovador de la psicología y de la psiquiatría. Él había venido a rescatarlas del estado de descomposición en que habían sido sumergidas por los judíos psicoanalistas. En ese mismo año, empezaron a ser quemados públicamente los libros de Freud. Los nacionalsocialistas recomendaban recitar en el momento en que éstos eran lanzados al fuego lo siguiente: "En contra de la sobrevaloración de la vida sexual que destruye el alma, y por la nobleza del alma humana, entrego a las llamas los escritos de un tal Sigmund Freud".

En junio de 1933, C. G. Jung fue nombrado presidente de la Sociedad Médica de Psicoterapia, que agrupaba asociaciones de diversos países. Los miembros de la Asociación Psicoanalítica Alemana, que tenía más de veinte años de existencia, la fueron abandonando, voluntariamente o por presiones políticas, e ingresaban a la Sociedad Alemana Médica de Psicoterapia, que se formó en 1934.


Como presidente de esta sociedad fue designado el psiquiatra M. H. Goering, primo del ministro de Aviación, Hermann Goering, el hombre más importante del régimen, después de Hitler. Gracias a los esfuerzos del psicoanalista Ernest Jones, quien gozaba en ese entonces de un gran prestigio internacional, fue posible que el doctor Goering permitiera que la Sociedad Psicoanalítica Alemana continuara existiendo como una división dentro de la Sociedad Alemana Médica de Psicoterapia.

En diciembre de 1933 fue publicada la declaración de principios que regía a esta sociedad. El escrito fue redactado por el mismo doctor Goering. En él se afirma lo siguiente:

Esta sociedad tiene la tarea [...] de unir a todos los médicos alemanes [...] que pretenden formarse y practicar la terapia psiquiátrica conforme a las concepciones nacionalsocialistas. La Sociedad presupone que todos sus miembros activos, los que hacen uso tanto de la palabra verbal como escrita, han trabajado el libro fundamental de Adolfo Hitler, Mi lucha, con toda la seriedad científica y lo reconocen como fundamento. La Sociedad pretende colaborar en la obra del Kanzler, educando al pueblo alemán hacia una convicción heroica orientada al sacrificio.

Aunque años más tarde Jung negó haber tenido conocimiento de esta declaración de principios antes de su publicación, él era en ese entonces editor y responsable de la Revista de Psicoterapia, en la cual fue dada a conocer la declaración. Las páginas editoriales del número en que apareció la declaración fueron escritas por el mismo Jung, y su contenido se apega al sentido de las palabras del doctor Goering: "Las diferencias que realmente existen desde hace mucho tiempo entre la psicología germana y la judía no deben continuar siendo ignoradas; para la ciencia, esto sólo puede ser provechoso". Con ello, Jung mostraba que no sólo estaba interesado en señalar las diferencias entre ambas psicologías, sino en proclamar la superioridad de la psicología alemana frente a la judía. Jung, por cierto, nunca se distanció públicamente del manifiesto psiquiátrico del doctor Goering.


Diversas publicaciones muestran que Jung participó voluntaria y conscientemente en las difamaciones que se divulgaban sobre los judíos y el psicoanálisis. A principios de 1934, en su artículo "Sobre la situación actual de la psicoterapia", afirma que el judío, como "nómada", no puede crear jamás una cultura propia; para desarrollar sus instintos y talentos tiene que apoyarse en un "pueblo anfitrión más o menos civilizado".

En este mismo artículo, Jung se empeñó en hacer notar la imposibilidad del psicoanálisis judío de explicar el surgimiento del nacionalsocialismo, y lo acertado y útil que resultaba su propia psicología en este sentido. "¿Ha podido (el psicoanálisis de Freud) esclarecer la grandiosa aparición del nacionalsocialismo al que todo el mundo observa con los ojos llenos de sorpresa? ¿Dónde se encontraba el ímpetu silencioso y la fuerza cuando todavía no había nacionalsocialismo? Ella se encontraba escondida en el alma germana, en aquel profundo fondo, el cual es todo lo contrario a la cloaca de los deseos infantiles insatisfechos y de los resentimientos familiares latentes". Jung va tan lejos en su deseo de desprestigiar las enseñanzas de Freud, que llega a señalar la concepción de éste sobre la neurosis como "la sucia fantasía de adolescente tenida por su autor".

En Suiza, algunos psicoanalistas reaccionaron con toda firmeza en contra de la posición de Jung. Entre ellos destaca Gustavo Bally, quien publicó en uno de los principales diarios del país, el Neue Zuercher Zeitung, fuertes críticas a las coincidencias de Jung con el nacionalsocialismo en lo que respecta al racismo, la ideología aria y el desprecio a los judíos.


Aunque muchos de los discípulos de Jung trataron, y aún lo hacen, de minimizar y restar importancia a su convencimiento y entusiasmo por el nacionalsocialismo, los testimonios son contundentes. Artículos, cartas y entrevistas constatan que Jung no sólo simpatizaba con las ideas de los nazis, sino que trató de devaluar la persona de Freud, de excluir su obra de los países de habla alemana y de beneficiarse a sí mismo de todo esto.

En una carta enviada a Wolfgang Kranefeld, un discípulo de Jung en Alemania y ferviente partidario del nacionalsocialismo, Jung aboga por una prohibición del "psicoanálisis judío": "Como es conocido, contra la necedad no se puede hacer nada, pero en este caso los arios pueden señalar que con Freud y Adler se están predicando públicamente puntos de vista específicamente judíos. Puntos de vista que, por cierto, tienen un carácter esencialmente destructor. Si la promulgación de este evangelio judío le resulta agradable al gobierno, pues es así y basta. Pero, por otra parte, existe la posibilidad de que esto no le fuera tan cómodo al gobierno...".


El 26 de junio de 1933, Jung concedió una entrevista a la Radio de Berlín en la que dio a conocer sus opiniones e intereses. Jung fue presentado por su entrevistador, el doctor Weizsaecker, uno de sus discípulos, como el "conocido psicólogo de Zurich, quien frente al destructivo psicoanálisis de Sigmund Freud logró oponer su psicología constructiva". El director del programa mencionó que el padre de Jung era un pastor protestante, mientras que Freud y Adler eran judíos. Por ello, según el doctor Weizsaecker, Jung contaba con un terreno totalmente diferente en su perspectiva general frente al ser humano.

En esta entrevista, Jung criticó la psicología de Freud y Adler como "una psicología enemiga de la vida". A la pregunta expresa sobre las diferencias entre su pensamiento y la psicología de Freud y Adler, manifestó: "Mire usted, uno de los privilegios más bellos del espíritu germano es dejarse influir sin condiciones por la totalidad de la creación en su inagotable diversidad. Freud y Adler sostienen sólo un punto de vista individual (sexualidad, anhelo de poder) frente al todo. La teoría de estos autores distorsiona el poderoso sentido de la totalidad hasta la necedad y la belleza propia de la totalidad hasta el ridículo". Para subrayar su distanciamiento con respecto a estos dos autores, Jung afirma que él "nunca pudo conformarse con estas posiciones enemigas de la vida". El doctor Weizsaecker le agradeció en especial esta aclaración, y afirmó que "precisamente esta respuesta sería para muchos una liberación".


Jung acentuó, de nuevo, la ventaja de su psicología sobre cualquier otra teoría. Ella no sólo está en situación de explicar los acontecimientos políticos en Alemania, sino también los cambios paralelos que en el arte y en la filosofía ocurrían en ese tiempo.


Tres años más tarde, en 1936, Jung publicó su famoso Himno a Wotan, el antiguo dios germano de las tormentas y del rayo. Esta divinidad es quien, desde el inicio de los tiempos, escondido en el alma alemana, desencadena las pasiones y el ansia de lucha. Para Jung, "el dios de los alemanes" explica más el nacionalsocialismo que los factores económicos, políticos y psicológicos.


En 1939, Jung concedió una entrevista al periodista norteamericano H. R. Knickerbocher en Zurich. En ese año, la política agresiva de los nazis estaba a la vista de todos: Austria, la ciudad de Dánzig, en Polonia, y la región de los sudetes, en Checoslovaquia, habían sido "anexadas" al tercer reich. La persecución de los judíos era entonces brutal y evidente. La Noche de los Cristales Rotos, en que las casas y negocios de los judíos habían sido apedreados o saqueados, había sucedido en noviembre de 1938. Nadie podía ignorar lo que estaba ocurriendo.


Jung, que entonces tenía sesenta y tres años, afirmó que "la mirada soñadora" de Hitler, "el rasgo más prominente de su fisonomía", lo había impresionado. "En sus ojos -decía- se encuentra la mirada de un vidente. Hitler es el altavoz que amplifica el murmullo inaudible del alma alemana". Él "se deja tocar por su inconsciente". Para Jung, el Führer es "como un hombre que atento escucha una corriente de inspiraciones, de cuya fuente escondida sale una vocecita y que conforme a ella actúa". "Hitler escucha y obedece" pues, según Jung, "el verdadero Führer siempre es dirigido".


En esta entrevista, Jung no sólo expresó su admiración por Hitler, sino que refirió también su simpatía por Mussolini. En comparación con Hitler, quien es "chamán, mitad dios, mito", Mussolini "es un hombre". Jung afirmaba haber descubierto en el dictador italiano "determinado corte de un hombre auténtico que dispone para ciertas cosas de muy buen gusto". Eran muestras de este "buen gusto" el hecho de que Mussolini haya tolerado al rey de Italia en su puesto y que él mismo se hiciera llamar "Duce" y no "Doge", como en la antigua Venecia.


Jung confesó al periodista norteamericano que después de haber experimentado "la gran felicidad de encontrarse a sólo unos pasos del Duche y del Führer" en un desfile militar en Berlín, se sintió un poco decepcionado por la seria actitud mostrada por Hitler. La emocionalidad del fascista Mussolini, por el contrario, le encantó. Jung admitió haber compartido con él su entusiasmo por el paso de punta en la marcha militar. "Frente a este paso -relata- Mussolini aplaudió con alegría; estaba tan contento como un niño pequeño en el circo".

Mientras Jung trataba de hacerse notar en los círculos nazis revistiendo la ideología nacionalsocialista de psicología profunda y justificando psicológicamente el racismo, Freud, su maestro y amigo paternal durante más de ocho años, tuvo que abandonar Viena y exiliarse, junto con su familia, en Londres. A los ochenta y dos años, no le fue fácil abandonar la ciudad en la que había vivido casi toda su vida. Pese a los esfuerzos de Freud por salvar la vida de sus cuatro hermanas, éstas fueron asesinadas en los campos de concentración de Auschwitz y de Thereseinstadt. Según un testigo que sobrevivió al holocausto, una de ellas, antes de entrar a la cámara de gas, gritaba: "Aquí hay un error, yo soy la hermana de Sigmund Freud".

A diferencia de sus seguidores, que aún hoy se empeñan en reprimir o ignorar las simpatías de su maestro por el nacionalsocialismo, Jung admitió haber cometido un error. Después de finalizar la guerra, en 1946, Leo Baeck, profesor de historia de la religión y representante de la comunidad judía, aceptó, aunque no de muy buena gana, conversar con Jung. 
 
Este rabino, así como Ernst Bloch, Thomas Mann, Erich Fromm y Herbert Marcuse, entre otros, había criticado con dureza el apoyo que Jung brindó públicamente al nacionalsocialismo y su pretensión de legitimar mediante la psicología el dominio nazi. En esta entrevista, Jung intentó defenderse y, aunque trató de transferir la culpa a los alemanes y su patología, reconoció "haber resbalado".

Sin embargo, hasta su muerte, ocurrida en 1961, Jung no logró distanciarse de su producción ideológica de los años treinta ni analizar las coincidencias entre sus ideas y la propaganda nazi. Esta tarea está aún por hacerse.

“Temiendo por la destrucción de la obra de toda su vida, y a que lo vincularan a Hitler o al hitlerismo, al finalizar la Guerra Jung sufrió tres ataques al corazón”, afirmó el esotérico nazi chileno Miguel Serrano (1). Empero los hechos demuestran que la causa habría sido otra. El sabio suizo ocultaba un impensado secreto que daba a su persona una calidad mucho más allá de su reconocido genio científico o intelectual. 

Escribe el Dr. Antonio LAS HERAS
¡Cuánto se ha hablado, escrito y dicho sobre el nazismo profesado por Carl Gustav Jung, el célebre sabio suizo creador de la Psicología de los Arquetipos, quien fuera primero discípulo privilegiado de Sigmund Freud, luego disidente y finalmente amplificador – en la opinión de muchos – del Psicoanálisis freudiano! Para ofrecer una óptica más complicada de este asunto, el hecho de que – por un lado – Sigmund Freud, al igual que Alfred Adler y otros que acompañaron al Maestro de Viena en los comienzos, fueran judíos, mientras el Mago de Zurich era cristiano, ayudó a sostener la idea de que Jung veía con agrado a Hitler y sus proyectos.

Al respecto dice la web www.dios.com.ar – dirigida por el periodista argentino Alejandro Agostinelli – que “Respecto a su relación con el nacionalsocialismo, Arnold Künzli reveló que Jung, fascinado por su teoría del inconsciente colectivo y los arquetipos, “cayó bajo la égida de Hitler”, el nazismo y Mussolini. Ayudó incluso en las persecuciones a judíos y al antisemitismo racista con una dignificación desde su psicología profunda. En un diario alemán, en 1933, el año del ascenso de Adolf Hitler al poder, Jung escribió sobre “las realmente existentes… diferencias de las psicologías germanas y judías” y, en 1934, en el mismo periódico, profundizó la misma idea: “el inconsciente ario tiene un mayor potencial que el judío”, argumentos que según algunos autores utilizó como tiro por elevación contra Freud y Adler”. (2)
Las acusaciones sobre el nazismo en Jung comenzaron ya antes de la Segunda Guerra Mundial y continuaron hasta el fin de su vida, afectando siempre de algún modo no sólo la vida y obra del sabio suizo sino por añadidura la de algunos de sus familiares e, inclusive, la de quienes optaron por practicar su escuela psicológica hoy reconocida como Psicología Junguiana. Las aclaraciones hechas por Jung durante décadas así como las vertidas por sus más cercanos discípulos, algunos de ellos judíos, como es el caso de Aniela Jaffe, nunca resultaron suficientes como para borrar y disolver de manera definitiva el baldón de que Jung hubiera sido nazi. (3)
Y, en verdad, los hechos documentales con los que se contó hasta hace pocos años llevaban a deducir que esto, al menos en parte, era correcto. En la vida del psiquiatra suizo había demasiados acontecimientos que lo mostraban directamente vinculado a la Alemania nazi.
TRABAJANDO JUNTO A LOS NAZIS
En 1930 la Asociación Alemana de Psicoterapia designa presidente honorario a Jung. Esa será, precisamente, la entidad que, tras asumir Hitler al poder, es disuelta e integrada a la Sociedad Internacional de Psicoterapia, de mayor envergadura que la anterior por su condición internacional, ya que reunía a entidades similares con sede en otros países europeos. C. G. Jung es designado su presidente en junio de 1933. Acusado ya en 1934 de actuar en una organización de origen nazi, Jung respondió sosteniendo que su presencia permitía salvaguardar la actividad de los psicoanalistas alemanes de sangre judía. A su vez aceptó dirigir la Zentralblatt fur Psychotherapie (Revista de Psicoterapia). Tanto la sociedad como la publicación tuvieron marcada filiación nazi y antisemita.
En diciembre de 1933 la Zentralblatt fur Psychotherapie publica la declaración de principios que regían a la Sociedad Alemana Médica de Psicoterapia escrita de puño y letra de su presidente; nada menos que por el psiquiatra M. H. Goering, primo del ministro de Aviación Hermann Goering, el hombre más importante del régimen, después de Hitler. Allí se lee:
“Esta sociedad tiene la tarea … de unir a todos los médicos alemanes … que pretenden formarse y practicar la terapia psiquiátrica conforme a las concepciones nacionalsocialistas. La sociedad presupone que todos sus miembros activos, los que han hecho uso tanto de la palabra verbal como escrita, han trabajado el libro fundamental de Adolfo Hitler, Mi lucha, con toda la seriedad científica y lo reconocen como fundamento. La sociedad pretende colaborar en la obra del Kanzler, educando al pueblo alemán hacia una convicción heroica orientada al sacrificio”.
Transcurrió mucho tiempo hasta que Jung, en una entrevista con la analista junguiana, estudiosa de la simbología del Extremo Oriente y arqueóloga Carol Baumann (4), explica lo sucedido de esta manera:
“Yo, como suizo, acepté esta posición (presidente de la Sociedad Médica de Psicoterapia) con el fin de preservar un espíritu de cooperación científica entre todos los doctores europeos ante el antisemitismo nazi que entonces empezaba a alzar cabeza. Era imposible luchar abiertamente contra la intolerancia nazi sin que peligrara la posición de todos los doctores alemanes, y de los judíos alemanes en particular … La tarea que yo había aceptado, la preservación de una sociedad internacional no política, finalmente se volvió una carga muy pesada, y en realidad una empresa imposible. En tanto, traté de cumplir con mi deber en este respecto como cualquier otro hombre decente habría hecho en mi lugar. Varias veces me quise retirar, pero los representantes inglés y holandés me hicieron una petición urgente, suplicándome “que me quedara en beneficio de toda la organización”, y me quedé. No se debe abandonar a quien se encuentra en un agujero. Fue muy útil para mucha gente que yo permaneciera en ese puesto. Se podría decir que un tonto idealismo hizo que yo aguantara, pero me parecía injusto dejar en las astas del toro a toda la gente que se adhería a mí. Mi posición era: no soy la rata que abandona el barco, así que no renuncié hasta fines de 1939, cuando empezó la guerra y yo ya no era de utilidad. Entonces todas las comunicaciones internacionales se interrumpieron”
En relación a la proximidad del primo de Herman Goering, Jung aclara en la misma entrevista que:
“A los nazis les agradaba mucho publicar mi nombre como una de sus conquistas suizas cuando trataban de levantar su menguante reputación ante los ojos del mundo…El hecho de que mi nombre se asociara con el de Goering en el consejo editorial de la Zentralblatt por supuesto me colocó en una posición cada vez más falsa, especialmente cuando él publicó su famoso pronunciamiento sobre Mi lucha. Este texto se incluyó en la Zentralblatt sin mi consentimiento”.
Pero, en enero de 1934, el suizo mismo escribía:
El inconsciente ario tiene un potencial mayor que el judío… A mi juicio, la actual psicología médica ha cometido un grave error al aplicar indiscriminadamente categorías, que ni siquiera son válidas para todos los judíos, a los germanos cristianos o eslavos…. La psicología médica ha sostenido que el secreto más precioso de los germanos, el fondo de su alma creadora y llena de fantasía, es un pantano infantil y banal, mientras que por décadas, mi voz que advertía de ello, ha estado bajo la sospecha de ser antisemita. La sospecha provino de Freud. Éste no conocía el alma germana, como tampoco la conocen sus seguidores”.
POLEMICAS DECLARACIONES
En 1939, cuando el nazismo estaba avanzado y la política hitleriana se hacía más y más evidente para el análisis de cualquier persona mínimamente inteligente,     Hubert Renfro Knickerbocker – periodista y escritor norteamericano – entrevista en Zurich a Jung.
Jung hace al periodista algunas afirmaciones sorprendentes, salvo – claro está – que fuera un nazi fascista quien las estuviera efectuando. De esta manera se refiere a “la mirada soñadora” que encuentra en Hitler – “chamán, mitad dios, mito” – aclarando que lo había impresionado “el rasgo más prominente de su fisonomía.” Seguido, agrega: “En sus ojos se encuentra la mirada de un clarividente”. No conforme con ello, Jung dirá: “Hitler es el altavoz que amplifica el murmullo inaudible del alma alemana”; “se deja tocar por su inconsciente”. Y que el Führer es “como un hombre que atento escucha una corriente de inspiraciones, de cuya fuente escondida sale una vocecita y que conforme a ella actúa”. “Hitler escucha y obedece” dirá Jung, concluyendo que “el verdadero Führer siempre es dirigido”.
En el mismo encuentro con H. R. Knickerbocker habla Jung sobre el Duce: “Mussolini es un hombre” con el “determinado corte de un hombre auténtico que dispone para ciertas cosas de muy buen gusto”. Jung comenta que habiendo estado él presente en un desfile militar ocurrido en Berlín “la gran felicidad (que experimentó) de encontrarse a sólo unos pasos del Duche y del Führer” aunque “un poco decepcionado por la seria actitud mostrada por Hitler”.
“Mientras Jung trataba de hacerse notar en los círculos nazis – escribía hace unos años Laura Ibarra García (Centro de Estudios Europeos, Universidad de Guadalajara) – revistiendo la ideología nacionalsocialista de psicología profunda y justificando psicológicamente el racismo, Freud, su maestro y amigo paternal durante más de ocho años, tuvo que abandonar Viena y exiliarse, junto con su familia, en Londres. A los ochenta y dos años, no le fue fácil abandonar la ciudad en la que había vivido casi toda su vida. Pese a los esfuerzos de Freud por salvar la vida de sus cuatro hermanas, éstas fueron asesinadas en los campos de concentración de Auschwitz y de Thereseinstadt. Según un testigo que sobrevivió al holocausto, una de ellas, antes de entrar a la cámara de gas, gritaba: “Aquí hay un error, yo soy la hermana de Sigmund Freud”.
“A diferencia de sus seguidores, que aún hoy – continua Laura Ibarra García – se empeñan en reprimir o ignorar las simpatías de su maestro por el nacionalsocialismo, Jung admitió haber cometido un error. Después de finalizar la guerra, en 1946, Leo Baeck, profesor de historia de la religión y representante de la comunidad judía, aceptó, aunque no de muy buena gana, conversar con Jung. Este rabino, así como Ernst Bloch, Thomas Mann, Erich Fromm y Herbert Marcuse, entre otros, había criticado con dureza el apoyo que Jung brindó públicamente al nacionalsocialismo y su pretensión de legitimar mediante la psicología el dominio nazi. En esta entrevista, Jung intentó defenderse y, aunque trató de transferir la culpa a los alemanes y su patología, reconoció “haber resbalado”.
“Sin embargo, hasta su muerte, ocurrida en 1961, Jung no logró distanciarse de su producción ideológica de los años treinta ni analizar las coincidencias entre sus ideas y la propaganda nazi. Esta tarea está aún por hacerse”, termina Ibarra García. (5), (6)
Este tipo de declaraciones son las que, con el paso del tiempo, fueron confirmando la conducta filonazi del Mago de Zurich. Sobre todo por el hecho de que él mismo nunca explicó con precisión a qué se debió todo esto. Pocas opciones había. Quizás tres. Una posibilidad es que Jung hubiera sido obnubilado por Hitler y el nazismo como aconteció con otros intelectuales y hombres de ciencia. Una opción poco probable tratándose de alguien experto en los mecanismos de la mente humana. Otra es que, en verdad, Jung fuera nazi o – cuanto menos – tuviera afinidad con el régimen. Lo que no se condice con actitudes que tuvieron – como ya se verá – algunos confesos y acérrimos antinazis que no eludían la cercanía de Jung. Así en 1938, la Universidad de Oxford le confiere el Doctorado Honoris Causa en Ciencias. O, más notable todavía, cuando en 1946 Winston Churchill visitó Suiza, a pedido del inglés Jung se sentó a su lado cuando coincidieron en la ceremonia realizada en el Aula de la Universidad de Zurich. ¡Y lo mismo pasó en la cena oficial en Schlob Allmendingen! Aniela Jaffé señala que “es poco probable que Churchill hubiera buscado (por dos veces) la compañía de un ex nazi o simpatizante nazi.” (7) Lo que nos lleva directamente a la tercera hipótesis: Jung estaba actuando un rol en una obra cuyo escenario era la vida misma. Un rol que sólo pocos conocían y que formaba parte de un secreto sólo develado décadas después de su muerte.
En 1936 Jung había publicado un artículo titulado “Psicología de la dictadura” que, entre otras cosas, afirma:
“Hay dos tipos de dictadores: el tipo cacique y el tipo chamán. Hitler pertenece a este último. Es un médium. La política alemana no se hace: se revela a través de Hitler. Es el portavoz de los dioses y de los ancianos. Dice la palabra que expresa el resentimiento de todos”.
Claramente, está haciendo una descripción y en modo alguno apoyando o defendiendo la forma dictatorial de actuar. Por eso conviene volver sobre la entrevista “Diagnóstico de los dictadores” de 1939 que le hace Knickerbocker, trayendo algún párrafo completo tal como figura en Encuentros con Jung (Editorial Trotta, Madrid, 2000)
“Y todos esos símbolos de un Tercer Reich guiado por su profeta, bajo la bandera del viento, la tormenta y los vórtices giratorios, apuntan a un movimiento de masas que va a barrer a los alemanes en un huracán de emociones irrazonables y en un destino que quizá solo el vidente, el profeta, el Führer mismo, puede prever; y quizá, ni siquiera él.”
El periodista lo interroga sobre cómo es posible que habiendo luchado Stalin toda su vida contra el zar, él mismo haya devenido en algo aún más autoritario. Jung responde que:
“Se debe a que uno siempre se convierte en aquello contra lo que más lucha. ¿Qué socavó la fuerza armada de Roma? Fue el cristianismo, pues cuando los romanos conquistaron Oriente Próximo fueron conquistados por su religión… Luego, cuando uno ha echado al zar se transforma en zar, como un cazador de animales salvajes puede hacerse bestial…Stalin luchó tanto contra la sangrienta opresión del zar que ahora está haciendo exactamente lo mismo que el zar. En mi opinión, no hay diferencia en absoluto entre Stalin e Iván el Terrible”.
EL MISTERIO SE DEVELA
El 26 de mayo de 1994 Sotheby´s subastó 87 cartas inéditas de Jung dirigidas a su discípula judía Jolanda Jacobi que con el tiempo llegó a convertirse en la principal discípula de Jung y a quien éste ayudó a huir de los nazis. En esa correspondencia – cincuenta y seis cartas escritas a mano y treinta y una a máquina, que van desde 1928 a 1961, año de la muerte de Jung ocurrida el 6 de junio – que nunca han sido publicadas, el Mago de Zurich muestra su posición ante el incipiente nazismo. Refiere su extrema preocupación por el auge del nazismo, del poderío alemán y de la llegada de Hitler. A éste lo considera un niño que no ha madurado pero con un tremendo apoyo en Alemania. “A menudo me pregunto – escribe el psiquiatra suizo en una de las cartas – qué es lo que va a salir de esta caldera de brujas burbujeantes.” Una de las cartas fechada en 1933, Jung dice: “Estamos asistiendo a una escalada sin precedentes del puer eternus (“el eterno niño”, arquetipo junguiano referido en este caso a Adolfo Hitler) cuyas consecuencias son impredecibles.” “… sus opiniones en política exterior serían cómicas si no provocaran un entusiasmo tan peligroso”. En otra, presagiaba la ocurrencia de una sangría similar a la que él mismo había anticipado en 1914. Estas cartas proporcionan el conocimiento de un Jung absolutamente alejado de cualquier atracción por el nazismo y antes bien preocupado por las desgracias que podía anticipar. (8)
Un nazi confeso que frecuentó a Jung, como lo es Miguel Serrano, algo parece conocer sobre los vínculos entre el suizo y los aliados, cuando afirma – sin citar fuentes – que Jung había aconsejado a los Servicios Secretos ingleses y norteamericanos “alargar la guerra; porque Hitler estaba poseído por Wotan, Dios del huracán y la tormenta (Blitzkrieg). Y una tormenta no puede durar mucho tiempo, se va agotando, autodestruyéndose…”. (1) Lo que significa que Serrano – tal vez por su pertenencia durante décadas al cuerpo diplomático chileno – contaba con información fidedigna sobre actividades del Mago de Zurich desconocidas por la gran mayoría de la población.
Cuando a finales del Siglo XX aparece “Jung, el Cristo Ario” de Richard Noll (9) si bien éste autor dedica muchas páginas a mostrar el atractivo del sabio suizo por el nazismo, concluye el capítulo planteando la necesidad de poner los hechos en medio del contexto en que sucedieron, de las ideas aceptadas por la Ciencia de ese momento, en virtud de lo cual no puede en modo alguno asegurarse que Jung fuera nazi. Aunque no cuenta con suficientes elementos probatorios, Richard Noll advierte una cantidad de aspectos en la conducta del eminente psiquiatra que no cuajan con un nazi.

Hubo que esperar al “célebre” año 2000 para comenzar a conocer lo que en verdad había ocurrido entre Jung y el nazismo. Para esos días no sólo – por haberse cumplido el tiempo legalmente prescripto por las autoridades norteamericanas – se abrieron archivos hasta entonces secretos de la Segunda Guerra Mundial sino que, por ese mismo motivo, algunos de los protagonistas comenzaron a hablar. De esta forma se supo que el espía norteamericano Allen Wels Dulles (considerado por algunos (10) el verdadero jefe de la OSS – Office of Strategic Services – organismo que antecedió a la CIA) se había interesado por los análisis realizados por C. G. Jung en relación a la reacción de los dirigentes nazis alemanes, siendo quien transmitió esos valioso datos a la Oficina de Servicios Estratégicos de los Estados Unidos. Jung – precisamente por el hecho de estar próximo a donde sucedían los hechos y tener la confianza de los nazis – pudo obtener y proporcionar a los norteamericanos importantes informaciones sobre el estado de salud del Führer, hizo una valoración de la propaganda aliada sobre la moral de los alemanes y análisis proféticos basados en la psicología de los líderes fascistas.

Muchos se han preguntado cómo y cuando se conocieron Dulles y Jung, tal vez olvidando que el espía ya había estado destinado en Suiza durante la Primera Guerra Mundial, lo que hace muy probable que los servicios del psiquiatra suizo fueran ofrecidos a los Estados Unidos aún mucho antes de que ese país ingresara a la guerra contra el nazismo.

Para comprender en pocas líneas quién fue Allen Welsh Dulles (n. 7 de abril de 1893/ m. 29 de enero de 1969) y cuál su importancia en el mundo de los espías, señalemos que fue el primer director civil de la CIA y quien por más tiempo desempeño el cargo, ya que lo hizo entre el 26 de febrero de 1953 hasta el 29 de noviembre de 1961. (11) (12) Para hacerlo más enigmático, fue uno de los siete miembros elegidos por el presidente Lyndon Johnson para investigar el magnicidio del presidente John F. Kennedy.

El semanario helvético L’Hebdo (edición de la última semana de diciembre de 2000) informa que en uno de los mensajes secretos enviados por el espía Allen Dulles a la central norteamericana, el agente cuenta que, según ha podido saber Jung,:  “Hitler se ha ocultado en el sótano de su cuartel general al este de Prusia” y explica que los jerarcas que pretenden entrevistarse con él “son despojados de sus armas y han de pasar por un detector de rayos X”. 

Jung dijo a Dulles que “cuando su personal se sienta a comer con él, Hitler monologa mientras que a sus oficiales se les prohíbe decir una palabra. El stress resultante de esa asociación ha hundido a varios oficiales, según Jung, que opina que los mandos del ejército están demasiado desorganizados y debilitados como para actuar contra el Führer”. 

Lo que aún continúa siendo desconocido es cómo Jung obtenía informaciones que el alto mando alemán mantenía en el más estricto secreto. Hay quienes piensan que el psiquiatra suizo las conseguía en conversaciones confidenciales, contactos con otras personas que igualmente oficiaban de espías o de fuentes médicas. Pero la realidad es que ninguna de tales opciones resultan satisfactorias. Los datos ofrecidos por Jung al servicio secreto norteamericano parecen haber sido obtenidos por alguien que estuvo en el lugar mismo donde acontecían los movimientos del Führer.

La periodista Mary Bancroft (n. 1903, Cambridge / m. 1997, New York) parece darnos una pista. Bancroft – por entonces de 38 años – paciente de Jung durante un prolongado lapso y amante de Allen Dulles a quien conoció en la casa del Mago de Zurich, cuenta en su libro – “Autobiografía de una espía” – (13) algo importantísimo que, por inexplicable razón, ha pasado desapercibido. Bancroft refiere que cuando le preguntó a su analista por unos rumores corrientes en ese entonces que afirmaban que el psiquiatra suizo viajaba regularmente a Berlín para atender a Hitler. De ser esto cierto, se aclararía la fuente que permitió a Jung brindar tanta información cierta y precisa al servicio secreto de los aliados. Jung respondió que se trataba de una leyenda surgida de sus numerosas discusiones con el cirujano alemán Ferdinand Sauerbruch, que se hacía pasar por el médico de Hitler. 

Siendo que la Psicología Junguiana es una verdadera Psicología Social (14), el suizo ofreció información referente a la influencia de la propaganda aliada sobre los alemanes: un despacho dictado por Allen Dulles desde Berna y registrado por la policía suiza señalaba que “los panfletos que tienen más éxito (entre el ciudadano medio alemán) son los estrictamente militares que aseguran que los aliados entran como un torneo en la fortaleza europea”. “Apelar a la fuerza moral del enemigo – y no a su debilidad – es la mejor propaganda (…) Los llamamientos del general (Dwight) Eisenhower al pueblo alemán son los más eficaces. Formulados en un lenguaje simple, humano, comprensible para todos, dan a los alemanes algo a lo que agarrarse”, escribe Jung en una carta a Dulles fechada en febrero de 1945. (15) (16)

C. G. JUNG: AGENTE SECRETO
Hasta aquí el lector puede suponer que el sabio suizo fue sólo un colaborador de las fuerzas aliadas, que actuó un rol de espía aficionado durante algunos años. Pero de ninguna forma fue así. La relación entre  Jung y Dulles en su actividad secreta llegaría en la posguerra a la cabeza de la CIA. Para entonces hacía mucho que el Mago de Zurich era – a más de todo lo que sobre su vida se conoce públicamente – un espía profesional, a punto tal que hasta tenía número. No era su número el 007 que lleva el sello inglés de James Bond. Sino el Agent 488. Una verdad que C. G. Jung llevó a su tumba y que ni siquiera sus familiares más cercanos llegaron a conocer.

La documentación sobre lo que decimos está a la vista. En 2003 la escritora Deirdre Bair – quien ya había publicado con buen suceso una biografía de Samuel Beckett y otra de Simone de Beauvoir – publica un minucioso volumen de 880 páginas titulado “Jung” (Little Brown Nueva York) donde merced a documentos liberados por los servicios secretos norteamericanos demuestra cuál fue el verdadero papel que a Jung le ocupo en la Segunda Guerra Mundial. (17)

“Lo cierto es que – sostiene la Lic. Silvina Laura Mazal (Asociación Junguiana Argentina e Instituto Humanístico de Buenos Aires) – hasta 2003 de nada sirvieron testimonios bien fundados como los de Aniela Jaffe – discípula y última secretaria privada de C. G. Jung – sosteniendo que el célebre sabio suizo no era antisemita ni nazi. A partir de su distanciamiento de Sigmund Freud y de las teorías freudianas, siempre hubo comentarios sobre el “nazismo de Jung” y el “antisemitismo de Jung.” Por lo usual tales afirmaciones se sustentaron en frases sacadas de contexto, escritos mal interpretados o, directamente, habladurías inventadas. Pero, a partir de 2003 tales dichos quedaron, definitivamente, aplastados” (18).

Hay que leer el capítulo XXXI – se titula “Agent 488” – de este libro (sin edición castellana aún) para sorprenderse de las revelaciones que allí aparecen. 488 fue el número clave – al estilo de Bond, James Bond… 007 – con que Jung reportaba a los aliados.

Los documentos consultados por Bair son de los archivos hasta entonces clasificados como secretos de los servicios norteamericanos de espionaje. La fuente es, por ello, confiable. Los documentos revelan que “Agent 488” informó tanto a los gobiernos de Franklin Delano Roosevelt como al de Harry Truman.
Las quince páginas de minúscula tipografía a través de las cuales la autora reseña el trabajo de “agente secreto” de Jung, no exento de peripecias y dificultades entramadas en las redes subterráneas de resistencia, ayuda a comprender mejor hasta qué punto el sabio suizo arriesgó su vida junto a de su familia
  1. G. Jung mantuvo siempre silencio – señala Silvina Laura Mazal – respetando el juramento de no revelar su condición de agente secreto. Lo que aumenta el valor ético y moral de su persona. Los familiares tampoco hablaron sobre esto. Muy probablemente debido a que ignoraban todo. Con el tiempo, nuevos documentos serán desclasificados y conoceremos más sobre esta faceta junguiana. (18)
Desde que se hicieron públicos estos hechos, ninguna persona en sus cabales podrá afirmar que Carl G. Jung fue nazi. Tampoco podrán aprovechar su figura valiéndose de la confusión quienes adhieren al nazismo. Ante cualquier duda quien así lo desee puede ahora leer personalmente los documentos desclasificados correspondientes a los días del Office of Strategic Services.


REFERENCIAS:
(1) http://www.letras.s5.com/serrano101203.htm Hitler y Jung, por Miguel Serrano. Revista de Libros de El Mercurio, Santiago de Chile, 29 de Noviembre de 2003.
(3) BAUMANN, Carol.     Interview with C. G. Jung.     Bulletin of the Analytical Psychology Club of New York. 1949. (11. 8) Suplement.
BAUMANN, Carol. Dr. Jung during the war. Presentation on the Analytical Psychology Club of New York. October 19, 1945
(4) Jaffe, Aniela. Personalidad y obra de Carl Gustav Jung, Editorial Monte Avila, Caracas, 1967
(5) (6) http://www.elmeollo.net/website/meollo/detalle.php?idc=11&ida=17 Carl Gustav Jung y el Nacionalsocialismo. Laura Ibarra García. Centro de Estudios Europeos Universidad de Guadalajara y Carl Gustav Jung y la maraña de malentendidos. El psicólogo suizo argumenta su defensa. Francisco Hernández Lomelí. Departamento de Estudios en Comunicación Social Universidad de Guadalajara.
(7) Jaffé, Aniela. De la vida y la obra de C. G. Jung, (C. G. Jung y el Nazismo.) Mirach, Madrid. (Pág. 94)
(9) Noll, Richard. Jung, el Cristo Ario. Ediciones B, México, 2002
(10) http://www.yumka.com/docs/harvard.pdf     El lado oscuro de Harvard, Juan Ramón Jiménez, Facultad de Contaduría, Universidad Autónoma de México.
(11) Dulles, Allen Wels. The Craft of Intelligence. New York: Harper & Row, 1963. London: Weidenfeld & Nicolson, 1963. New York: Signet Books, 1965. Westport, CT: Greenwood, 1977. Boulder, CO: Westview, 1985. Guilford, CT: Lyons Press, 2006.
(12) Dulles, Allen W. “The Present Situation in Germany: Digest of a Meeting with Allen W. Dulles at the Council on Foreign Relations, December 3, 1945.” Foreign Affairs 82, no. 6 (Nov.-Dec. 2003): 4-8.
(13) Bancraft, Mary. Autobiography of a Spy, William Morrow Publication, New York, 1983
(14) Las Heras, Antonio. ¿Qué es el Campo Junguiano? Periódico Junguianos de la Argentina N* 4, Buenos Aires, setiembre/octubre 2007
(15) Diario La Nación, Buenos Aires, 30 de diciembre de 2000 “Revelaciones sobre el psicoanalista suizo.”
(16) Cable de la Agencia EFE, 29 de diciembre de 2000 Jung informaba a los Aliados sobre la psicología de Hitler.
(17) Bair, Deirdre.     Jung. Little Brown, Nueva York, 2003.
(18) Mazal, Silvina Laura. ¿Con que Jung fue nazi?     www.jung-argentina.com.ar

miércoles, 14 de marzo de 2018

666, el Número Maestro entre los maestros y su relación con el número áureo



15 oct 2013


666, el Número Maestro entre los maestros y su relación con el número áureo


Este número de gran potencial esotérico en muchas tradiciones, se relacionó durante cientos de años interesadamente con las fuerzas de la oscuridad. Incluso se llegó a considerar el número del anticristo.

. BESTIA = CONOCIMIENTO
Apocalipsis 13:18
Sin embargo, el número 666 simboliza las fuerzas de la luz, es el número más poderoso que existe, es el Número Maestro entre los Maestros, representa la dualidad expresada en la unidad. Recordemos que el equilibrio del Universo se mantiene gracias a una polaridad entre lo positivo y lo negativo, lo masculino y lo femenino y que el contraste entre estas dos fuerzas polares produce sabiduría. Quienes conocen este código lo han utilizado en su favor.

Por ejemplo: existen secuencias numéricas formadas por dos cifras que mantienen un concepto de dualidad entre sí siendo especulares u opuestas, y que al sumarlas dan como resultado el número 666. Un ejemplo son 135+531, 234+432 ó 515+151.

Lo fascinante es que el concepto de dualidad que expresa el número de la bestia 666, se produce incluso en códigos como el binario. En la siguiente imagen se muestra el número 666 en código binario, en este formato podemos observar que al partirlo en dos, genera dos números con secuencias opuestas entre sí.
Ahora examinemos el hexagrama, estrella octaédrica o Estrella de David correspondiente al Octaedro Platónico. Sobre la imagen se muestra el ángulo de 60 grados correspondiente a los tres vértices de cada triángulo, masculino y femenino. Por la permutación de los valores de estos tres ángulos de cada triángulo obtenemos el número 666. Finalmente, si tomamos uno de estos ángulos de 60 grados y lo multiplicamos por 6 conseguimos 360 grados; un ángulo que representa La Totalidad en Geometría Sagrada ya que corresponde al cuerpo esférico que simboliza El Todo.

En la siguiente imagen, se muestra el Taijitu, un arquetipo oriental que contiene la misma enseñanza que el hexagrama o la Estrella de David occidental. El Taijitu representa los conceptos de la filosofía china del yin y yang y del taiji, o principio generador de todas las cosas. Es habitual que aparezca rodeado por los ocho trigramas del I Ching. En occidente se suele conocer este símbolo como el símbolo del “yin-yang” o el símbolo taoísta. El yin-yang es un concepto asiático fundamentado en la dualidad de todo lo existente en El Universo; describe las dos fuerzas fundamentales aparentemente opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas.

Si observamos detenidamente este símbolo podremos encontrar dos números 6 enfrentados entre sí formando un único cuerpo geométrico, rotando alrededor del punto cero geométrico o agujero negro de eventos en contracción del toroide.


Sin embargo, para hallar el significado más extraordinario de este número mágico, será necesario que viajemos hasta el microcosmos molecular, esto nos va a permitir introducirnos en la estructura que forma el átomo de carbono, pilar básico de la química orgánica y parte de todos los compuestos existentes, por consiguiente, también de los tejidos orgánicos del cuerpo humano. Este elemento químico, encargado de enlazar las piezas fundamentales para la vida, está compuesto por “6” neutrones, “6” protones y “6” electrones (666). Puede encontrarse en la naturaleza en distintas formas alotrópicas, carbono amorfo y cristalino en forma de grafito o diamante.

Finalmente tomemos una calculadora y realicemos la operación de seno al número 666, obtendremos la cifra -0’80900169 que multiplicada por 2, es igual a -1’618033 o el número phi.



En el Capítulo 13 de la Biblia (LIbro dela Revelación) Es un texto muy revelador. Se refiere al número 666 como la marca de ‘la bestia’.

En la Tabla Periódica de los Elementos, el número atómico del elemento de carbono es seis. El carbono es necesario para formar todo el ADN y el ARN,código químico de la vida tal como existe actualmente.El átomo de carbono tiene seis electrones, neutrones y protones seis seis.

El que tenga entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Apocalipsis 13:18

*** G. Lagally,es profesor de Ciencias. En 2006, comenzó el desarrollo de membranas de silicio en el Departamento de Ciencia e Ingeniería de la Universidad de Wisconsin, Madison. En su investigación, se ha descubierto que la superficie de una membrana de silicona pueden ser funcionalizadas para convertirse biológicamente sensible. Su teoría es que podría modificar el ADN. En otras palabras, el silicio puede sustentar la vida.



En este momento de la historia, estamos evolucionando muy rápidamente como especie humana. La evolución de nuestra especie, Homo sapiens da un salto cuántico a una especie inmortal con 48 cromosomas que tienen 12 líneas físicas de ADN y 10 hebras etericas de ADN. Nuestra tridimensional biología está siendo alquímicamente desplazada de carbono al cristal de silicio multi-dimensional.

Cuando un tronco de madera se coloca en el fuego, se quema desde abajo hasta que todo lo que queda es el elemento carbono. Sin embargo, si un diamante es colocado en un incendio, su estructura se mantiene. Así que todas nuestras células deben ser transformados a partir de carbono a Silicon Cristal, para que podamos soportar la enorme cantidad de luz que se reproducirá en el planeta del Sol Central a finales del 2012.

Internamente, todas nuestras células están cambiando de una estructura orgánica a una Cristalina, el prisma perfecto a través del cual la Luz puede pasar para la iluminación de nuestros Cuerpos de Luz Cristalinos para luego convertir esa luz del sol directamente en electricidad, esto es lo que nos exige la luz del sol.

Escucha, te digo un misterio: No todos moriremos, pero todos seremos transformados – en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. I Corintios 15:51

No todo el mundo va a experimentar esta transformación. Mucha gente va a elegir, a nivel del alma,pasar antes que la Tierra llegue a ese tiempo. Otros se van porque su cuerpo no tendrá la luz que les permita sobrevivir en dimensiones superiores.

Pero aquellas almas cuya decisión es de cambiar su estructura celular de base de carbono a la forma cristalina acompañará a la nueva Terra Nova Tierra en el Edad de Oro.Podrán ascender sin salir de sus cuerpos .Nunca en la historia de este Universo seres han dado este gran paso evolutivo- al mismo tiempo consciente.

En la Nueva Versión Internacional de la Biblia, la primera línea del capítulo 13 del libro del Apocalipsis dice: “Y el dragón se paró en la orilla del mar.”En la versión King James, se lee:”Y yo me paré sobre la arena del mar.’

El 666 es el numero del sol
el plomo es el siguiente elemento.al carbono-12 - es el más abundante de los dos isótopos estables del elemento carbono, representando el 98,89% de todo el carbono terrestre. Está conformado por 6 protones, 6 neutrones y 6 electrones- .

Adquiere particular importancia al usarse como patrón para el cálculo de la masa atómica de los distintos nucleidos existentes en la naturaleza; dado que la masa atómica del 12C es, por definición, 12 umas.


¿666 = DEMONIO? NO. ES = DIOS SOL y la IGLÉSIA lo inventó PARA ELIMINARLO
By administrador Historia oculta 3 Comments

1
31 enero, 2018

Antes se deben de a ver preguntado ¿De dónde viene el número 666? Muchos han leído de él en la Biblia o han escuchado de él de muchas maneras, pero pocos saben de dónde proviene y por qué se le menciona tan negativamente en el libro del Apocalipsis. Bueno pues, ahora daremos un breve vistazo a la historia de este símbolo y lo que representa.

El número como tal, tiene su origen de las prácticas religiosas de la ciudad de Babilonia en los tiempos del profeta Daniel. Los sacerdotes babilónicos promovieron la adoración de dioses que estaban asociados con el Sol, la Luna, los planetas visibles del Sistema Solar y ciertas estrellas relacionadas a la práctica de la astrología (los babilónicos fueron sus principales promotores). En su sistema de adoración, contaban con 37 dioses supremos. Uno de ellos, el dios asociado con el Sol, tenía supremacía sobre todos los demás. Ellos pensaban que de una u otra manera, los números tenían poder sobre los dioses que adoraban; y por tal motivo, asignaron números a cada uno de sus dioses (para poder tener poder sobre ellos). A fin de lograrlo, contaron el número de sus dioses, asignando un número a cada dios. Luego sumaron los números de cada dios (del 1 al 36) y asignaron el número resultante de esta suma al dios Sol. Al primer dios le asignaron el número 1, al segundo el número 2 y así sucesivamente hasta llegar al dios número 36. La suma de los números del 1 al 36 totalizaba 666, que fue el número asignado al dios Sol.

La suma fue hecha de la siguiente manera:

1+2+3+4+5+6+7+8+9+10+11+12+13+14+15+16+17+18+19+20 +21+22+23+24+25+26+27+28+29+30+31+32+33+34+35+36= 666

Pero los babilónicos fueron aún más lejos. Ellos temían mucho a sus dioses, y pensaban que alguno de ellos podría destruírlos algún día, así que hicieron amuletos con una matriz de los números ordenada en un cuadro de 6×6, del 1 al 36. A este tipo de matriz se le conoce actualmente como “cuadros mágicos”.

Un amuleto está diseñado para cumplir un propósito mágico, y ellos evidentemente pensaban que su uso les protegería de ser destruídos por los dioses, gracias al poder de la magia.

Estos amuletos debían ser tan poderosos como fuese posible, así que para incrementar su poder, ordenaron los números de tal manera que al ser sumados en filas o columnas, siempre totalizaban 111. Por lo tanto, la suma de todas las 6 columnas y las 6 filas sumaban 666. Esta fórmula suponía una mayor protección, pues incluía al dios principal asociado al Sol, el cual estaba presente en el amuleto.

Abajo se da un ejemplo de cómo estaban ordenados estos números en una matriz de 6×6. Nótese que la suma de cualquier fila o columna totaliza 111, incluso al ser sumada diagonalmente. Los antiguos babilónicos inscribían estos números en una pequeña tablilla de barro, que luego de secarse y barnizarse, era colgada en sus cuellos. Mientras la usasen estarían protegidos.

6 32 3 34 35 1

7 11 27 28 8 30

19 14 16 15 23 24

18 20 22 21 17 13

25 29 10 9 26 12

36 5 33 4 2 31

La práctica de crear amuletos con esta matriz como parte de la astrología, fue más allá de los tiempos de Jesús. Se han encontrado amuletos con iscripciones latinas y se sabe que los romanos practicaban esta creencia.

Así, el número 666 surgió de las prácticas de adoración paganas de los babilónicos y su astrología.

¿Por qué se habla en contra del número 666 y de Babilonia en el Apocalipsis?

Cuando los medos y los persas conquistaron Babilonia, llegaron con sus propias prácticas religiosas y dioses, por lo que ya no hubía necesidad de mantener a los sacerdotes del sistema de adoración babilónico. Aunque los persas tenían alguna simpatía por el dios babilónico “Marduk”, y mantuvieron a los sacerdotes de este dios por un tiempo, la historia nos cuenta que simplemente despidieron a todo el equipo de sacerdotes para colocar los suyos propios, tal como sucede en la actualidad cuando hay un cambio de equipo de gobierno en cualquier país. Se cuenta que los sacerdotes babilónicos abandonaron la ciudad, tal vez por su falta de trabajo. Esta circunstancia les instó a buscar un nuevo campo en el cual desempeñarse, para poder subsistir. Lo encontaron en la ciudad de Pérgamo, la cual no contaba con grandes fuentes de trabajo, excepto en el área educativa. Pergamo era una ciudad universitaria, en la que ya se impartían materias como medicina y leyes. Allí, los sacerdotes impartieron los conocimientos religiosos que habían practicado durante sus funciones en Babilonia. Había también en Pérgamo una gran biblioteca con más de 200.000 volúmenes. De esta manera, las creencias y las prácticas de adoración babilónicas se fueron extendiendo poco a poco, al igual que el uso de los amuletos ordenados “mágicamente” con los números del 1 al 36. Esto continuó hasta cerca del año 133 después de Cristo, cuando el último rey del imperio murió, dejando el poder a los romanos como última voluntad. Dada esta coyuntura, los sacerdotes que aún enseñaban la religión babilónica vieron la oportunidad de ir a Roma. Los romanos eran conocidos por adoptar las prácticas de otras culturas, algo que por cierto, ayudó a su imperio a sobrevivir durante toda su existencia. Los sacerdotes babilónicos intuyeron que los romanos estarían muy dispuestos a aprender y seguir sus enseñanzas. Se establecieron allí y Roma se llenó de sus doctrinas. Tanto, que llegó a ser conocida como “La nueva Babilonia”. Es por esto que muchas de las referencias de Babilonia hechas en el Apocalipsis, son realmente un “código” para referirse a Roma.

Eventualmente, cuando la iglesia cristiana llegó a Roma, las prácticas y creencias de la religión babilónica fueron introducidas en ella. Los historiadores concuerdan en que en algún punto, Roma se convirtió al cristianismo “de la noche a la mañana”, aunque lo que realmente ocurrió fue que la religión babilónica fue “introducida” en la iglesia, renombrando, por ejemplo, a sus dioses paganos como “santos” de la iglesia, entre otras cosas. Por este motivo, no fue difícil para los romanos “convertirse” al cristianismo, aunque no se tratase de una conversión genuina. Es precisamente por esta mezcla de paganismo con cristianismo que Babilonia es condenada en el Apocalipsis.

La práctica de sumar los números del 1 al 36 continuó, y el Apocalipsis la utiliza como código para identificar a la bestia: la iglesia que se contaminó con prácticas paganas,

viernes, 9 de marzo de 2018

Alexandre Eleazar - Ruso



Alexandre Eleazar

Autor de Los Bere.
Alexandre nació en Damasco. Huérfano a los trece años pasó su infancia y parte de su juventud en Francia.
En 1965 y en la ciudad de Barcelona, convencido de que el actual conocimiento sobre los hechos del pasado estaba equivocado se puso a la tarea de descubrir el secreto de las antiguas escrituras reputadas indescifrables.
Tras dos años de arduos esfuerzos logra interpretar su primer texto en escritura Ibérica, valiéndose de la lengua Euskera que resultó ser la más antigua de las habladas en la Tierra.
Luego, al estudiar en profundidad bastantes grafías, incluidos los jeroglíficos egipcios, así como los vocablos y expresiones empleados, llegó al convencimiento de que los antiguos se sirvieron en primer lugar de una sola y única lengua: el Elengoa.
Se dio cuenta igualmente que a partir de ella se crearon una infinidad de modismos, los cuales tuvo que utilizar constantemente. Esto le permitió traducir numerosos textos, obteniendo así cuantiosas y valiosas informaciones procedentes directamente de los escritores, historiadores y Reyes que habitaron la Península Ibérica hace más de 5.000 años.

Alexandre Eleazar publica el libro Los Bere, en el cual revela el resultado de sus exhaustivas investigaciones realizadas durante más de 20 años en los principales museos de las ciudades de París, Roma, Damasco, El Cairo y México entre otras.
AE
  Texto ibérico encontrado en Alcoy , España cambia la historia Alien de la Tierra traducido por el arqueólogo prohibido Alenxander Eleazar. La fascinante historia de los beres ibéricos te hará alucinar y relacionar los misterios de los anunnakis.
Advertencia del autor (prólogo del libro)

 Egialde es un sitio web dedicado a la divulgación de los resultados de los estudios llevados a cabo por el investigador arqueolingüista de origen ruso/sirio Alexandre Eleazar.
  • Los famosos personajes de Jesús y de María son muy anteriores al cristianismo.

  • El origen de los humanos de razas blanca y amarilla es extraterrestre: Llegaron a la Tierra hace miles de años, trayendo consigo sus civilizaciones y conocimientos técnicos.
Alexandre nació en Damasco en 1920 y falleció en Barcelona en diciembre de 2004. Huérfano a los trece años pasó su infancia y parte de su juventud en Francia. En 1965 y en la ciudad de Barcelona, convencido de que el actual conocimiento sobre los hechos del pasado estaba equivocado se puso a la tarea de descubrir el secreto de las antiguas escrituras reputadas indescifrables.
Tras dos años de arduos esfuerzos logra interpretar su primer texto en escritura Ibérica, valiéndose de la lengua Euskera que resultó ser la más antigua de las habladas en la Tierra. Este primer texto era el conocido con la denominación de "Plomo de la Serreta de Alcoy" hallado en unas excavaciones en 1922.

-----------------------------


¿Qué nos dice la Historia según los textos de nuestros Antepasados?


A la luz de lo descubierto gracias al desciframiento de más de un millar de textos y con el auxilio de documentos inéditos y custodiados desde hace miles de años esto es, en resumen, lo que se pretende ocultar a la opinión pública mundial con respecto a la Historia de la Humanidad:



1. Tanto el hombre blanco como el de la raza amarilla no son originarios de esta Tierra sino que vinieron en naves interestelares de otros Globos terrestres. Los de raza amarilla (los PALE o PAIOS) llegaron hace aproximadamente 17.000 años. Los de raza blanca (los EDU o BERE) lo hicieron, según el computo de tiempo efectuado de documentos traducidos de gran antigüedad, hace 12.881 años casi con exactitud contado desde el año actual (2005).

2. La raza negra es autóctona de esta Tierra, apareciendo la misma -con sus características originales- al menos hace más de 300.000 años. Las culturas blanca y amarilla eran diferentes en muchos aspectos, en especial por creer los primeros en Dios Todopoderoso y en Dios Be, y los segundos por adorar a Dios Padre o los Dioses Padres, que asociaron al Sol que se convirtió por este motivo en símbolo de su divinidad.

3. Los de raza amarilla se consideraban hijos del Sol, al que tenían por su Pâ, Padre, por ello se llamaron Paio: de PA = Padre (Creador) I = letra representativa del hombre, el macho y O = letra representativa de la mujer, la hembra. O sea todos los hombres y mujeres de Pâ. Los Paios también llamaron a Dios/es Padre/s con el calificativo de Râ: el Creador, el Hacedor.

4. Los de raza blanca (los Bere) creían en Dios Todopoderoso, llamado también JAUNGOIKO: "Señor de los Cielos". Se denominaba así a Aquel de entre los más sabios del Cielo, quien había conseguido desentrañar los misterios de Râ siendo capaz de crear como él y perfeccionar sus creaciones. Para los Bere, Jaungoiko era el Gobernante de los Cielos al cual debían obediencia en honor a su demostrada sabiduría y justeza. También creían en Dios BE (Dios "Segundo" en lengua EDUEN) quien era el heredero al trono del Reino de los Cielos.

5. La raza blanca en esta Tierra fue generada a partir del esperma de Dios Be, al cual el mismísimo Jaungoiko le encomendó la misión de generar la raza blanca en este Globo terrestre.

6. Para llevar a cabo dicha misión, el Señor de los Cielos bendijo la boda de Dios Be con su Hija MAISTATU, la cual sería luego conocida en la Tierra con el nombre de MARIA.

7. Debido a un accidente acaecido a bordo de la nave que los portaba a este Globo terrestre rumbo a su misión, Dios Be perdió la vida. Pero se pudo conservar el semen de su cuerpo maltrecho.

8. En el año 10.876 antes de nuestra Era, la nave estelar de Baleden tripulada por las tres MARIAS (palabra queriendo decir "Cosmonautas") aterriza en este Globo terrestre, en el lugar actualmente conocido como México y no muy lejos de su capital. Esta fue la región donde finalmente se posó la nave después de dar siete vueltas en torno a la Tierra.

9. Una vez en la Tierra, el semen conservado del Be fue introducido (por inseminación artificial) en la matriz de Maria. Así el Be pudo volver a tomar cuerpo (por transmigración anímica) y fue de esta manera el primer hombre blanco nacido en esta Tierra y padre después de toda la humanidad Bere. Maria es, por lo tanto, la Abuela de la humanidad blanca.

10. El Be fue apodado por los Paios con el apodo de IEZUS, que quiere decir "creado sin el auxilio de un varón". Después en el tiempo y en toda la Tierra se le conocería más con este nombre que con otros como GOBERIEL (Gabriel), EL, etc.

11. Estos son los legítimos y originales personajes de IEZUS y de MARIA, los cuales jamás nacieron en Tierra Santa (TARSAIS) ni fueron protagonistas de los episodios narrados en los Evangelios cristianos. Iezus no murió crucificado sino de muerte natural y en su lecho de DAETXEBEIL (actual Byblos) en el año 10.094 antes de nuestra Era.

12. Iezus fue enterrado en donde hoy se yerguen las ruinas del llamado Templo de Salomón en Jerusalén. Su tumba fue conocida indistintamente con los nombres de DABEDA o ELKUDAIS. Maria fue enterrada en una Necrópolis especialmente construida para tal fin en BALBEK. Esta Necrópolis sufrió importantes destrozos tras el Golpe (Diluvio Universal), por lo que el sarcófago fue llevado por los árabes a SEIRI (actual ciudad de Damasco).

13. Debido al espantoso crimen cometido por los KAIN (primeros judíos) al asesinar a Maria -Hija de Dios Todopoderoso- en OBEIDU (El Obeid, Sudán), Jaungoiko decide castigar a la Humanidad y recordarles que su inmenso poder y voluntad están presentes en los actos de los hombres. Así se produjo el Golpe hace 12.104 años, el cual se recuerda aún en todas las leyendas de los pueblos de esta Tierra y ha sido llamado de numerosas maneras, siendo la más conocida la del Diluvio Universal.

14. Nadie ha sido capaz de explicar con exactitud el porqué del odio ancestral de los Bere y los Paios en contra de los Kain, pero lo cierto es que en un principio y durante milenios fueron perseguidos y maldecidos por ser cómplices del espantoso asesinato de Maria (la cual fue apedreada por ellos en su estancia en la ciudad de OBEIDU). Los motivos ahora esgrimidos para explicar su constante condición de raza errante y maldita no son más que un lamentable intento de querer explicar una causa ya hace siglos olvidada.

15. El Golpe produjo formidables cambios geológicos y climáticos en la Tierra. Este se produjo por la aproximación deliberada por Jaungoiko a nuestro Globo terrestre de un astro el cual pasó muy cerca de ciertas zonas de la Tierra. De la fricción gravitacional producida por este astro teledirigido, grandes áreas de la Tierra quedaron calcinadas a causa del inmenso calor generado. Los polos terrestres se vieron alterados y ello produjo numerosos terremotos de escala apocalíptica. Donde antes había llanuras se alzaron cordilleras enteras de montañas mientras que otros lugares fueron hundidos en las aguas de los océanos y mares. A causa del Golpe las tierras del actual continente americano, que antes estaban pegadas a los continentes de África y Europa, se trasladaron miles de kilómetros hacia el Oeste. Estas son las tierras de la Atlántida que se recuerdan aún en muchas leyendas de los pueblos de ambos lados del océano Atlántico. MANOA, la famosa capital de los Paios, quedó cubierta por las nieves en el extremo Sur -ahora separado- del continente americano. El excesivo calor producido por la fricción gravitacional del astro enviado por Jaungoiko hizo que la temperatura de la Tierra y de las aguas ascendiera de tal forma que cientos de miles de millones de metros cúbicos de agua se evaporaran cubriendo todo el Globo de una densísima capa de nubes. Días después, al enfriarse las temperaturas, comenzó a llover en todas las latitudes por semanas enteras y con tal fuerza que grandes áreas de la Tierra quedaron cubiertas por las aguas. Este fue el Diluvio Universal.

16. Tres años después del Golpe, el Be acaba de escribir el BIBELE ("El Destino de los BELE") en escritura ANERE (hoy conocida como cuneiforme). En el 10.094 antes de nuestra Era moría en Daetxebeil, llamada después BIBELOS y actualmente Byblos.

17. Después del Golpe, los Paios fundaron su nueva capital en KAIDE (hoy ciudad de Cádiz) y volvieron a crear un Imperio. Los Bere y los Paios estuvieron durante milenios enfrentados en constantes guerras hasta que finalmente el Imperio Paio llegó a dominar toda la Tierra a excepción de un pequeño territorio en la península Ibérica (el interior de Euskadi) y las tierras de la KARELIE (península Escandinava y Finlandia).

18. El 11 de Enero del año 7.255 de la llegada de las Marias (3.621 antes de nuestra Era) nace, en una ciudad -llamada en aquel entonces BURUGA- situada al Sudoeste de la actual Suecia, la segunda encarnación del Be. La ciudad de Buruga, tiempo después y por tal motivo recibiría el nombre de GOTEINBURUGA "Ciudad capital donde nació Dios" (actual Göteborg). El niño Dios fue llamado Alexandre y era hijo del Rey Nikolau, Señor del Reino de ITULE ZORIONEKONA o Karelie (hoy Finlandia, Suecia y Noruega). Este glorioso nacimiento estaba previsto en la Bibele hacía más de 6.000 años atrás.

19. Y tal como está escrito, Alexandre, a la edad de 19 años declara la guerra al Emperador del Imperio Paio de aquel entonces llamado Omaitzoi, haciendo su famoso Llamamiento en KAIFARU (Helsinki) a los Bere de todas las tierras ocupadas para que se alzasen en armas hasta suprimir al Imperio ESPANIOL ("es de los viejos Paios"). Alexandre y sus tropas consiguieron ganar una batalla tras otra haciendo que los Bere creyesen definitivamente que él era, efectivamente, la segunda encarnación del Be tan esperada por todos los creyentes. En la Bibele se repetía una y otra vez que Dios Be, en su Segunda Existencia en esta Tierra, doblegaría al León Paio liberando a los Bere de este Globo de su dominio y opresión.

20. Los Paios se hicieron fuertes a todo lo largo de la orilla sur del Sena (Francia). En TROIA (actual ciudad de Troyes) Omaitzoi establecería su Cuartel General y cerca de este se libran las batallas más feroces. Esta fue la famosa Guerra de Troya de la antigüedad que tuvo una duración de diez años. Trece años después del Llamamiento de Alexandre, en el año 3.589 a.E., la fortaleza de Troia cae en manos de los Bere y con ella, poco después, todo el Imperio Paio.

21. Alexandre entrará victorioso en Kaide, la capital del Imperio Paio, y tiempo después liberaría las tierras del Oriente. Allí establecerá la capital (BABEL) de su basto Reino que bautizó con el nombre de ARAGON: "la Creación de Dios". La figura de Alexandre nunca ha podido ser borrada de la historia pese a los numerosos intentos hechos por sus enemigos. Aun hoy se recuerda con el nombre de Alejandro Magno pese a lo que se cuenta de él está muy distorsionado y falseado. Un detalle a tener en cuenta; el rostro de Alexandre está en numerosísimas monedas ibéricas.

22. Después de haber liberado la totalidad del Globo terrestre del dominio del Imperio Paio, Alexandre muere martirizado en la ciudad de Babel, en manos del traidor Iurri, el 18 de marzo del año 3.544 a.E., contando 77 años de edad. Tanto el nacimiento, hechos y muerte de este personaje son hoy explicados de manera muy distorsionada en la conocida biografía oficial de Alejandro Magno. Todos los estudiosos de la vida de este magno personaje parten de la obra Vidas paralelas de Plutarco (siglo II d.C.) y de Anábasis de Arriano (siglo II d.C.). Nuestras fuentes de información son muy anteriores a estas fuentes oficiales, las cuales fueron escritas con el único propósito de narrar unos hechos totalmente distorsionados de la verdad para confundir a los historiadores de entonces y a los del porvenir.

23. La civilización ELEN durará unos 600 años. Durante todo este tiempo los Bere fueron perdiendo territorios en todo el Globo terrestre hasta que los Paios proclamarían el Tercer Imperio Paio, que fue conocido por Imperio de la Medie. Este Imperio tuvo una duración aproximada de dieciocho siglos. A este le sucedería el Cuarto Imperio Paio, el Imperio Paien o Pagano. Al Imperio Paien le sucederá el Imperio Romano-Bere el cual durará hasta el 315 d.C. Actualmente, puede decirse que estamos en el Quinto Imperio Paio.


Esto es, en una muy reducida síntesis, la crónica de la Historia que se nos revela en los más de un millar de documentos descifrados por Alexandre Eleazar en diferentes escrituras antiguas, incluidas los jeroglíficos egipcios y la escritura cuneiforme. Como puede evidenciarse, nuestra "versión" de la historia es sensiblemente diferente de la relatada por nuestros maestros de Historia.
-----------------------------

 mucha informacion sobre Eleazar:

egialde.galeon.com
Divulgación de la obra de A. Eleazar sobre el origen y la Historia de la Humanidad
https://elizdelunallena.wordpress.com/
-------------------


“Operation Aliss”: El libro autobiográfico de Alexandre Eleazar.

Eleazar1En el libro LOS BERE podemos leer una pequeña reseña biográfica sobre su autor:
Alexandre Eleazar nació en Damasco en 1920. Huérfano a los trece años pasó su infancia y parte de su juventud en Francia. En 1965 y en la ciudad de Barcelona, convencido de que el actual conocimiento sobre los hechos del pasado estaba equivocado,  se puso a la tarea de descubrir el secreto de las antiguas escrituras reputadas indescifrables….”
Sin embargo, existe una biografía oculta y desconocida para muchos de sus lectores, que guardó con algunas reservas mientras vivía,  y que es la relatada en parte en el libro publicado en francés en 1990  “Operation Aliss”.
Tanto el Diario de Tatiana como el Testamento del Zar Nicolás II van incluídos al inicio de tal  libro  escrito por Alexandre Eleazar, quien afirma ser (y las pruebas son condundentes al respecto), hijo legítimo de la Gran Duquesa Tatiana Nicolaievna y del Emir Faisal Ibn Hussein,  quien a su vez fuera Rey de Siria, Líbano e Irak  y asesinado posteriormente, en extrañas circunstancias, en 1933.
Si deseas un ejemplar del libro autobiográfico y editado en francés “Operation Aliss” de Alexandre Eleazar, puedes solicitarlo contra reembolso de 15 euros a la siguiente dirección:
egialde@galeon.com


----------------------------------
Luego, al estudiar en profundidad bastantes grafías, incluidos los jeroglíficos egipcios, así como los vocablos y expresiones empleados, llegó al convencimiento de que los antiguos se sirvieron en primer lugar de una sola y única lengua: el Elengoa, el cual su pariente lingüístico más cercano aún existiendo en la actualidad es el Euskera.
Se dio cuenta igualmente que a partir de ella se crearon una infinidad de modismos, los cuales tuvo que utilizar constantemente. Esto le permitió traducir numerosos textos, obteniendo así cuantiosas y valiosas informaciones procedentes directamente de los escritores, historiadores y Reyes que habitaron la Península Ibérica hace más de 5.000 años. El Telón del gran teatro de la Historia se levantaba para este investigador incansable.
Con los éxitos logrados en el campo de la interpretación de los signos íberos y otros de parecida textura gráfica, decidió aplicar el sistema de traducción a los jeroglíficos egipcios, comprobando -y no sin gran asombro- que este funcionaba a la perfección, echando así por tierra las afirmaciones y teorías enunciadas por Champolion y por otros acerca de la interpretación y traducción de los textos egipcios. Pudo observar como tales teorías estaban equivocadas principalmente a causa de que los investigadores no conocen cuál era el lenguaje hablado por los egipcios, siendo este una derivación del Elengoa y por tanto más parecido al euskera que a las ramas lingüísticas semita o copta. Como consecuencia de ello, los egiptólogos actuales interpretan mal el verdadero significado de los signos jeroglíficos, cometiendo en esencia hasta un 90% de errores en sus traducciones, las cuales por ello quedan muy incompletas e incoherentes.
En su fase postrera, el investigador se decidió por la traducción de textos en escritura cuneiforme. Descubrió, en contra de lo que afirman los estudiosos del tema, que dicha escritura no es jeroglífica sino que se fundamenta en una forma de criptografía, que consta de un elemento semántico clave y un conjunto de componentes aglutinados en torno a este que lo complementan morfológicamente. Si no se conoce el elemento clave actuando de semantema es imposible darle un significado correcto a los tres, cuatro o cinco signos precedentes e incluso todos los demás del texto, por desconocerse el tema básico sobre el cual trata un texto determinado.
Este es el famoso disco de Faistos hallado en la isla de Creta

"Trabajé exhaustivamente con textos Ibéricos mas el que me dio aquella llave fue el llamado disco de Faistos. A partir de su lectura correcta pude traducir mi primer texto Ibérico."
A. Eleazar
Después de dos décadas de exhaustivas investigaciones y descubrimientos prodigiosos, Alexandre Eleazar publica en 1985 y en Barcelona un densísimo libro titulado "Los Bere", en el cual revela el resultado de tantos años de desvelos y sacrificios. Este libro es el primero de una serie en proyecto junto a "Los Paios" y "La Bibele" de próxima publicación.

Participa en varias conferencias y realiza diversos artículos en la prensa, no obteniendo respuesta por parte de historiadores ni de organismos oficiales. Alexandre esperaba que desde el principio de conocerse el contenido de su obra por el público y en especial por los historiadores y arqueólogos, estos confrontaran y discutieran sus investigaciones, pero no ocurrió así. Haciendo honor a la verdad -y pese a los esfuerzos hechos por él mismo en este sentido- el libro tuvo escaso eco, pasando casi desapercibido por los interesados en temas históricos. Los medios de comunicación apenas lo comentaron. Los investigadores, arqueólogos y demás estudiosos del pasado enmudecieron ante su aparición en el mercado.

El porqué de tanto mutismo se explica en que "Los Bere" es un libro demasiado peligroso para algunos ya que pone en entredicho el esquema histórico urdido, a través de los siglos, por aquellos que controlan los destinos de la humanidad. En su primer libro, el autor ha tenido la consideración de no explicar en detalle el sistema, fundamentos y documentación utilizada para llegar a sus asombrosas conclusiones. Actuó así con el fin de que los versados en iberismo y escrituras antiguas le pusieran en duda y le acusaran de inconsistente. Intentaba así levantar polémica y que le desacreditaran con el fin de poder después, en una gran conferencia pública, exponer a todos sus detractores los detalles de su metodología investigativa y los fundamentos científicos de sus afirmaciones. Pero no pudo ser así ya que se impuso un velo de silencio en torno a su persona y su obra.

Hay que destacar el hecho bien patente, para la mayoría de los estudiosos de la materia, de que existe un periodo casi en blanco en la Historia, el cual va desde el siglo IV al XV de nuestra Era. En este periodo se produjo la mayor mutilación de la cultura y destrucción de la Historia que se haya hecho jamás. Puede decirse que desde la proclamación de Constantino, como Jerarca absoluto de la Iglesia de Roma, se estableció una línea clara de demarcación por la cual todo aquello que estaba en conforme acuerdo con los postulados de esa Iglesia era exaltado y promovido, y lo demás debía ser destruido. Esta es la causa principal de que la Historia Antigua haya llegado hasta nosotros muy mutilada, intencionalmente tergiversada y transformada de tal modo que hoy en día apenas sabemos con exactitud nada de ella. Así, todos los libros de conocimiento público de aquellos tiempos, incluidos los llamados "clásicos", son los únicos que los poderes imperantes de los pueblos han dejado subsistir y ello por ser libros y textos elaborados siguiendo unas premisas bien precisas que en ningún caso pretenden aclarar los acontecimientos del pasado, sino que bien al contrario, los falsean.
De suerte que han llegado hasta nosotros muchos documentos escritos que, por ser en aquellos tiempos ya indescifrables y otros habiéndose descubierto en excavaciones arqueológicas actuales, se han salvado de la quema. Siendo numerosos en verdad los conservados en muros, columnas, obeliscos, pinturas, tumbas y esculturas hallados en Egipto al igual que los desenterrados en Mesopotamia y Oriente Medio escritos en cuneiforme. También unimos a ellos los textos ibéricos, de los cuales existen más de un millar, los etruscos, los griegos arcaicos y otros -también muy numerosos- encontrados en todas las tierras bañadas por el Mediterráneo, incluidas las de África y Oriente Medio. Con todo este inmenso material, el cual ha podido descifrar en parte Alexandre Eleazar, se ha podido reconstruir de nuevo el relato histórico de la humanidad.


Tanto el erudito como el buen aficionado a la lectura de libros de Historia se hallará algo extrañado por la presentación de este libro y los acontecimientos relatados en los diversos capítulos, no concordando ni con la cronología ni con las bases consideradas fundamentales de la Historia Oficial.
Antes de iniciar el estudio de las antiguas escrituras me encontraba en la misma situación (en cuanto al conocimiento histórico se refiere) que la mayoría de los historiadores cuyos libros había leído atentamente y por constatar en estos muchas contradicciones y hechos inverosímiles pensé que la clave de la Historia residía en la lingüística y descifre de todas las escrituras reputadas indescifrables.
Trabajé exhaustivamente con textos Ibéricos mas el que me dio aquella clave fue el llamado disco de Faistos. A partir de su lectura correcta pude traducir mi primer texto Ibérico. Luego vinieron muchos otros. Algunos, los menos, procedentes de Museos y otros más numerosos de colecciones particulares o semioficiales.
Después de los Ibéricos y los denominados Etruscos o Griegos arcaicos me puse a la tarea de traducir abundantes inscripciones de los antiguos egipcios. Más tarde me enfrenté a la escritura cuneiforme. Finalmente tuve la suerte de acceder a libros Árabes muy extensos y de una antigüedad de dos, tres y cuatro mil años.
Con los éxitos logrados en el campo de la interpretación de los signos íberos y otros de parecida textura gráfica, decidí aplicar el sistema de traducción a los jeroglíficos egipcios, comprobando – y no sin gran asombro – que este funcionaba a la perfección, siendo una derivación del Elengoa y por tanto más parecido al euskera que a las ramas lingüísticas semita o copta.
Con la traducción de textos en escritura cuneiforme, descubrí, en contra de lo que afirman los estudiosos del tema, que dicha escritura no es jeroglífica sino que se fundamenta en una forma de criptografía, que consta de un elemento semántico clave y un conjunto de componentes aglutinados en torno a este que lo complementan morfológicamente.
Si no se conoce el elemento clave actuando de semantema es imposible darle un significado correcto a los tres, cuatro o cinco signos precedentes e incluso todos los demás del texto, por desconocerse el tema básico sobre el cual trata un texto determinado.
He presentado el resultado de mis investigaciones de tres maneras distintas:
Una, exponiendo textos originales y comentándolos.
Otra, sirviéndome de las informaciones facilitadas por estos textos y por otros que publicaré en volúmenes sucesivos (por ser de escritura diferente a la Ibérica, la cual quise mayormente emplear en este libro).
Y finalmente haciendo uso del razonamiento, he considerado con todo el rigor científico posible las consecuencias históricas deducibles.
Alexandre Eleazar


En sus 748 páginas contiene más de 40 textos traducidos y comentados, 11 mapas antiguos, fotos de piezas arqueológicas, cuadros sinópticos, gráficos y un extenso glosario toponímico.

------------


Archive for the ‘OPERATION ALISS’ category

OPERATION ALISS (1 mayo 1943, pags. 171 a 173)

mayo 13, 2012
OPERATION ALISS  (Versión traducida)
El 1 de mayo de 1943, un sábado por la mañana, se me asignó al barracón francés a pintar las oficinas del Comisario de la Policía.
La tarea de recogidas de hojas secas y el transporte fuera del campamento, con la ayuda de carretillas,  se suprimió temporalmente debido a ciertas evasiones (de Yugoslavos, Furlan y compañía). Las salidas permanecían prohibidas  para todo tipo de ocupaciones.
Me encontraba pues en las oficinas, tratando de pintar la rampa interior, cuando los guardias se abalanzaron sobre nosotros con las órdenes de evacuar los lugares.
Los otros internados, el alemán de Berlín entre otros, salieron, y debí seguirles, sosteniendo el bote de pintura en una mano y el pincel en la otra.
Estaba muy lejos de imaginar lo que el Destino me reservaba en esta mañana de primavera. Nuestras miradas fueron atraídas en seguida por los guardias y los inspectores de policía, los cuales se dirigían hacia el pasillo principal, dónde un coche grande y negro, con un largo motor, lentamente llegaba hacia el barracón de las oficinas, para detenerse finalmente a una veintena de pasos de nosotros.
Muy sorprendido vi como dos oficiales alemanes, en uniformes verdes o grises, ponían pie a tierra, así como un hombre, de arriba abajo vestido de negro y  usando un sombrero que no se llegó a quitar.
Todas nuestras miradas de internados se posaron sobre la escena. Éramos bien una media docena, sin contar a los guardias, contemplando a estos individuos.
Oí al comisario darle órdenes a un cabo y éste se lanzó a la oficina del comandante. Sin embargo, no tuvo que caminar mucho tiempo, porque nuestro gran jefe avanzaba con destino al coche, con toda la velocidad que le permitían sus  largas piernas.
Haciendo el saludo militar alemán, e inclinando luego la cabeza, según la costumbre, aceptó la mano ofrecida por el que parecía tener mayor graduación.
Según Hans, uno de los oficiales era capitán y el otro comandante, perteneciendo los dos a la Gendarmería de campaña. Me confió su gran miedo, porque si venían a buscar a alguien éste no podía ser  otro que él.
– ¡Los conozco bien a esos tipos! Me dijo con voz ronca.
Entonces, el gendarme-comandante sacó inmediatamente un documento de una gruesa cartera de cuero a fuelles.
El comandante del campo echó a aquello una ojeada rápida. Volviéndose hacia el cabo alzó un poco la voz para darle sus instrucciones, acompañándose de gestos manuales y de sus piernas que golpeaban  una a la otra.
A su vez,  el cabo se dirigió a uno de nuestros guardias (que no eran  los habituales y no conocían a los internados por sus nombres) y le pidió que le siguiera.
Los vimos desaparecer en dirección a la sección B. Desde nuestra posición, yo no podía percibir cual sería la causa de los registros,  y los no trabajadores  que permanecieran en el área, no lograrían darse cuenta de la presencia de los alemanes.
Estupefactos, los susurros siguieron un buen rato sobre ésta visita que nadie esperaba, ni siquiera el comandante ni el comisario de Policía, quien parecía muy sorprendido y no hizo más que pedir disculpas por no ser capaz, a causa de la pintura fresca, de llevar a estos señores hasta sus oficinas.
Hans, bastante nervioso, trató de colarse…
Me volví hacia él:
-Es posible que sea a ti a quien buscan.
-¡Oh! ¡No me sorprendería! ¡Con esos (¿?) allí (él siempre decía ésta expresión) nunca se sabe!
Nuestro capataz, como siempre,  éste español de nacionalidad francesa que posee una pequeña casa Tarragona, según él, nos rogaba que nos mantuviéramos en silencio y en el mismo lugar. Cada vez que un personaje extranjero penetraba en campo, estaba prohibido moverse y entrar en las barracas del cuartel francés.
Debíamos quedar a la vista y al alcance de las carabinas de los guardias, quienes no nos quitaban ojo, como si súbitamente nos hayamos convertido en unos individuos peligrosos.
Al cabo de una media hora, el cabo, flanqueado por un guardia, volvió cabizbajo de nuestro barracón. Dirigiéndose al comisario, le confió que el interno buscado se encontraba, de momento, en el barracón francés y en los trabajos de pintura.
Oí bien esas palabras… La pintura… Y un escalofrío me subió entre los omóplatos, porque por añadidura, de repente, un nombre emergió del alboroto de guardias quienes hicieron un movimiento de cerco en torno a él… ¡Eleazar!
Me pareció como si la tierra se hundiera bajo mis pies… ¡Sí! Sin duda un mundo acababa de desaparecer y otro nuevo aparecía entre el verde follaje.
Cuando los guardias fueron a hablar de nuevo y nadie me dijo nada, recuperé un poco de aliento. Apenas podía creer lo que oía. Pero mi nombre fue bien pronunciado. Lo entendí repetido por otro guardia, que rápidamente llegó a la siguiente conclusión. A lo largo del campo ningún otro tipo se llamaba Eleazar, mucho menos, en este momento, estaba designado a  la tarea de la pintura en el cuartel Francés.
Si existiera aquí otro Eleazar, lo habría sabido al mismo momento de su llegada y a pesar del desfile incesante miles de judíos, ni uno sólo de esta raza con mi nombre puso los pies entre nuestros alambradas. El comisario gritó a todo pulmón, echando una mirada alrededor de nosotros.
– ¿Alguno de ustedes se llama Eleazar?
Ahora no cabía la menor duda. Se trataba bien de mí. Antes de hacer un solo gesto un guardián me señaló con el dedo:  ¡Era la milicia!
Me vi obligado a responder.
-Me llamo Eleazar, de nombre…
-¿Y estás inscrito en el registro de entrada del campo bajo el nombre de Rodellas?
-Sí… Le dije.
-Entonces, acérquese… Estos señores desean hablar con usted. Por cierto, ha sido liberado por la Secretaría de Justicia de Vichy.
Mi cabeza se desprendió del mundo presente.
Avanzando hacia esos alemanes una inquietud inmensa invadió mi espíritu. Una cuestión ardiente bullía en mi cerebro.
Si fui liberado por Vichy, tal como mi tata me lo anunciaba en su última carta y en su telegrama, ¿Por qué motivo esta liberación me llegaba del fondo de la cartera de un comandante de la gendarmería  alemana? ¡Los alemanes no estaban a punto de arrestarme!
                                                                  OPERATION ALISS  (Versión original)
Le premier mai 1943, un samedi matin, je fus affecté au quartier français pour peindre les bureaux de la Sureté ou du commissaire de Police.
La corvée du ramassage des feuilles mortes et de son transport en dehors du camp, à l’aide de brouettes, se trouvait momentanément  supprimée à cause de certaines évasions (celle des Yugoslaves, Furlan et compagnie). Les sorties demeuraient interdites pour toutes sortes d’occupations.
Je me trouvais donc dans le bureau en train de peindre la rampe intérieure quand des gardiens se précipitèrent sur nous avec ordre d’évacuer les lieux.
Les autres internés  -l’allemand de Berlin entre autres- sortirent et il me fallut les suivre en soutenant le pot de peinture d’une main et le pinceau de l’autre.
J’étais bien loin de supposer ce que le Destin me réservait en ce matin de printemps. Nos regards furent aussitôt attirés par les gardiens et les inspecteurs de police, lesquels se dirigeaient vers l’allée principale où une grosse voiture noire, avec un long moteur, arrivait lentement vers la baraque des bureaux, pour s’arrêter finalement à une vingtaine de pas de nous.
Très surpris je vis comme deux officiers allemands, en uniformes vert ou gris, posaient pied à terre, ainsi qu’un homme, de haut en bas vêtu de noir et coiffé d’un chapeau mou qu’i n’enleva pas.
Tous nos yeux d’internés se portèrent sur la scène. Nous étions bien une demi-douzaine, sans compter les gardiens, à contempler ces individus.
J’entendis le commissaire donner des ordres à un brigadier et celui-ci fonça au bureau du commandant. Cependant il n’eut pas à cheminer long temps car notre grand chef avançait en direction de la voiture de toute la vitesse lui permettant ses longues jambes.
Saluant militairement les allemands, puis inclinant la tête de côté, selon son habitude, il accepta la main offerte de celui qui paraissait avoir le plus de grades.
Selon Hans, l’un des officiers était capitaine et l’autre commandant, appartenant tous les deux à la Feld-gendarmerie. Il me confia sa grande peur car s’ils venaient chercher quelqu’un celui-ci ne pouvait  être autre  que lui.
-Je les connais bien ces types-là ! Me fit-ìl d’une voix rauque.
Alors le gendarme-commandant sortit immédiatement un document d’un gros cartable de cuir à soufflets.
Le commandant du camp y jeta un rapide coup d’oeil. Se retournant vers le brigadier il éleva un peu la voix pour lui donner ses instructions, en s’accompagnant de gestes  manuels et de ses jambes qu’il battait l’une contre l’autre.
A son tour le brigadier se dirigea à l’un de nos gardiens (ceux-ci n’étant pas les habituels ils ne connaissaient pas les internés par leurs noms) et le pria de la suivre.
Nous les vîmes disparaître en direction du quartier B. De notre position je ne pouvais apercevoir celui à cause de la baraque des fouilles et les non-travailleurs restés dans le quartier n’arriveraient pas à se rendre compte de la présence des allemands.
Stupéfaits, les chuchotements allient bon train sur cette visite dont personne s’y attendait, même pas le commandant ni le commissaire de Police, lequel semblait bien surpris et ne faisait que s’excuser de ne pouvoir faire entrer ces messieurs à cause de la peinture toute fraiche de ses bureaux.
Hans, tout à fait nerveux, tâchait de se faufiler entre nous…
Je me retournais vers lui :
-C’est peut-être bien toi qu’ils cherchent.
-Oh ! Cela ne m’étonnerait pas ! Avec ces zigoteaux-là (il disait toujours cette expression) on ne sait jamais !
Notre chef de corvée, toujours le même, cet espagnol de nationalité française possédant une petite maison a Tarragone, selon, lui, nous priait de rester silencieux et sur place. Chaque fois qu’un personnage étranger pénétrait dans camp, il  était interdit de se mouvoir et entrer dans les baraques du quartier français. Nous devions demeurer à vue et à portée des carabines des gardes qui ne nous quittaient pas des yeux, comme si subitement nous serions devenus des individus dangereux.
Au bout d’une demi heure, le brigadier, flanqué du gardien, revint tout penaud de notre  quartier. S’adressant au commissaire il lui confia que l’interné recherché se trouvait en ce moment au quartier français et à la corvée de la peinture.
J’entendis bien ces paroles… la peinture… et un froid me saisit entre les omoplates, car de surcroît, tout à coup, un nom émergea du brouhaha émanant des gardes qui firent un mouvement d’encerclement autour de lui… Eléazar !
Il me sembla comme si la terre s’enfonçait sous mes pieds… Oui ! Sans doute un monde venait de disparaître et un autre nouveau apparaissait entre la verdeur des branchages.
Je ne voyais plus mes compagnons et tout semblait se retirer devant moi.
Comme les gardiens discutaient encore et personne ne me disait rien, je repris un peu de souffle. J’avais peine à croire mes oreilles. Cependant mon nom fut bien prononcé. L’entendant répéter par un autre gardien, rapidement j’arrivais à la conclusion suivante. Dans tout le camp aucun autre type s’appelait Eléazar et encore bien moins en ce moment se trouvait à la corvée de peinture au quartier français.
Si ici in autre Eléazar existait je l’aurais  su à l’instant même de son arrivée et malgré l’incessant défilé de millier de juifs, pas un seul de cette race avec mon ne mit les pieds entre nos barbelés.
Le commissaire cria de tous ses poumons, tout et jetant vers nous un regard circulaire.
-L’un d’entre vous s’appelle Eléazar ?
Maintenant aucun doute ne paraissait possible. Il s’agissait bien de moi. Avant de faire un seul geste un gardien me désigna du doigt : c’était le milicien !
Je fus obligé de répondre.
-Je m’appelle Eléazar, de prénom…
-Et vous êtes  inscrit au registre d’entrée du camp sous le nom de Rodellas…
-Oui… fis-je.
-Alors approchez-vous… Ces messieurs désirent vous causer. D’ailleurs vous êtes libéré par le Secrétariat de Justice de Vichy.
Ma tête se détachait du monde présent.
En avançant vers ces allemands une immense inquiétude envahissait mon esprit. Une question brûlante affluait à mon cerveau.
Si j’étais libéré par Vichy, tel comme ma tata me l’annonçait dans sa dernière lettre. Et son télégramme, pour quelle raison cette libération m’arrivait du fond du cartable d’un commandant de la gendarmerie allemande ? Les allemand ne m’arrêtèrent point !

--------------------------------------------------------


MI PADRE PASA A LA OFENSIVA (pags.167-168)

mayo 12, 2012
 
              MI PADRE PASA A LA OFENSIVA
  
      La decisión de continuar la lucha por la liberación total de Siria, propuesta por mi padre, fue acogida con gran entusiasmo.

      Los árabes deberán actuar ahora como si los acuerdos de Sykes-Picot no existieran en absoluto.

      El emir Faisal glorificó al gran y heroico Nasir como en justicia merecía, y le nombró Comandante de las tropas árabes del frente norte. 
      Este, con la participación de cinco mil hombres, se apresuró  hacia el enemigo,  atrincherado en Alepo con toda la artillería a su disposición,   junto a  los restos de los batallones aniquilados  en los alrededores de Damasco.
      Alep cayó, y los árabes no tardaron en ocupar  Alexandrette o Iskenderun, así como Antioche o Antakya, y en estas ciudades una muchedumbre frenética aclamó a mi padre a los gritos de:
      ¡Faysal! ¡ Hussein! ¡ Faysal! ¡ Hussein!
      Los turcos huían ya precipitadamente de la ciudad de Adana cuando los ingleses, realmente,  comprendieron las dimensiones de la Epopeya Árabe.           
      Y entonces se asustaron, se asustaron terriblemente… ¡Faysal era capaz de     alcanzar Constantinopla! Y entonces… Entonces quién sabe lo que podría llegar a lograr hacer.
      Ahora que el Imperio Ruso no existía,  nadie más prestigioso que el Emir árabe podría acercarse a estas tierras para tratar de reconstruirlo.
      Francia e Inglaterra habían luchado tanto para destruir los Imperios Rusos y turcos, los cuales molestaban enormemente sus intereses, que no iban a permitirle a un Profeta árabe de lo talla de mi padre, venir a destruir planes tan astutamente establecidos desde el asesinato del archiduque heredero de Austria, Francisco-Fernando y su esposa, hasta el asesinato de los Zares del Imperio Ruso  y sus hijos.
     Allenby también aconsejó a los franceses tener un poco de paciencia y, temporalmente,  retirarse de Damasco, dejándole al tan famoso Emir de Arabia, el placer de instalarse provisionalmente en esta capital, a la espera de la firma del Tratado de paz. Los árabes perderían sin duda buena parte de su ardor.
      Y Allenby concluyó con sus palabras:
      – El futuro dirá…
      ¡Por supuesto!
      ¡Y sobre esta Tierra  sólo yo lo sé   y ninguna otra persona más.
(versión original) 

MON PERE  PASSE À L’OFFENSIVE
La décision de continuer la lutte pour la totale libération de la Syrie, proposée par mon père, fut accueille avec un grand enthousiasme.
Les arabes devraient agir à partir maintenant comme si les accords de Sykes-Picot n’existaient  point.
L’Emir Faysal glorifia le grand et héroïque Nasir  comme de juste titre il le méritait, et le nomma Commandant des troupes arabes du front Nord.
Celui-ci, réunissant cinq mille hommes, fonça vers l’ennemi retranché à Alep avec toutes les pièces d’artillerie dont il disposait et les restes des bataillons anéantis autour de Damas.
Alep tomba, et les arabes ne tardèrent pas à occuper Alexandrette ou Iskenderun, ainsi qu’Antioche ou Antakya, et en ces villes une foule en délire acclama mon père aux cris de :
-Faysal !  Hussein ! Faysal ! Hussein !
Les turcs fuyaient déjà précipitamment de la ville d’Adana quand les anglais comprirent réellement les dimensions de l’Epopée Arabe. Alors ils prirent peur, terriblement peur… Faysal était capable d’atteindre Constantinople !
Et ensuite… Ensuite on ne saurait jamais ce qu’il arriverait à faire.
Maintenant que l’Empire Russe n’existait plus aucun prestigieux Emir arabe devait s’approcher de ces terres pour tenter de le reconstituer.
La France et l’Angleterre avaient tant lutté pour détruire les Empires Russe et Turc, les gênant énormément dans leur intérêts, qu’ils n’allaient pas permettre à un Prophète arabe de la taille de mon père venir détruire des plans si astucieusement établis depuis l’assassinat de l’archiduc héritier d’Autriche, François-Ferdinand et de son épouse, jusqu’à l’assassinat des Tsar de l’Empire Russe, et leurs enfants.
Aussi Allenby conseilla aux français de prendre un peu patience et se retirer momentanément de Damas, laissant au si fameux Emir d’Arabie le plaisir de s’installer provisoirement dans cette capitale, dans l’attente de la signature du Traité de Paix. Les arabes perdraient sans doute ainsi bonne part de leur fougue.
Et Allenby terminera par ses paroles :
-L’avenir dira…
Effectivement !
Et sur cette Terre je suis seul à le savoir et personne plus !


Mi padre, aquel árabe elegido por Dios…

diciembre 20, 2011
  • Traducido del libro OPERATION ALISS:
MI PADRE, AQUEL ARABE ELEGIDO POR DIOS
¡Días de Constantinopla!
Días de juventud, de esperanzas y de sueños…
De estudios entre buenos amigos,
entre cafés turcos,
entre tés y tés, hasta la llamada del almuecín,
hasta descalzarse a la puerta de la Mezquita
para orar a Allah una vez más,
todas las veces que cada día
dentro de nuestras almas árabes nosotros pensamos,
nosotros amamos y nosotros invocamos
nuestra tierra natal que gime de rodillas.

Mi padre, el Emir Faysal, sueña con la ruta del Sur… ¡La de Alep, de Homs, de Damasco, de Deera, de Amman, de Yeddah, de Medina y de la Meca!
¡La Meca! ¡Qué lejos está! ¡Tantas y tantas horas de tren!  La visión de las montañas interminables de Turquía, desde las ventanillas del tren a las vías zigzagueantes y atravesando desde extraños desiertos a colinas perforadas de agujeros.
¡Finalmente La Siria! ¡La Siria de sus sueños de infancia!
Era la etapa intermedia antes de abordar la gran tierra árabe (llamada Vazirat ul Arabe, nombre que proviene en primer lugar de BEZARAT “territorio del Zar Be”.
Entonces Bezarat, escrito VIZARAT, significó territorio de un Visir. Cuando pasara a las
manos de los chériffs esta tierra se convertiría en Vazirat de los árabes, aunque su nombre no indique ya nada más) que dormita a lo largo del Mar Rojo.
Aproximándose a Damasco, mi padre siempre sentía una extraña sensación. Jamás él pudo saber por qué.
Cuando el tren jadeante penetró en la estación, él ya se sentía como en su casa.
Una vez fuera, la vista de la gente le llenaba de una gran emoción. Aquella vista le parecía diferente a la de Constantinopla.
También se sentía más ligero. El clima podía contribuir a esa sensación.
¡Sí! El aire parecía más sano. Sin duda por no ser tan húmedo como el del Bósforo, y por su condición de hijo del Hedjaz mi padre sabía apreciarlo. Además las noches, en un lugar fresco, le aseguraban un buen reposo.
Primero la visita a un amigo libanés de Hermés que le recomendaron en Constantinopla. Era un hombre alegre y buen hablador que como él soñaba en una Siria sin turcos. Ellos se apresuran en ir hasta Kamal, casi en frente de una de las numerosas Mezquitas de la ciudad. Allí tomarían juntos unas tazas de té bien calientes.
La charla ya estaba en marcha. El tráfico en las calles de Constantitonopla, los obesos funcionarios turcos con cabezas tan duras y las delgadas empleadas municipales sirias, quienes debían inclinarse ante ellos para recibir alguna calderilla. En aquellos tiempos Abdul Hamid había logrado amasar por aquí y por allá una confortable fortuna.
Pero Faysal no olvidaba en insistir sobre el hecho de que los acontecimientos parecían inclinarse en favor de los árabes, tanto de Hedjaz como pueden ser de Siria.
-El chériff Hussein me ha encargado estudiar la situación en Damasco y debo visitar frecuentemente el Cuartel General de Yemal Pacha…
-¡Behannik! (te felicito), respondió de inmediato irónicamente el amigo.
Entonces mi padre acompañó un poco,  a pie, al libanés. Después, dando media vuelta se dirigieron hacia los zocos, a paso lento y despreocupado.
A él le agradaban los zocos de Damasco, pareciéndoles diferentes a otros conocidos hasta entonces y más acogedores que aquellos de Constantinopla con callejuelas interminables. Además les conducía directamente ante la Gran Mezquita.
Al llegar frente a las altas columnas de piedras antiguas su respiración devino más fácil.
El cielo se iluminaba de nuevo. Su mirada escrutaba los puestos de los vendedores.
En uno de ellos no tardó en divisar a viejo armenio de Urfa, el cual recibió una vez su ayuda en la estación de Alep, cuando fue la tierra de sus ancestros.
Al reconocer a Faysal Ibn Hussein, el viejo hombre vertió  lágrimas de alegría. Este se interesó en primer lugar por la salud del Chériff Hussein, después de sus hermanos y de él mismo. Enseguida prestó atento oído a las palabras de esperanza de mi padre, que vaticinaba en confidencia y a voz baja, el fin de los turcos.
El armenio conservaba todavía una tetera bien caliente, cubierta de una servilleta de lana rústica e invitó a mi padre a cruzar la puerta de madera. El viejo odiaba a los ocupantes con todas sus fuerzas y quería inquirirle sobre las nuevas corrientes de opinión en circulación por la capital otomana.
No paraba de interrogar a su noble amigo.
También habló largo tiempo de su Armenia lejana y de los terribles asesinatos donde los turcos se mostraron culpables.
-Mi hijo era un hombre piadoso, él debía casarse unas semanas después de nuestra tragedia, con una de las más bellas hijas de nuestra ciudad. Él me respetó siempre, y un hombre que respeta a su padre respeta las leyes…Sin embargo no pudo evitar decir la verdad. ¡Y  aquí ves tú a dónde lo ha conducido! Los turcos vinieron a buscarle una noche como ésta…Después, yo no lo he vuelto a ver más.
Cuando lo reclamé a la mañana siguiente, ellos tuvieron el cinismo de responderme que no sabían nada. Según su policía ninguna orden de arresto se había tramitado contra él. Diecinueve hombres dispararon aquella noche en nuestra ciudad, y nunca más nadie les volvió a ver ni escuchó hablar de ellos. Yo rabiaba de desesperación y me proponía  llamar a las puertas de los turcos, cuando amigos me aconsejaron huir a la mayor brevedad.
Y finalmente, a las súplicas de mis hijas y de mis más jóvenes hijos, tuve la necesidad de abandonar mi casa, y mis tierras. ¡Hice bien, puede ser!
Algunas horas después los turcos asesinaron a la mayor parte de los hombres que se quedaron en la ciudad. Y entre ellos, ¡Aquellos que me aconsejaron partir cuanto antes!
Mi padre trataba de consolarle ofreciendo al desdichado todas las palabras de esperanza que le venían a la boca, después abrazando con fuerza al khetyar (anciano) le susurró al oído:
-¡Al hurriyé qarreb! (¡La libertad se acerca!)
-Ve a ver al Chamman, Faysal… Nosotros le hablamos muy a menudo de ti.
Los dos hombres se saludaron otra vez. Dos grandes lágrimas cayeron por las arrugadas mejillas del viejo armenio.
-¡Allah idimak! (¡Dios te guarde!) Le dijo dulcemente mi padre.
Ahora el Emir Faysal recorría el patio de la célebre Mezquita de los Omeyas.
Volviendo a ver su suelo de piedras brillantes a causa de las carreras de los niños, pies descalzos, al contemplar su gran minarete recortado sobre un fondo completamente azul, al reconocer de nuevo sus imponentes columnas, él estaba seguro de encontrarse en esa Damasco de leyenda que le había obsesionado durante las noches nerviosas de Constantinopla.
Él no sabía con precisión si amaba más a Damasco que a su ciudad natal. Pero cuando por fin penetró bajo la inmensa bóveda de donde colgaban múltiples lámparas amarillas y cálidas,  y a sus pies descalzos reposaban las amplias alfombras rojas, algunas de las cuales fueron donadas por el Chériff Hussein, su augusto padre, se sintió atraído por una voz secreta y profunda que parecía susurrarle:
-¡Ven a mí! ¡Oh Emir Faysal! ¡Hijo de Hussein, Bravo entre los Bravos y Creyente entre los Creyentes¡ Ven a mí noble y puro descendiente de Mahammed… ¡Acércate a mi tumba en éste lugar! ¡Yo te he elegido para liberar La Siria y realizar una Misión Divina…!
Mi padre se quedó un cierto tiempo aturdido. ¿Cómo un pretendido muerto, enterrado sin duda bajo las losas de la Mezquita, podía transmitir a su cerebro aquellas palabras de exaltación?
No alcanzaba a comprender aquel misterio. Por cierto, no era la primera vez que éste lejano ancestro le hablaba de ésta manera. ¡No!
En cada viaje a la ciudad sagrada a él le parecía  oír aquella voz.
En cierta ocasión, con su padre, no teniendo más de una docena de años, sintió un extraño escalofrío al momento de penetrar en la gran Mezquita.
El Chériff Hussein Ibn Ali, hombre ilustre y buen conocedor de Damasco, poseía en ésta ciudad un buen número de amigos los cuales vinieron a verle a Constantinopla y fueron presentados a sus hijos.
Sin ninguna duda, uno de ellos, el Chamman de los Omeyas, visitó al Chériff Hussein dos o tres veces durante los 18 años de su residencia forzada en la capital otomana. Él vivía muy cerca y mi padre debía visitarle cuanto antes.
Faysal abandonó la Mezquita por la puerta posterior, del lado opuesto a los zocos.
Silenciosamente siguió una pequeña calle cruzando un barrio muy antiguo, una vez muy querido por su augusto padre,  el cual le contaba frecuentemente que en su juventud, en sus viajes a Damasco, él visitó por aquí a un amigo de Hedjaz, de Medina, aquél a quien encargó una vez buscarle viejos documentos, y como éste tardó en volver, finalmente tuvo que ir a Damasco él mismo para efectuar aquella tarea. Pero el amigo estaba en camino de realizar una buena labor…

TESTAMENTO POLITICO DEL ZAR NICOLAS II

octubre 13, 2009
nixolas II

EL TESTAMENTO OCULTO DEL ZAR NICOLAS II
Días antes de ser asesinada la familia real rusa, el Zar Nicolás II redactó en su encierro en la ciudad siberiana de Iekaterinenburg, este Testamento del cual hizo una copia para cada uno de sus hijos. Este Testamento -publicado aquí de forma parcial- es la copia que portaba Tatiana Nikolaievna Romanova, la cual logró escapar del magnicidio perpetrado por los bolcheviques el 17 de julio de 1918. Un documento inédito y oculto por los gobiernos de Francia y Rusia, quienes lo conocieron sobradamente.

– – – – – – – – –

ESTE ES NUESTRO TESTAMENTO
PARA LA SUCESIÓN AL TRONO DE RUSIA
concerniente a los bienes de la Corona,
de la Iglesia Ortodoxa Rusa y de nuestras personas
Por la Gracia de Dios, nosotros Nicolas II, Zar de todas las Rusias y Gran Duque de Finlandia… y prisionero en Iekaterinenbourg con la Zarina Alexandra Feodorovna, el Zarevitch Alexis y nuestras cuatro hijas, las Grandes Duquesas, Olga, Tatiana, Maria y Anastasia,
Declaramos al Fiel Pueblo Ruso, a los gobiernos de los Paises Aliados y a toda la opinión mundial, que nuestra abdicación al Trono de Rusia, impuesta en el curso de nuestro viaje del Cuartel General de la Comandancia de nuestros ejércitos hasta nuestra residencia de Tsarkoie-Selo, no tiene ningún valor dinástico por haber sido obligado a firmar un texto inspirado por los traidores de nuestra querida Patria, por otra parte no rubricado en tinta a fin de demostrar a nuestros fieles súbditos nuestro rechazo del mismo y por consecuente yo declaro su valor como nulo, tanto en lo que concierne a nuestra propia abdicación como a la sucesión de nuestra Corona.
Con más razón por el hecho que nuestro hermano, el Gran Duque Mikhail Alexandrovitch, no ha querido aceptarla, mi abdicación en su favor no le confiere en ningún caso los derechos de sucesión para sus descendientes directos ni mucho menos su reconocimiento puede ser considerado como la renúncia de los Romanof al Trono de Rusia.

Los Romanof han creado el Imperio Ruso y jamás renunciaremos a la Tierra Bien Amada aportada a la Corona por nuestros ilustres ancestros y que no fue la obra de revolucionarios, anarquistas, judios, bolcheviques y otros libertarios ateos o prevaricadores.

Por otra parte, puesto que nuestra abdicación, establecida en esas condiciones, fue el resultado de una sucesión ininterrumpida de indisciplinas y de traiciones de la mayoría de los oficiales y de los soldados frente al enemigo, estando en su origen la actitud vergonzosa de los jefes superiores del Estado Mayor, después el Gran Duque Nicolas Nicolaievitch y otros malvados Romanof que nosotros excluimos de nuestra familia, junto a todos estos Generales nuestros dando funestos consejos a nuestro Gran Cuartel General y que traicionaron su Juramento a la Corona, a la bandera de la Patria Bien Amada y renegaron de Dios, para obedecer y servir los intereses extranjeros, repugnantes a nuestra moral cristiana y contribuyendo, para beneficio de sus propios intereses personales, a la disgregación del Imperio Ruso.

Estos traidores pactaron acuerdos secretos con los grupos financieros, políticos y religiosos encontrándose en territorio de nuestros Aliados, comprometiendo grandes partes de nuestro territorio y las numerosas riquezas todavía no explotadas de nuestra Querida Patria. (……………) y contribuyendo con su cobardía frente al enemigo, con sus instintos repugnantes y viles, con su ateismo, con su única moral conducida a la ganancia personal por encima de toda otra consideración de patria, de familia y de humanidad, con su envidia y su odio contra nuestras personas, a ser los verdaderos autores de la constitución de un estado Revolucionario y bolchevique, el cual tiene por meta principal impedir que un Romanof vencedor que pueda sentarse ante la mesa donde deberá firmarse un día el Tratado de Paz, pues los amos de estos traidores no desean de ningun modo ver al Imperio Ruso obtener la ciudad de Constantinopla, con el control sobre el Dardanelos, y otras ventajas en el Próximo Oriente.

Que puesto que fueron estos mismos intereses ateos e inmorales, los cuales instigaron el asesinato del Archiduque Francisco-Fernando a Sarajevo, teníendo como fin obligarnos a la movilización para atender nuestros compromisos (internacionales), a fín de utilizar la tierra Rusa como único campo de batalla, y que los cuatro Imperios, el Imperio Ruso, el Imperio Alemán, el Imperio Austriaco y el Imperio Turco se destruyerán así mutuamente. Mientras los pretendidos Aliados de Rusía se repartían los cuatro Imperios que les molestaban en sus planes expansionistas, en Europa y Asia.

Esta es la malicia de Satan contra la ingenuidad de los Creyentes, esta es la moral mercantilista de los banqueros de Londres contra la moral pura y noble de los campesinos, los pequeños funcionarios, los pequeños burgueses, los artesanos y los honestos trabajadores.
Estos son los instintos sucios y criminales de la alta burguesía laica, herética y judía de la Europa occidental contra la Fé pura de los Creyentes de nuestra Rusia, de los Creyentes de la Europa Central.

E igualmente de los Creyentes musulmanes, los cuales nos están dando en estos momentos bellas pruebas de su fidelidad a nuestras personas, a la Corona y a nuestra Gran Patria.

Esta es la guerra de los Sin-Dios, impuesta a nuestro pueblo, que está en camino de obtener su victoria sobre los millones de muertos Rusos abatidos en los campos de batalla o asesinados por las hordas bolcheviques y sobre todas las gentes honestas de Europa contrarias a esta moral herética, laica y criminal, sin fe en el Mesias ni amor en su prójimo, la cual va a esclavizar toda Europa desde los montes Urales hasta Gibraltar e inundará el mundo de su terror y su caos. (……………) cuando precisamente íbamos a ganar la guerra y aplastar bajo el peso de nuestro formidable ejército a todo el ejército alemán y austriaco, sabiendo muy bien en marzo de 1917, que nuestra ofensiva preparada minuciosamente para el mes de abril no dejaría ninguna oportunidad de defensa al ejército enemigo por disponer de cinco millones de soldados perfectamente equipados, bien nutridos y con la moral elevada, permitiéndonos tomar la ciudad de Berlín antes del mes de junio y ganar así la guerra sin necesidad de que los ejércitos Aliados penetrarán un sólo centímetro en territorio alemán,cosa que no hicieron jamás por otra parte combatiendo.

Nosotros comprendimos entonces las razones motivando nuestro arresto durante el mes de abril y descubrimos pronto la identidad de los instigadores de semejante infamia, los cuales pagaron y ordenaron a los traidores ateos arrestarnos.

El Pueblo Ruso tiene derecho a saber y comprender esto … que fue el propio enemigo quién facilitó la transferencia sobre su territorio del jefe judio de la revolución atea y marxista, conociendo sus instintos criminales y sus proyectos concerniendo a los Romanof, que fueron los socialistas franceses, los cuales gestionaron junto con la legación alemana en Berna todos los detalles permitiendo a este criminal tomar el poder en Petrogrado y (……………..) que los jefes revolucionarios reciben su paga del enemigo y otras fuerzas extranjeras alimentadas por las gentes que adjuran de nuestra religión y aborrecen nuestra Santa Tierra Rusa, por no tener en absoluto patria en su corazón.

Que, en resumen, la revolución impuesta desde el exterior a nuestro infeliz pueblo no ha estado secundada por la inmensa mayoría de los campesinos y los ciudadanos honestos,
revolución judía y atea, tramada y comandada por las fuerzas oscuras y siniestras, moviéndose a sus anchas y abiertamente en territorios de nuestros Aliados,

revolución criminal y sórdida, a la cual Alemania ha querido contribuir en última instancia, con el fín de suprimir su frente oriental y entorpecer la victoria de nuestra ofensiva de primavera que la hubiera aplastado.
Que todos los participantes en estos acontecimientos privándonos de nuestra libertad de expresión y movimientos fueron traidores, a sus juramentos de fidelidad prestados falsamente sobre nuestra Santa Biblia, a la Corona y a la bandera de nuestra Patria Bien Amada.

Que estos decidieron la farsa de nuestra abdicación y el crimen de nuestro arresto, y el de toda nuestra familia, haciéndola adjurar de los poderes y prerogativas durante nuestro Reinado, no autorizados por nosotros y que fueron contra las órdenes de mi Gobierno mientras cumplíamos nuestro deber al mando de los ejércitos.
Deber para con el Noble Pueblo Ruso, el futuro de Rusia y los compromisos irrevocables para con nuestros Aliados.

Que nuestra abdicación no ha tenido el resultado de la voluntad de la mayoría de los Rusos, los cuales siéndonos fieles súbditos, no han sido consultados, viendo que el Zarevitch no podrá ser el Zar activo y necesario reclamado por la situación difícil, a causa de su minoría de edad y de su estado de salud,
viendo que a pesar de ello no fue permitido a ningún miembro de nuestra familia asegurar la Regencia efectiva y tomar el mando de nuestro ejército, el cual, encontrándose sin nuestro apoyo y dirección y ante el espectáculo vergonzoso de la mayoría de sus jefes huyeran del frente y proclamando la derrota en los campos de batalla, sin ningún fundamento, invitando a los soldados a abandonar el combate y huir ante el enemigo, preso de un completo pánico cuando teníamos la victoria a la puerta de nuestros ejércitos,
viendo que la mayoría de los oficiales superiores han aceptado la capitulación de la manera más abyecta, (……………) puesto que nosotros estabamos perfectamente informados de que los embajadores ingleses y franceses no tenían otras misiones en Petrograd que alimentar la revolución con toda clase de fondos, proveyendo de una copiosa propaganda revolucionaria impresa en París e inventando mentiras con el fín de desacreditarnos ante nuestro Pueblo. Son ellos los que fomentaron la indisciplina dentro de nuestros ejércitos y de los destacamentos asegurando el orden de las ciudades y sobre todo de la capital, introduciendo sus agentes en todos los salones, las familias importantes y los ministerios.

Ellos pagaron y aconsejaron a los funcionarios de Estado a la desobediencia, al abandono de sus puestos y al Sabotaje. Ellos crearon habílmente y socarronamente toda suerte de anarquía, pues fueron agentes socialistas franceses quienes destruyeron en los depósitos las inmensas provisiones de harina, los que prendieron fuego a las fábricas textiles y de zapatos, los que envenenaron nuestras bestias de carga, inutilizando nuestros depósitos de gasolina, saboteando nuestras máquinas en las fábricas de guerra, e introdujeron las canciones revolucionarias, gritando en la calle en voz alta:
-¡A los Zares hay que cortarles el cuello, como nosotros hicimos con nuestros Reyes durante nuestra revolución…!

Los agentes franceses sobretodo inventaron toda clase de calumnias contra nuestras instituciones, nuestra Religión, nuestro Clérigo, nuestros Ministros, nuestros mejores funcionarios y hombres de confianza, armando a los criminales depravados y homosexuales, algunos de nuestra familia pervertidos en París, con objeto de cometer horribles asesinatos contra los que denunciaban sus maquinaciones y entorpecían los planes tendentes a favorecer los intereses mercantiles y expansionistas de sus gobiernos judios y socialistas, enemigos de Dios, los cuales desean destruir el Imperio Ruso, suplimir nuestra Corona, nuestras instituciones civiles y religiosas y reemplazarlas por una república laica y sumisa y su voluntad, transformando el suelo de nuestra Patria Bien Amada en varias colonias serviles a los intereses faltos de honradez, borrando a Dios de los labios de nuestros campesinos,
que el traidor Kerensky fue puesto en el poder gracias a los buenos oficios de las embajadas inglesa y francesa abasteciéndose de todo el dinero y el apoyo necesario, así como de una abundante propaganda de carteles y de tratados revolucionarios, editados en Londres y sobre todo en París, en lengua y escritura rusa.

Y con el fín de no perder nuestro tiempo en otros detalles, por encontrarnos extenuados de fatiga después de varias noches de insomnio, iremos al punto más importante de nuestro Testamento, redactado por nosotros según la Voluntad Todopoderosa de Dios Nuestro Señor.

Para cumplir la Misión recibida de EL el día de nuestra Coronación, por el Juramento hecho ante Nuestra Santa Biblia y los Santos Evangelios.

Nosotros, Nicolás Alexandrovitch y Alexandra Feodorovna, Zares de todas las Rusias, Gran Duque de Finlandia, etc… de conformidad al poder conferido por Dios Todopoderoso, Nosotros declaramos estar en el derecho de cambiar la Ley de Sucesión y nombrar a las Grandes Duquesas, Olga, Tatiana, Maria y Anastasia, nuestras hijas, como las solas herederas legítimas de la Corona de los Romanof y delegar en ellas los títulos de Jefes y Protectoras de Nuestra Iglesia Ortodoxa Rusa.

Así como nombrarlas Herederas Universales de todos nuestros bienes personales, depositados, establecidos, contratados o existententes, tanto en Rusia como en el extranjero y todos los que pertenecen a la Zarina, en razón de la heredad de su familia en Alemania, y para este efecto Nosotros agregamos, a parte, su Testamento redactado y firmado de su mano,
así como los bienes y propiedades perteneciendo a la Corona y a Nuestra Iglesia Ortodoxa Rusa, tanto en Rusia como en el extranjero. (………..)
Nosotros les delegamos el poder de hablar en nombre Nuestro ante los gobiernos Aliados y discutir y firmar cualquier acuerdo de armisticio así como los Tratados de Paz con los gobiernos o delegaciones enemigas y representarnos y representar a Rusia y sus intereses en las Conferencias Internacionales teniendo como meta el final de esta guerra mundial, la cual Nosotros debemos sufrir para hacer honor a nuestros Tratados.
Como Aliado de Gran Bretaña, de Francia, de Serbia, de Italia y de Rumania, entre otros. Nosotros pedimos a los gobiernos de estos paises considerar a la portadora, o portadoras de este Testamento, como la sola o las solas Representantes válidas para hablar en Nuestro nombre y calidad, la cual nosotros conservamos todavía en este momento por la Voluntad de Dios Todopoderoso y de nuestros fieles súbditos, y tratar los asuntos concernientes a la Corona de Rusia, los intereses de nuestra Querida Patria, así como del Noble Pueblo Ruso y de nuestro personal.

Si una sola de las Grandes Duquesas, nuestra hija, se salva, esta será la Heredera y si dos Grandes Duquesas o más se salvan será la mayor de entre ellas la Heredera a la Corona de Rusia.

Si a causa de circunstancias extraordinarias, una de las Grandes Duquesas, la que deberá ser considerada la Heredera al Trono deRusia, es mancillada en el curso de su tentativa de huir y salvar su vida y este testamento, ninguna cuenta le será tenida en su vida futura, frente al Trono de Rusia o frente a la Iglesia Rusa, la cual deberá sostenerla a todo precio contra las críticas o insultos pudiendo venirle de otros lugares.

En ningún caso ninguno podrá reprocharla de haber cometido un pecado pues tal acto de mancillación sufrido en contra de su voluntad será inmediatamente lavado por Dios nuestro Solo Juez y Señor.
Si de tal acto nace un niño, el deberá ser protegido y tendrá derecho a la herencia perteneciente a su madre, según las circunstancias y según la voluntad de su madre, pero no podrá jamás ser pretendiente a la Corona de Rusia, ni ser considerado como un Romanof.

En la posibilidad de producirse tal eventualidad, Nosotros declaramos que esta Gran Duquesa habiendo sobrevivido, deberá ser aceptada por todos los Rusos honestos y por nuestra familia, como la Heredera legítima de la Corona de los Romanof y del Trono de Nuestra Santa Rusia.

Ello en virtud del Poder impartido por Dios Todopoderoso el día de nuestra coronación y que Nosotros ponemos en uso a fin de que la decisión tomada por Nosotros en este momento sea absolutamente legítima ante Nuestro Fiel Pueblo Ruso.

Y según estas consideraciones expuestas por Nosotros en este Testamento, la sucesión al Trono de los Romanof, a la continuación del Reinado de aquella de las Grandes Duquesas sobreviviendo en las condiciones anunciadas más arriba, proseguirá en el hijo o la hija obtenida en su unión con un Príncipe de sangre real, antes o después de su proclamación como Zarina de Rusia, en matrimonio santificado por Nuestra Iglesia o en aquella del Príncipe Real.
Este niño deberá ser bautizado según el rito de Nuestra Iglesia Ortodoxa Rusa.

En el caso que el Heredero al Trono de Rusia o la Zarina de Rusia no haya podido casarse y la sucesión al Trono no esté asegurada por un descendiente real directo, hijo suyo, esta sucesión podría recaer en el hijo o hija primogénito de una de las Grandes Duquesas, sus hermanas, (partiendo de la de mayor edad).
Es decir sobre un sobrino de sangre real, hijo de una Gran Duquesa, su hermana, la cual ha podido salvarse, como el Heredero al Trono o más tarde, y unida a continuación a un Principe de Sangre Real de no importa que religión, raza o nacionalidad, siempre a condición que este sobrino o sobrina (mayor entre todos sus hermanos, única escogida como la Heredera de la Zarina por creer ser la más indicada a ocupar el Trono de Rusia), nacido de esta unión, haber sido bautizado en la Fe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, en el momento de su nacimiento antes de ser designada como Zarevitch de todas las Rusias.

Este descendiente será considerado como un Romanof y el Heredero legítimo de la Corona de Rusia.
Sí este último caso no pudiera desgraciadamente producirse, la Sucesión al Trono deberá recaer en un Romanof de nuestra familia, nacido en suelo Ruso o en el extranjero, después de mi muerte,
que nuestra hija, eventualmente Zarina de Rusia, deberá designar, según su personal opinión, sin que intervengan en ningún caso los vínculos más próximos de parentesco para la sucesión más directa, según el árbol geneológico.

Son excluídos de la sucesión al Trono de Rusia, en el caso enunciado anteriormente, todos los niños nacidos de miembros de nuestra familia Romanof no habiendo sostenido moralmente, fisicamente y políticamente, la persona y la causa de aquellas de las Grandes Duquesas, nuestras hijas, habiendo sobrevivido a la huida de nuestro enprisionamiento actual y dirigiéndose al extranjero, será la designada para reivindicar sus derechos legítimos y conferidos por Nosotros, ante los gobiernos Aliados y otros pudiendo surgir como consecuencia de la Victoria sobre nuestros enemigos.
Ante todos los Rusos Cristianos o Creyentes encontrándose en Rusia o refugiados en el extranjero,
Ante nuestra familia,
Ante todas las honestas gentes de Nuestra Santa Tierra Rusa y finalmente ante todos los Creyentes en Dios Nuestro Señor, los cuales viven en el mundo entero, y no aceptando la vergüenza de ver a nuestras gentes detenidas todos los días por millares y torturadas hasta la muerte, por el sólo pecado de su fidelidad para con Nosotros, de su fidelidad a la Santa Tierra Rusa y su creencia en Dios, muerto sacrificado sobre la Cruz y que volverá a resucitar pronto para juzgarnos a todos.

Si por circunstancias afortunadas, suplicadas a Dios Todopoderoso en nuestras continuas plegarias, la Gran Duquesa salvada Milagrosamente, debiendo ser considerada como la Heredera (o en el caso de dos o las tres o las cuatro Grandes Duquesas pudieran salvarse… ¡que Dios nos oiga!) no teniendo que sufrir la humillación de ninguna mancillación y, como consecuencia de su huida al extranjero unirse con un Principe de Sangre Real o un miembro de una familia real, mismo si pertenece a una religión diferente de nuestra Iglesia Ortodoxa Rusa, pero preferentemente de una religión existente en nuestro Imperio Ruso y de una nacionalidad cualquiera, (según las leyes, costumbres, y religión de dicho Principe Real), el primer hijo macho nacido de esta unión será entonces el verdadero Zarevitch, es decir el Verdadero y Único Heredero al Trono de Rusia y de los Romanof.

Esto es lo que Nosotros hemos humildemente suplicado a Dios Todopoderoso, de rodillas, con las manos juntas, en plegarias constantes, la Zarina y yo, después del día de Pascua de Resurección, en Tobolsk.
A su mayoría de edad, el Trono, habiendo sido puesto provisionalmente sobre la Regencia de su madre, le recaerá en toda legitimidad por la Voluntad de Dios Nuestro Señor, al igual que por la Nuestra, tanto como si Nosotros somos muertos asesinados o prisioneros en vida no teniéndose noticias en el extranjero de nuestra suerte.
Todos aquellos que creen en Dios, en la palabra jurada sobre los Santos Evangelios, que continuarán llamándose Rusos y tendrán confianza en el Destino de nuestro Pueblo y de nuestra Patria, respetarán Nuestra Voluntad expuesta en este Testamento.

Nosotros excluímos a todos los miembros de nuestra familia del derecho de pretender el Trono de Rusia, de obtener cualquiera otra ventaja o derechos proviniendo de los bienes Rusos o de heredar nuestra fortuna personal depositada en los Bancos extranjeros,
para utilización de la misma a cada una de las Grandes Duquesas, nuestras hijas, poseyendo una autorización escrita y firmada de Nuestra mano, a fín de poder retirar las cantidades que ella o ellas desearan o la totalidad.
(……………..)
En todos los casos este documento designa a la portadora como mi Heredera Universal así como Heredera Universal de la Zarina, en tanto que Zarina de Rusia y Princesa de Hesse.
(……………..)
Los rusos no aceptando Nuestra Voluntad expuesta en este Testamento no serán más Rusos ni cristianos ante Dios, ante Nosotros y Nuestra descendencia, y deberán ser considerados como heréticos y revolucionarios bolcheviques, ateos y cómplices de los criminales de la más baja especie, los cuales cada día fusilan mujeres, jovenes y viejos, por el solo crimen de hacer el signo de la Cruz al acercarse a nuestra prisión. Sobre toda la extensión del Suelo Ruso, estos bolcheviques judios asesinan sin piedad a las gentes honestas y creyentes que rechazan su materialismo salvaje, bestial y sádico, y se oponen a nuestro encarcelamiento, privativo de nuestros atributos.
Provando así que el Pueblo Ruso continua considerándonos como Zares de todas las Rusias y considera nula la abdicación a la Corona a la cual nos han querido someter.
Nuestra Santa Iglesia Ortodoxa Rusa sobrevivirá a esta revolución de judios y ateos asesinos y se pondrá sobre la tutela del futuro Zarevitch de todas las Rusias, por Voluntad de Dios Nuestro Señor, solo juez de nuestros actos y de los de todos los hombres.
EL nos ha hecho saber que Nosotros deberemos morir Mártires del Pueblo Ruso -como tantos han muerto ya, de todas las condiciones sociales- la Zarina y yo y la mayor parte de nuestros hijos, y nosotros hemos aceptado con alegría su Veredicto Supremo, tanto el Zarevitch que ve su fín pronto y guarda la nobleza debida a su sangre, a pesar de los insultos y los dolores sufridos día y noche.
El sueña con el nuevo Zarevitch, fuerte e inteligente, el cual sabrá proclamar Nuestro sacrificio y hacer justicia a los infelices Rusos, cayendo cada día ante las balas enemigas,
pues Dios Todopoderoso, en su infinita Bondad, nos ha prometido salvar al menos a una de las Grandes Duquesas, nuestras hijas, EL SABE lo que HACE y Nosotros aguardamos con impaciencia el CUMPLIMIENTO de su VOLUNTAD.
Gran Alegría será entonces para todos los Creyentes del Mundo entero, para todos aquellos que creen en María y Jesús, en la Voluntad Divina, en la Resurección y en el Juicio Final.
Gran derrota experimentarán al fín todos los ateos de este mundo que se verán privados de sus falsos argumentos.
¡GLORIA A TÍ SEÑOR!
Nosotros no dudamos un instante de Vuestra Alta Potestad, estando plenamente seguros que un día este Testamento será conocido de todos los Rusos y de los hombres honestos y de buena voluntad de cada nación.
Ellos se darán cuenta entonces cuan es el verdadero Poder sín límites de Dios, bien superior al de los revolucionarios de este mundo.
Nosotros confiamos en estos hombres de buena voluntad, existiendo en cualquier nación, de la misma manera que Nosotros no hemos cesado de confiar en Dios en nuestras horas más tristes y difíciles de estos días de angustias, humillaciones y sufrimientos, compartidos con nuestros queridos amigos, los cuales no desean abandonar nuestra causa y están decididos a morir con Nosotros, confiando ellos también en el Milagro prometido por Dios, dichosos de compartir Nuestra suerte a fín de reunirse, en Nuestra compañía, en el Cielo donde Nos aguarda y en donde nosotros veremos al Zarevitch recuperar el Trono de los Romanof y extender la Justicia de Dios sobre todas las tierras de Nuestra Santa Rusia.
Ningún Ruso honesto podrá renegar de Dios en el futuro, pues renegar de Dios será renegar de su Patria y renegar de su Patria será renegar de su madre, su padre y sus hijos.
Ningún Ruso pretendiéndose creyente sincero podrá continuar llevando esta denominación, si reniega de la Voluntad y Poder de Dios haciendo salir este Testamento de Nuestro encarcelamiento y de la Tierra Rusa (los bolcheviques piensan bien que yo estoy en camino de escribirlo en numerosos ejemplares y me dejan hacer en la certitud que ellos sacarán algún provecho), para ser conocido por todos los hombres de no importa que nación. Los revolucionarios y los filósofos ateos y judios se verán en la imposibilidad de negar este Milagro y Nuestra Santa Tierra Rusa renacerá de este Milagro.
Ningún Ruso honesto podrá entonces pronunciarse contra Nuestra Voluntad expresada en este Testamento, porque Nuestra Voluntad es la Voluntad de Dios.
Ningún Ruso honesto podrá no reconocer a una de las Grandes Duquesas, nuestras hijas, salvada milagrosamente, como la Heredera legítima de la Corona de los Romanof.
Ningún Ruso honesto podrá no reconocer al hijo de esta Gran Duquesa salvada Milagrosamente por la Voluntad de Dios Todopoderoso y unida por consecuencia a un Príncipe Real, como el Zarevitch Legítimo del Trono de todas las Rusias.
Nosotros confiamos entonces en todos los Rusos honestos y creyentes, muy numerosos en los campos y las ciudades de Nuestra inmensa Rusia, los cuales no aceptarán jamás los principios y las acciones criminales de los revolucionarios marxistas y judios.
¡Que Dios les proteja!.
Igualmente Nosotros confiamos en los Cristianos de todos los paises, amigos y enemigos en esta guerra, como Confiamos en todos aquellos de las otras Religiones, creyentes en Dios, en el Único Dios, Nuestro Único Juez, QUE LO VE TODO Y LO SABE TODO, y rige nuestros Destinos, confiando a cada uno de nosotros una Misión a cumplir.
Del Cielo, a donde Nosotros esperamos ir, intercederemos junto a Dios por todos los Rusos honestos y por todos los seres humanos honestos y creyentes que apoyarán Nuestra causa y Nos ayudarán a recuperar el Trono de Rusia, respetando Nuestra Voluntad y la o las Voluntades de las Grandes Duquesas, nuestras hijas, las cuales se salvarán y presentarán este Testamento con el fín de hacer valer su o sus derechos a los cuales se debe, así como aquellos del Zarevitch prometido por Dios, EL REALIZARÁ ESTE MILAGRO.
¡Que Dios proteja al Pueblo Ruso y a la Santa Tierra Rusa!
Nosotros declaramos que estando en posesión de toda Nuestra lucidez de espíritu y de razón, conscientes de Nuestra responsabilidad ante Dios y el Pueblo Ruso, libre de Nuestros movimientos en nuestra habitación, hemos podido escribir este Testamento de Nuestra propia mano, sin ninguna obligación por parte de los guardianes, en cuatro ejemplares, a fín de que cada una de las Grandes Duquesas, nuestras hijas, Olga, Tatiana, Maria y Anastasia, pueda llevar uno oculto en sus ropas, a partir del instante en que los terminamos de escribir y firmar los cuatro,
En Iekaterinenburg, el 15 de julio de 1918 (nuevo calendario), a las 8 horas de la mañana,

NICOLÁS ALEXANDROVITCH
Zar de Todas las Rusias por la Gracia de Dios
POST SCRIPTUM: Cada ejemplar lleva escrito debajo, de Nuestra mano, el nombre de aquella de las Grandes Duquesas que lo deberá llevar encima día y noche, a partir de este momento, con el fín que no haya dudas de su identidad,
TATIANA NICOLAIEVNA
romanov 1

DIARIO DE LA GRAN DUQUESA TATIANA NICOLAIEVNA ROMANOVA

octubre 13, 2009
Tanto el Diario de Tatiana como el Testamento político del Zar NIcolás II,  van incluídos en el libro autobiográfico y publicado  en francés “Operation Aliss” de Alexandre Eleazar. Dicho libro comienza con un poema  de la Gran Duquesa de Hesse-Cobourg y Emperatriz de todas las Rusias Alexandra Feodorovna, escrito a finales de marzo o primeros de abril de 1918 en la ciudad de Tobolsk:

RESURRECCIÓN
¡Mis hijas! ¡Oh! ¡Ellas que son fruto de mi amor!
El Prometido que os esposará se halla a la puerta de nuestra morada.
EL ha llegado. EL recorre las tierras que nos rodean.
¡EL es el Rey de la Gloria Eterna!
EL va llevando vuestra cruz. EL puede sostenernos a todos.
¡Preparémonos para recibirlo!
¡Lancemos lejos nuestras vestimentas mancilladas por el polvo corrosivo de aquí abajo y purifiquemos nuestras almas y nuestros cuerpos con pensamientos puros!
Que la vanidad se aleje de nosotros.
¡Todo es vanidad en este mundo!
Abrid las puertas de vuestras almas para recibir al Prometido.
¡EL os fecundará y salvará la Patria!
Los bolcheviques se baten en nuestros Palacios,
en nuestros parques, en nuestras ciudades, en nuestros campos, arrastrando sus botas punzantes en esta ciudad remota…
¡Pero no os inquieteis!
¡El Señor se halla en todas partes
y EL REALIZARÁ UN MILAGRO!
¡Este es nuestro común camino de Salvación!
en vuestro Prometido debeis confiar…
¡EL os llevará a tierras extranjeras
y permitiéndoos depositar allá el fruto de vuestra vida…
como semilla eterna de nuestra raza!
¡El camino será largo y penoso
¡Pero la que sabrá resistir se SALVARÁ!
¡El Prometido se reincorporará en el Niño
y el Niño será el hijo de nuestro Señor!
¡La Resurrección de la Muerte y la vida Eterna será la obra de este MILAGRO!
¡Gloria al Niño que vengará nuestra memoria!
¡Oremos para que nunca EL nos olvide!
¡Oremos para que EL ilumine el mundo de nuestra verdad
para que nuestros errores sean a través de EL
La VERDAD superando siempre a la de los hombres del porvenir.
¡Invocamos la ayuda de los Santos para que el Señor conserve vuestro fruto!
Los pecadores de este mundo tienen necesidad de escuchar su voz:
Nuestra plegaria…
¡Aguardad tranquilamente al Prometido de la Muerte:
EL es el Prometido de la RESURRECCION!
He aquí el relato que las monarquias y los gobiernos de Europa no han querido ver publicado, nombrando a la familia real inglesa, a la familia real danesa, a la familia real rumana, al Gran Duque Ernesto Luis de Hesse y a los gobiernos inglés y francés.
Mi madre, que fué la Gran Duquesa Tatiana Nicolaievna, no tuvo el derecho a contar el drama de su familia y el suyo propio.
Solamente sus verdugos pudieron publicar, o dejaron publicar ampliamente en todos los paises, sus estúpidas mentiras gracias a editores sin escrúpulos.
Lo que sigue, proviene sobre todo del diario que mi madre escribió en Ekaterinburgo, de las notas tomadas por la señora Escaliers en Tamaris (Toulon), que yo pude leer en marzo de 1936, en Alés, y el 1 de junio de 1970 en París. Además de las declaraciones de mi primera niñera, al realizar unas visitas muy rápidas a la casa de mi “tata”, cuando yo tenía 7 u 8 años una tarde de mayo o junio, en dia de colegio; y la última, con 13 años, otra tarde de verano….
EL DIARIO DE MI MADRE
Aquel día (martes, 16 de julio de 1918) apareció muy diferente a los anteriores, alguna cosa flotaba en el ambiente desde hacía una semana. Estabámos al corriente de la presencia de Checoslovacos muy cerca de Ekaterinburgo y Papá supo como unos amigos se encontraban apostados por los bosques de los alrededores.
El hombre de las provisiones, al traernos la comida por la mañana le dijo a Botkin que “deberíamos estar dispuestos para cualquier eventualidad; sea una evacuación, o una liberación y además muy pronto”.
Esta noticia fue bastante bien acogida por Papá, Mamá, el doctor Botkin, por Olga y por mí, reunidos en una especie de “Consejo de guerra”.
Por decisión unánime mis hermanas y yo estaríamos siempre vestidas con nuestros corpiños y cinturones cargados de joyas y de documentos, sin quitarnos la ropa ni para dormir, teniendo la posibilidad de salir rápidamente, sobre todo por la noche para, a la primera oportunidad, correr en cualquier dirección.
Por el contrario Papá, Mamá, Alexis y el doctor Botkin, viajarían juntos en el coche o el camión que les transportase hasta donde Dios quisiese.
Ese dia resultó bastante caluroso.
Después de una comida frugal, nos recogimos a nuestros cuartos para hechar la siesta, en el caso más probable de no poder dormir por la noche.
A las cinco de la tarde, tuvimos la impresión de que algo iba a pasar. Un silencio total parecía venir hasta de los suelos, llenando los pasillos.
Del exterior no se oía ni un ruido.
De pronto nos dimos cuenta que los guardias de alrededor de la casa habían desaparecido.
Hacia las siete, Yurovski y uno de sus ayudantes subieron a las habitaciones acompañados de Troup, para ordenar a Papá, que nos preparáramos, para salir de aquí de un momento a otro.
El ejército blanco se encontraba muy cerca de la ciudad, con los guardias fieles a nuestra causa ocultándose por los bosques no lejos de aquí, así que sí veían que la ciudad podía ser tomada por los checos, estábamos obligados a evacuar inmediatamente la casa en unos camiones que nos conducirían a un destino aún no decidido, por lo que era necesario estar preparados, pues el momento de venir a buscarnos podía ser a cualquier hora de la tarde, de la noche, o de la madrugada, sin tener tiempo ni para vestirnos o coger nuestros enseres. Lo mejor era pues acostarse vestidos, así que una vez nos dijeron esto se marcharon.
Después en Siria, reflexionando, comprendí la verdadera razón de los muy preparados consejos de Yurovski: él quería darnos tiempo para llevar encima nuestras joyas y esconderlas en el interior de nuestros vestidos, porque debía figurarse que Papá se quedaría escondido en la casa. De lo contrario las joyas corrían el riesgo de caer en manos de los checos o de nuestros amigos.
Y eso es lo que hicimos.
Mamá tuvo mucho cuidado en la distribución de las joyas a cada una de nosotras, aunque por otra parte todo eso estaba decidido y acordado hacía tiempo, en Tobolsk.
Inconscientemente yo fuí guiada por el Destino y designada como la capitana de éste pequeño ejército que eran mis tres hermanas y yo, debiendo tratar de huír por todos los medios.
Papá me dió un buen fajo de documentos, ordenando colocármelos en mí pecho, sobre todo al lado del corazón, por si acaso me disparaban cuando intentaba la huída.
Igualmente me fué necesario introducir algunos gruesos pergaminos entre mi camisa y la piel de mi espalda para que pudiesen atenuar el efecto de las balas.
Uno de los documentos se refería a la Herencia de Papá y a la sucesión en el Trono de Rusia junto a la prueba de mi identidad.
Curiosamente comprobé como Papá no se dirigía a mis hermanas de la misma manera que a mí, ni les confiaba ningún documento histórico, salvo que a cada una de ellas les dió un manuscrito de propia mano, firmado por él, idéntico al que recibí yo, confirmando su identidad y su voluntad referida a la herencia y a la sucesión al trono de los Romanov.
Papá me repitió una y otra vez que con estos documentos nadie osaría negar quien era y en consecuencia a mis derechos a las herencias de la Corona y a los bienes de la Zarina y el suyo.
Entonces me acordé de las palabras de Gregori: -“Será Tatiana la que dará a la Rusia del mañana su nuevo Zar”.
Mamá se ocupó de plegar éstos papeles por delante y por detrás de mi pecho. Papá me dió también su reloj de tapa y la cadena de plata, lo cogí con alfileres en mi hombro, cogiéndolo sobre mi corsé, anudándolo en un bolsillo interior cosido por Mamá, lo que hacía que el reloj se encontrara justo sobre el emplazamiento de mi corazón.
Mamá me dió su cruz de oro, regalo de Gregori Efimovitch colgándola de mi cuello con su cadena.
Mis hermanas se dieron cuenta que en éstos preparativos, yo parecía como la preferida por recibir tantas atenciones, llevar más objetos y darme más consejos y recomendaciones, aunque ellas parecían contentas de saber que quizás era la elegida por Dios.
En efecto, Papá y Mamá parecían hablarme casi como sí supieran que yo sería la única en salvarme. Una de las razones de ésta actitud se debía sin duda a mi carácter, pues yo era siempre la que más hablaba de política y de la situación militar, con Papá, Mamá y el señor Botkin.
Tomamos nuestra escasa cena sobre las ocho, para enseguida retirarnos a nuestras habitaciones con el fin de tendernos sobre las camas y hablar en voz baja, disponiendo de los elementos más necesarios al alcance de la mano.
Dejamos abiertas varias ventanas a la espera de poder escuchar a lo mejor unos tiros, siendo en ese momento cuando un perro se puso a ladrar más y más fuerte, atrayendo toda nuestra atención.
Por fin, a las diez de la noche creemos distinguir como fuertes voces de hombres. Después de un rato, una detonación sorda llegó a nuestros oídos, pareciendo que venía de bastante lejos. Papá nos dijo que podía tratarse de un cañón ligero.
Derechef, el perro recomenzó sus largos lamentos, pareciéndonos muy lúgubres, haciendo levantar las orejas de Jimmy. A veces, el perro guardaba un momento de silencio, pero volvía enseguida a la carga con sus lamentaciones penetrantes y penosas, siendo lo único que rompía el silencio que nos envolvía.
No escuchábamos ni siquiera a los guardias hablar en el patio, ni a ningún coche o camión dar la vuelta por fuera de la casa.
En comparación con otras noches anteriores, aquella nos pareció más calurosa.
En éstas condiciones nos sería imposible dormir un poco.
Cuando pensábamos que nada nuevo se produciría y que nuestra salida -si se producía- se efectuaría al amanecer, de repente mis hermanas y yo, oímos unos ruidos, voces y pasos, dándonos cuenta de donde venían. En el pasillo, el comisario hablaba con Troup y después con Papá.
Demidova no tardó en venir a nuestro cuarto con la noticia:; Saldríamos enseguida, había que levantarse, pues en un cuarto de hora vendrían a buscarnos, para inmediatamente en un camión irnos hacia otro lugar.
Según decían, los bolcheviques acababan de recibir la orden de evacuar la ciudad antes del amanecer.
Con alegria general, nos apresuramos a abandonar éste lugar que tan desagradable nos pareció desde el primer día. Aunque nuestra inquietud era lo mismo de grande, porque sí Mamá le confió al mediodía a Papá, que presentía que no seria posible pasar una noche más en ésta casa y que a partir de mañana, nuestro destino cambiaría definitivamente, no podiamos descartar en nuestro ánimo que en caso de una muerte trágica para Papá, ésta se esperaba fuera de la ciudad.
Igualmente, tratando de huír alguna de nosotras, o dos, o tres, o incluso las cuatro, heridas o lesionadas por las balas de los guardias, dejaríamos nuestros cuerpos para siempre inertes y sin vida sobre la tierra de nuestra Santa Rusia, y esto en pocos momentos.
Pero nuestros rezos a Dios imploran que una al menos pudiera encontrar la libertad, para unirse a las tropas de Kolchak y continuar así la Historia de Rusia, según la voluntad de Papá.
Nuestra confianza en Dios Todopoderoso parecía ilimitada y Mamá no paraba de decir que El se encontraría a la salida, realizando el Milagro que habíamos deseado para salvar el honor de Rusia y de los Romanov.
A pesar de la emoción sentida en esas horas cruciales de nuestro destino y cuya importancia no se escapaba a nadie, nos sentíamos valientes y decididos al sacrificio, anhelando ardientemente que una solución definitiva y clara se abriese en nuestro porvenir, pues no podíamos ya más.
Faltando un minuto para las doce menos cuarto, el comisario y su ayudante, junto con tres o cuatro guardias que me pareció no haberlos visto anteriormennte, vinieron a buscarnos. Siendo necesario bajar a una habitación sin muebles, situada en la parte de las dependencias, dando al exterior por donde vendría el camión.
Papá, Alexis, Troup, Botkin, Mamá, la Demidova, el cocinero, mis hermanas y yo, formamos la comitiva en este orden, cuando entramos en esa habitación en donde una lámpara con luz muy escasa y amarillenta, daba un poco de luminosidad, pero solo por el centro.
El comisario ordenó a los guardias coger unas cajas en donde hizo sentarse a Papá, a Alexis y a Mamá en una posición adelantada, pidiéndonos a nosotros colocarnos detras, de pié, mientras esperábamos el camión.
El hecho de quedar apretados unos con otros, casi pegados a la pared, como si nos quisieran hacer una fotografia me pareció raro, pensando que era para tenernos mejor bajo el fuego de sus fusiles con el fin de evitar, o una huida o una revuelta.
Los guardias parecían tener aún más miedo que nosotros, diciéndome a mi misma: “…¡ Banda de imbéciles… aún no es el momento de echar a correr !.
Me encontraba detrás de Papá, de Alexis y de Troup, llevando a mi perro “Jimmy” en el brazo, sobre el pecho.
El comisario mascullaba sus órdenes de permanecer tranquilos, aconsejándonos no hablar en voz alta, que pronto saldríamos al patio, pues nuestra evacuación debía hacerse en el más alto secreto. Que incluso los guardias de todos los días habían sido retirados, decía él, disponiéndose de un destacamento especial para proceder a la evacuación.
Sus palabras parecían tranquilizarnos…
Miércoles 17 de Julio. 1918 0 horas y 7 minutos.
Algunos minutos después oímos el ruido del motor de un camión. Entonces dijo el comisario: -Aquí está .
Y volviéndose a Papá le indicó: Quédense sentados sin moverse, voy a ver si está todo en orden.
Marchándose con su ayudante, saliendo poco después dos guardias mas, pero cuando parecían también querer irse los demás, vimos bruscamente como se abría la puerta, entrando hombres armados, bastantes, creo que uno por cada uno de nosotros, apuntándonos con sus fusiles y poniéndose a diparar todos al mismo tiempo,sin parar, algo que se produjo de una manera tan inesperada y tan rápida que antes de darnos cuenta de la situación verdaderamente la mayor parte de nosotros yacíamos mortalmente tendidos.
De todas maneras lo que más me impresionó fué ese grito desgarrador, tan fuerte de Mamá, después, ver a Alexis llevándose las dos manos a cada lado de su cabeza de donde le brotaba abundante sangre, cayendo hacía atrás y haciendo mover una caja que cayó sobre mi falda.
Mi cerebro registraba un espectáculo borroso, como si se tratase de un sueño extraño, sin estar segura de saber bien que es lo que pasaba a mí alrededor. Con esa luz deficiente, los brazos, tiros, gritos espantosos de mis hermanos y sin duda de la Demidova; los cuerpos que se desplomaban, los juramentos de los servidores y del cocinero, los gritos de los asesinos señalándonos… todo esto se me atropellaba y me estallaba en la cabeza, pudiendo llegar a jurar después de que nada era de verdad, que no me estaba pasando a mí, viviendo solamente una mala pesadilla de la que saldría de un momento a otro, pudiéndoselo contar muy pronto a Mamá y a mis hermanas…
Me acuerdo que me eché de rodillas para recoger al pequeño Alexis entre mis brazos -un gesto que no lo pude evitar- al mismo tiempo que Troup se colocaba delante de mí, interponiéndose frente al cuerpo de Papá, el cual también se derrumbó hacia atrás, pero dando un salto sobre uno de los guardias.
Mientras que Troup forcejeaba con dos de nuestros asesinos, recibí el golpe de un hombre que me cayó encima en el momento de coger entre mis manos la cabeza ensangrentada de Alexis, debiendo de ser éste Botkin, quien me aplastó con su peso, haciendo quedarme presa.
Fué entonces cuando sentí una bala silbar cerca de mi cuello y una cosa muy caliente en mi espalda, pareciéndome que enseguida otra bala golpeaba con violéncia en mí pecho, hechándome de golpe para atrás.
No sé bien en que momento solté a mí perro, posiblemente fué al comienzo, pues después de todas mis reconstrucciones, pienso que debió recibir las primeras balas destinadas a mí corazón, haciendo que “Jimmy” me regara con su sangre antes dejarlo caer.
Llevaba mis manos a mi blusa, a mi cuello, a mi cuerpo, como queriendo protegerme, y es en ese momento, sofocada por el pánico y el miedo, por la avalancha de cuerpos, por los gritos que llegaban todavía desde el suelo, el olor de la pólvora y ésta locura suave que emborronaba mi cerebro, que adormecía los miembros, cuando perdí la noción de los sonidos y las imágenes, anulando todo mi conocimiento sobre la desgracia que acababa de ocurrirle a mi familia, a nuestros amigos y a mi misma…
Pero, una cosa muy extraña que jamás he osado contarla, pero que por más que la pienso, parece que sí sucedió, fué que al cabo de un momento, en el mismo instante de parar los disparos, o al menos de dejar de oírlos, me pareció como si volviese un poco en mí, escuchando estas palabras:
-Estan todos muertos… ni uno solo respira…
Entonces, juraría que uno de los guardias me cogió de un brazo, con la culata del fusil me volvió la cabeza, diciendo:
-Esta también lleva lo suyo.
A lo que una voz le respondió:
-Incluso si una de las hijas todavía sobreviviese, no creo que ella pudiera salvarse en tal estado, además adonde los llevamos no van a quedar muchos Romanov!.
Según lo que sigue y la lógica, las vestiduras no fueron registrados para coger las joyas y los documentos que llevaban. La débil luz, los cuerpos cubiertos de sangre, los guardias… fueron algunas de las razones por las cuales los asesinos del Comité Regional, decidieron hacer esta faena a plena luz del día, en un lugar elegido y solamente con hombres de su confianza más absoluta. De todas maneras, los rojos no se dieron cuenta de la situación real de mi futura madre, porque ella debía encontrarse en esos momentos en estado de sincope, exactamente como me pasó a mi algunas veces. (Una parada total de los latidos del corazón durante media, una, dos horas, o más).
Cuando volví en sí, mi primera impresión fué una especie de frescor recorriéndome el cuello y la cara.
Enseguida, pero sin moverme, ni comprender todavia nada, escuché un fuerte ronroneo en el mismo momento de sentirme agitada por sacudidas sucesivas. Después me pareció que más abajo, algunas cosas blandas estaban amontonadas.
Traté de liberar uno de mis brazos atrapado entre los cuerpos, pero un insoportable hormigueo lo hacía inútil.
Hasta que al cabo de algunos minutos empecé a darme cuenta de la horrible tragedia, teniendo que gritar de dolor.
Me daba cuenta que estaba en un camión en marcha, cubierta de sangre por la cara, los brazos, mis ropas, pues pasándome la mano, la misma viscosidad aparecía por todo. Además, un extraño olor planeaba entre mis mejillas, mientras que mis labios y mi boca estaban completamente secas, conservando un gusto áspero.
Experimentaba la sensación de encontrarme aplastada debajo de los míos, con una confusión de miembros y cabezas tal, que no encontraba manera de poder reconocerlos, uno a uno entre toda aquella masa sanguinolenta.
En ese momento comprendí aún mejor mí situación tan extrema, acordándome de los consejos de Papá y Mamá:
-Si te echan debajo y te creen muerta, pero te das cuenta de tu estado, de que estás viva, en el momento de que no te presten atención, o cuando te conduzcan en un camión hacía un cementerio o una fosa, salta a tierra y huye a través del bosque a toda prisa, sin volver la cabeza atrás, sin pararte, hasta que caigas desvanecida sí hace falta, pues Dios te dará la fuerza necesaria para llevarte a un lugar seguro.
Me levanté de repente, apoyándome sobre esos cuerpos tan amados. Por última vez traté de palpar a éstos que fueron mis seres queridos, por si había otro en mi misma situación, e incluso les grité suavemente, aprovechando que el ruido del camión atenuaba mi voz, pero debí renunciar, pues desgraciadamente ninguno de ellos daba signos de vida. Este amasijo de carnes ensangrentadas entre los que me encontraba todavía, representaba toda mi familia y mis verdaderos amigos.
Mis pensamientos y mis juicios acababan bruscamente de afirmarse en lo referido al pueblo ignorante, estúpido y sediento de sangre de los verdaderos creyentes en Dios.
Incluso ésta tragedia parecia provenir de otra dimensión, situándome en el límite mismo de la realidad y la irrealidad.
Llegando a la rápida conclusión de haber sido la única Elegida por Dios Todopoderoso para salvarme de ésta horrible masacre, con el fin de permitirme realizar la Obra Santa prevista por EL.
Mi deber sería por consiguiente huír inmediatamente de éste camión.
Dios me perdonaría si no me quedaba más aquí con los restos mortales de mis padres, hermano, hermanas y amigos.
Las últimas palabras de Mamá me zumbaban en los oidos:
-La que se dé cuenta de ser la Elegida por Dios, tendrá la suerte de escapar. No deberá volver la cabeza atrás para tratar de socorrer a sus hermanos heridos o agonizantes, PUES LA QUE CAIGA SOBRE EL SUELO DE LA SANTA RUSIA, MORIRA MARTIR, PERO LA QUE SEPA CORRER MAS DEPRISA, ESCONDERSE Y SALVARSE DE UNA MANERA U OTRA, PODRA UN DIA CONTAR AL MUNDO NUESTRA TRAGEDIA Y VENGARNOS.
Entonces me precipité a la parte de atrás del camión de donde colgaba un toldo de tela, que levanté, contemplando el cielo estrellado y el camino que seguíamos.
Ningún faro de coche aparecía por ésta parte. Así que me pareció que la cosa sería bastante fácil, y que incluso si hiciese un poco de ruido al saltar, el motor lo encubriría. Pensé durante algunos segundos que en caso de hacerme mal al caer, nadie en el mundo impediría separarme de este maldito camión. Estando segura de oír entonces las voces de los míos que me gritaban:
-¡Deprisa!. ¡No te quedes más aqui, salta y corre rápidamente al bosque!… Por nosotros no te preocupes, pues iremos al cielo enseguida. Nuestros sufrimientos han acabado, y es a tí a quien le toca luchar ahora!.
Así que no esperé más; recogiéndome la falda, franqueé la barandilla agarrándome a una cuerda enrollada a un gancho. Me dejaría deslizar y poner los pies sobre los travesaños y enseguida saltaría al camino de una vez.
No obstante sucedió que hice contacto demasiado violentamente con el suelo sin soltar la cuerda, siendo arrastrada unos metros.
Apenas sentí dolor, a pesar del roce violento de mis rodillas con la tierrra.
Levantándome pronto, me puse a observar el horizonte, dándome cuenta del sentido de la marcha del camión y de que a mi derecha unos árboles parecían formar un bosque, por tanto, me dirigí en ésta dirección, corriendo con todas las fuerzas de mis piernas para tratar de alejarme lo más posible del camino, el cual parecía continuar bastante lejos entre la noche.
A golpes de tijeras, la vispera, Mamá abrió mi falda y mi camisa así que no me quedaba más que tirar de los botones y los broches.
Entre las instrucciones de Papá, había recibido un croquis, o plano de éstos lugares, hecho por él mismo, que pensaba consultar con las primeras luces del día. Por otra parte, todas mis hermanas poseían uno parecido, sin indicar ninguna la dirección a tomar, en caso de que uno de éstos planos cayera en poder del enemigo.
De todas maneras me acordaba bien de la indicación de un bosque por éstos parajes, pero antes de entrar del todo entre los árboles, me fué imposible evitar lanzar una última mirada hacia el camino, comprobando cómo se trataban de dos camiones, o quizás, y seguramente, un coche y un camión, llegando a tal conclusión debido a los faros. El camión seguía al coche muy cerca, con el error de los bolcheviques de dejar rodar al camión detrás del coche, donde los jefes asesinos debían estar, razón por la cual no pudieron darse cuenta de la huída de una de sus víctimas.
Con la emoción resecando mi garganta, contemplé esa parte de la noche siguiendo los últimos faros, mandando señales de la cruz hacía éstos seres queridos que llevaba el camión, sin olvidar ni una sola persona de éste fúnebre convoy.
No podía llorar, y sin duda, ninguna lágrima correría ya más por mis mejillas, porque los lloros no están hechos para acontecimientos tan trágicos como los sucedidos a mí familia, a mis amigos y a mí, en ésa noche tan desgraciada para la Santa Rusia.
¡El dolor tiene un límite establecido, según la capacidad de endurecimiento del ser humano!. Pero mas allá, sirve como un estimulante capaz de dirigir a los hombres y a las mujeres hacía Dios.
Lancé muchos besos en dirección a los míos, desapareciendo finalmente en la oscuridad.
Levantando mis ojos hacía el Cielo, caí de rodillas con las manos juntas, pronunciando éstas palabras:
-¡Dios mio! Gracias por haberme salvado. Devolveré un Zarevich a Rusia. Vengaré a Alexis y a Papá… Te lo prometo… ¡Oh, Dios mío!.
LOS QUE ME AYUDEN EN ESTA TAREA, LOS QUE AYUDEN AL ZAREVICH, ELEGIDO POR DIOS, SERAN PERDONADOS SOBREVIVIENDO AL ULTIMO JUICIO. LOS OTROS, LOS ENEMIGOS DE TODAS PARTES, LOS QUE VUELVAN LAS ESPALDAS AL HIJO HEREDERO DE LA SANTA RUSIA, QUE NO LO ESCUCHEN Y NO CREAN EN EL, QUE SEAN BARRIDOS DE ESTE MUNDO, ELLOS, SUS FAMILIAS Y SUS RAZAS, HASTA EL FIN DE LOS TIEMPOS.
Esto es lo que pedí a Dios Omnipotente en ese momento preciso del Milagro realizado en mí persona. Por lo que sin duda alguna, San Gregorio suplicará sin parar al Señor de los Cielos, que lo conceda.
Levantándome de golpe para no perder más tiempo y a pesar del hormigueo que ahora me envolvía el cuerpo, hice esfuerzos sobrehumanos para continuar mi carrera, internándome profundamente en el bosque. No sintiendo ningún dolor, ni debilidad, pareciéndome incluso que no había sucedido nada. Saltando las matas sin caerme ni una sola vez.
No sé cuanto tiempo fuí así, sin parar, sin descansar, tropezando algunas veces, pero continuando la misma marcha, como si me encontrase borracha, o me hubiera vuelto loca, mientras una dulce música parecía acompañarme.
Cada vez que la noche se hacía mas densa, algunas oscuridades se iluminaban, para permitirme correr más deprisa, sin tropezar. Incluso los troncos de unos árboles me mostraban unos circulos de color blanquecino, sin duda para impedir irme cotra ellos.
Estas claridades me asombraban, pero era preferible no frenar mí velocidad, ni intentar comprender a qué se debia esto. Encima, cuando me alejaba de la buena dirección, todo se volvía oscuro, y las visiones blancuzcas de los troncos desaparecían, así que cuando de forma más cuidadosa, volvía a coger mi carrera hacía la Ultima Voluntad de Dios, las negruras se aclaraban de nuevo.
No obstante al frescor del aire, una gran fatiga me venció definitivamente. No tardando en caer extenuada al suelo, arrastrándome y recogiéndome en una cavidad de ese viejo bosque para esconderme.
No me moví ya más, mientras una pesada torpeza inmovilizaba todos mis sentidos.
Dios me había arrebatado de los bolcheviques.
Dios sabía lo que hacía.
Y yo volvía hacía EL.
EL SERVIDOR DE DIOS ERA MUSULMAN
Debí quedar así durante un tiempo, una hora o más. Debiendo despertar pronto por la persistente frescura de la mañana y por los ruidos de los cascos de un caballo que parecía caracolear de un lado a otro, alejándose y acercándose.
Me levanté dándome cuenta que era de día y que delante del bosque se extendía una hermosa zona de terreno ya sin árboles.
De pronto, esos ruídos se aproximaron rápidamente.
Con un miedo instintivo, intenté internarme en el sotobosque, pero sin duda el caballista me vió, pues el caballo corrió en mi dirección, rodeándome y parándose cerca de mí.
Estaba horrorizada; apenas me tenía en pié, pensando en la posibilidad de caer en manos de los bolcheviques, lo que después de haber escapado a tal masacre, me parecía un destino de lo más trágico e irónico.
Escuché una voz, pero al no poder avanzar más, volví la cabeza. Un oficial a caballo, como los de la Guardia de Papá, me miraba fijamente. Me pregunta:
-¿Quién eres tú?
Pero al no responderle y ponerme a temblar por todo el cuerpo debido al miedo y a la fiebre, el oficial salta de su montura y me dice:
-Estás llena de sangre… ¿Cómo has llegado hasta aquí? ¿Te han hecho ésto los rojos?.
Yo le hice un “si” con la cabeza, pues ni una sola palabra podía salir de mi boca por más que me esforzaba, sintiendo además cómo mis piernas iban a fallarme de un momento a otro. Finalmente, a pesar de la emoción que ahogaba mi garganta, puedo articular con dificultad ésta pregunta de forma insistente, siendo muy importante para mi obtener enseguida una respuesta:
-¿Eres un rojo? ¿Eres rojo?.
-¡No!… ¡Que Alá me libre de su roce!… Prefiero morir antes que mancharme con su presencia. Soy oficial de la Guardia Imperial, de la Guardia Musulmana del Zar Nicolas II… que para mi será siempre mi Zar. Alá me envía para ayudar a él y a su familia. ¿Vienes de Ekaterinburgo?
El oficial se acerca y comprobando mi lamentable estado intenta sostenerme por el brazo, insistiendo:
-¿Quién eres? ¿Estabas con la familia del Zar?. Si sabes alguna cosa del Zar responde… pero ¡rápido!.
Intento mirar su cara, pero no puedo distinguirla entre mis mechones de cabellos unidos por la sangre coagulada y por el velo húmedo de mis párpados…
M e mordía yo misma fuertemente mis labios, siendo lo último que recuerdo antes de perder de nuevo el conocimiento, pues a pesar de todos mis esfuerzos desfallecí completamente, dando una vuelta sobre mi misma, cayendo al suelo.
Cuando empecé a volver un poco en mí, descubrí al principio la cara del oficial que no me quitaba sus ojos de encima, mientras una sensación refrescante llenaba mi frente, pues intentaba hacerme beber un poco de leche fresca, lo que me reanimó un poco.
Lentamente volví en mí, comenzando a explicarle que el resto de la familia Imperial habían sido exterminados en Ekaterinburgo, pero que yo, la segunda hija del Zar, Tatiana Nicolaievna, resultaba ser la única superviviente.
Entonces el oficial se levantó observándome fijamente sin decir nada, gritándome después de unos instantes.
-¡Es imposible! ¡Imposible!. ¡Vamos a entrar en Ekaterinburgo con toda seguridad mañana mismo!.
De improviso, las recomendaciones de Papá, me vinieron a la mente: no debía mostrar ningún papel o las joyas a nadie sin tener una total confianza. No obstante, busqué en el bolsillo interior de mi camisa ese extenso documento que probaba precisamente que yo era la Gran Duquesa Tatiana Nicolaevna con la firma de Papá, seguido de su título de Zar. Se lo muestro y como él deseaba leerlo todo, le hago fijarse en ese párrafo que aseguraba la identidad de la portadora.
Además, tuve la idea de enseñarle el espléndido reloj de plata de Papá, donde los dos vimos que había recibido un impacto una bala de lleno en su caja. Pudiendo comprobar al abrirlo, la hora exacta en que se pararon sus agujas, lo que es decir, la hora fatal de la ejecución, las 12 y 7 minutos.
(Este reloj, más tarde, será entregado y manipulado por unos cuantos relojeros de España y de Francia, no siendo capaces ninguno de volverlo a poner en marcha, ni lograr que sus agujas diesen la vuelta al cuadrante.
Paradas como estaban a las 12 y 7, nadis pudo hacerlas avanzar un sólo minuto).
Fué cuando a ese oficial, poniéndose firme delante de mí, le escuché pronunciar éstas palabras:
-Alteza Imperial Tatiana Nicolaievna, estoy a sus órdenes, como estuve a las de su Augusto Padre, Su alteza Imperial Nicolas II, que Alá tenga su alma en la Gloria Eterna. Podéis confiar en mí… mí vida os pertenece desde éste instante. Si no puedo morir por mi Zar, intentaré morir por su hija. Alá me envía para ayudaros. Ya hace dias que escuchaba unas voces que me parecían muy extrañas, con unos sueños que obsesionaban las noches pasadas cerca de aquí. Sueños que me decían que encontraria a una de sus hijas, para conducirla hacía el Sur, a un país musulmán, para hacerse Reina de uno de esos Reinos. Lo que quiero decir es que la voluntad de Alá se lleve a cabo. Días y noches, con mis compañeros, he acampado por los bosques de alrededor con la esperanza de salvar a vuestra familia. Nosotros los musulmanes somos fieles a los juramentos de fidelidad. Pertenecemos a la caballería musulmana, somos los Tekintzi y Su Alteza puede contar con nosotros, aunque será necesario salir enseguida, sin más pérdida de tiempo.
Monté entonces en su caballo con muchas dificultades, pues todos los huesos me hacían daño.
Dos hombres pueden emplear la misma montura, así que emprendimos una rápida carrera.
El Tekintzi decía que ya podían buscarme ahora, pues en tal caso los estrujaria.
Que en cualquier caso, en una hora o dos estaríamos muy lejos. Que los rojos no tendrían el coraje de entrar en esos bosques que se extendían delante de nosotros, pues ya conocían la preséncia por éstos lugares de musulmanes, sabiendo muy bien que en caso de meterse por aquí se arriesgaban a que les cortasen el cuello.
Por el camino, el oficial me confiesa su asombro por haber recorrido tanta distáncia desde Ekaterinburgo, ya que aunque el camión debió alejarse bastante, tal ciudad se encuentra al menos a una media jornada de marcha desde el lugar donde me encontró.
Galopamos durante unas tres horas.
A veces, me echaba sobre el caballo.
Hasta que me dí cuenta que llegamos a una especie de campamento compuesto por unos veinte hombres, todos musulmanes, que por allí vivaqueaban.
El oficial me pide permiso para ayudarme a descender del caballo, invitándome enseguida a refugiarme en una de las tiendas, a la que cambían las mantas.
Enseguida me sirven un té, no tardando en traerme una palangana llena de agua caliente, a fin de lavar la sangre de mi rostro, de mis cabellos, brazos y piernas… de una sangre tan querida por mí, que hubiera querido conservar.
Ya no podía más con mis fuerzas -tenía que aceptarlo- así que les pedí que me dejaran lo más pronto posible sola, para acostarme y reflexionar sobre los trágicos sucesos vividos en la víspera, imposibles de suponerlos unos años antes.
Insistí todavía, preguntando si el lugar donde estábamos era seguro del todo para no caer en manos de los rojos, ya que antes que tal desgracia sucediese sería capaz de seguir mi camino a gatas.
El valiente Tekintzi me aseguró que, sobre eso podía dormir del todo tranquila, ya que, aún suponiendo que alguna partida de rojos aparecieran, ellos darían sus vidas antes que uno solo se acercase al campamento.
Además, los bolcheviques se encontraban muy lejos, huyendo al oeste como verdaderos conejos, sin buscar precisamente por aquí. De todas maneras, montarían guardia por los alrededores a distancias prudenciales.
Después supe que él mismo mandó a varios hombres a patrullar lejos del campamento, por la misma dirección de donde vinimos, para comprobar si los rojos intentaban aventurarse detrás de mi pista. Volviendo a la caída de la tarde sin ver nada sospechoso.
Ya acostada, me vino de pronto una fiebre muy alta que se me fué poco a poco apoderando. En la oscuridad no sabía lo que hacía, sin parar de gritar de terror, levantándome del lecho… poniéndome a llamar a mi familia
El oficial y los demás hombres del campamento que estaban cerca de la tienda, al parecer no pudieron dormir esa noche. Dudando algunas veces de ofrecerme socorro. Me recostaron, cubriendo mi frente, las muñecas y los tobillos con unos paños empapados con agua fría.
Pasando unas pesadillas terribles, con la temperatura sin bajar un solo grado.
Finalmente me hicieron oler unas plantas medicinales, obligándome a tomar unos brebajes conocidos por los musulmanes rusos, muy efectivos para estos casos.
Al dia siguiente, con el sol ya alto, pero aun extenuada por semejantes visiones terroríficas, mi fiebre bajó un poco, lo que me permitió dejarme caer por fin sobre mi lecho sin agitaciones, cogiendo el sueño, pero aun con sobresaltos.
Los Tekintzi -que gracias a mi delirio no dudaron más de mi identidad- decidieron que no podía quedarme en este lugar por mas tiempo, además solamente al cuidado de hombres. Así que a pesar de mi estado, decidieron, o conducirme a una isba de campesinos, o bien salir inmediatamente a buscar ayuda.
Después de pensárselo entre ellos, convinieron en irnos a la mayor rapidez hacia el rio Tobol, ya que por allí conocían a unas gentes muy amables que nos ayudarían. Mientras otros de la guardia, marcharían inmediatamente a caballo en dirección a Omsk, con objeto de advertir de todo esto a las autoridades rusas, si era posible al mismo general Kolchak. (Un almirante que ahora cumplía funciones de general).
Estos fieles musulmanes me prepararon la montura más resistente, de manera que me sirviera incluso como cama.
Partiendo enseguida.
Antes, me esforcé en comer algunos pasteles ofrecidos por los Tekintzi, bebiendo varias tazas de té bien caliente.
Acostada sobre pieles y mantas, ya sin mis botas manchadas de sangre, con las sacudidas del caballo, los recuerdos de mi pasado en Tsarkoie-selo comenzaron a desdibujarse, por lo que efectué el viaje completamente aturdida, sin darme cuenta casi de nada de la situación. Durante toda la mañana volvieron esas malas fiebres, teniendo los valientes musulmanes que parar alguna vez por obligación, pues nuestra marcha era demasiado rápida.
Después de comprobar mi resisténcia, -que parecía igual, tanto si cabalgábamos a buen ritmo, como si parábamos- emprendimos una carrera tan enloquecida como al principio.
Al atardecer, mientras los hombres instalaban un nuevo campamento, me sentí muy mal otra vez, pasando la noche con unos violentos dolores de cabeza que parecían taladrarla. Mientras que por las horribles pesadillas, estuve gritando con todas mis fuerzas, presa del pánico.
Los musulmanes pusieron todo su interés en tranquilizarme. Y cuando me calmé, algunos se pusieron a llorar al ver mi lamentable estado, poniéndose todos juntos de rodillas, desgranando con fervor sus oraciones.
Siendo víctima de varias alucinaciones, yéndome hasta la puerta de la tienda, haciendo como si señalase con el dedo a los asesinos de mi familia, vociferando a gritos mi protesta por su política de tan sucios y bajos instintos, su falta de sangre noble, sus vicios, su conducta anti-Dios y su odio hacia toda la humanidad.
Llevaba una herida en la parte izquierda de la espalda que me hacía sufrir mucho, así que el oficial no tuvo más remedio que vendármela, a pesar de unas primeras vacilaciones por el respeto hacía mi persona.
Al dia siguiente, al poco de bajarme la fiebre, los hombres me subieron de nuevo al caballo, continuando nuestro camino al galope.
Iba en un estado semi insconciente, atada con correas – comos si fuera un “salchichón” – con los musulmanes deseando poner término a esta situación, tan intolerable para nuestra Santa Tierra rusa.
Pareciéndome la de este día una etapa más larga y penosa, al no poder realizar ni una sola parada para repostar y tomar un té caliente.
Con la noche cerrada, el oficial decidió acampar, preparando por primera vez un fuego de campamento con malezas y ramas secas de los arbustos.
Les hice compañía durante el rato que estuvieron calentando el té. Debiéndonos conformarnos con una crepe y un poco de miel, como la cena de esa noche.
Al dormir, la fiebre volvió a visitarme aunque esta vez con menos violencia. Pero en cambio, mi herida me hizo más mal que los días anteriores, teniendo grandes dificultades para cerrar los ojos por algunos instantes, así que con la aparición de los primeros rayos de sol, no tardé en dormirme sobre el caballo.
Acabó muy tarde esa etapa, pues era de noche desde hacía horas.
Entonces el oficial me señaló con el dedo algo que parecía brillar en movimiento: el rio Tobol.
A pesar de mi enorme fatiga, -ya que después de la parada del mediodía, tuve que cabalgar sentada sobre la silla- experimenté por primera vez desde Ekaterinburgo un gran alivio a todas mis desgracias. Pudiendo constatar cómo al final había sido hermoso y habia estado muy bien salvarme de las manos de los asesinos rojos, para poder cumplir los deseos de Papá y de Mamá… Con tales reflexiones cabalgé a lo largo del río, con el fin de llegar al sitio prometido por el oficial quien al parecer conocía éstos lugares.
No obstante, tuvieron que parar algunas veces, dudando, pues no sabían si habíamos llegado al río, demasiado abajo o demasiado arriba, al ser la oscuridad muy densa por estos parajes. Hasta que al fin se pudieron dar cuenta, pero no siendo ésto hasta el nacimiento del nuevo dia, cuando una isba se ofreció a nuestros ojos.
Allí solo nos recibieron una pareja de ancianos ya que sus hijos habian huído hacía meses. Dormimos sobre unos colchones rellenos de hojas secas y abrigados por unas gruesas mantas de lana confeccionadas por esas gentes.
Por ésta vez no me desperté a causa de la fiebre.
Domingo 21 de julio 1918 (Nuevo calendario)
Me levanté hacia las doce, comprobando la maravillosa vista que se divisaba desde éste sitio, con un soberbio sol reinando como dueño absoluto del bosque, sobre el agua del río y los campos de girasoles.
Me quedé en esa isba, alrededor de un mes, estando entre la vida y la muerte, pues mí herida en la espalda se infectó, ya que la bala la había atravesado de parte a parte.
Mi desesperación -tan grande en algunos momentos- comprobé como descendía, en la misión de no poder hacer nada por la causa de nuestra Santa Rusia.
Los ancianos me cuidaron muy bien.
El oficial envió a Omsk, como lo prometió, a casi la mitad de sus hombres, con la firme intención de ver al general Kolchak para hacerle ver la tragedia de nuestra familia y mi situación.
El oficial pensó en ir él mismo, pero en el último momento se hechó atrás, prefiriendo quedarse cerca de mí, teniendo que decir aquí que yo misma se lo supliqué, ya que sin su preséncia no me sentía para nada segura.
Hacia el 1 al 3 de agosto de 1918
Solo un hombre volvió con noticias: cuando ellos llegaron, el general Kolchak no estaba en Omsk, siendo enseguida todos movilizados y enviados por la fuerza hacía una unidad de combate.
Sin querer escucharles una sola palabra, amenazaron con fusilarlos por desertores y por propagar falsas noticias, en el sentido de que la familia Imperial habia sido asesinada.
Los oficiales de Kolchak afirmaron que habia que combatir cualquier chisme o insulto sembrado por los rojos en su huida, con la única intención de hacer perder toda esperanza a los monárquicos.
El hombre nos explicó que desertó de allí, con el consentimiento y el consejo de sus compañeros, a fin de informar de todo ésto al oficial Tekintzi.
Este, poniéndose furioso, ordenó a sus hombres quedarse cerca de mí, vigilar bien los alrededores, y huir hacia el Sur si se veía alguna cosa sospechosa. Volviéndose a Ekaterinburgo, haciendo el mismo camino recorrido en dias pasados en sentido contrario. Con él se marchó solo un hombre.
Hacia el 15 de agosto de 1918
El oficial Tekintzi con muchas precauciones llegó a hablar con el juez encargado del asunto del asesinato de la familia Imperial, el cual le aseguró que, tal como estaban las cosas, él no tenía pruebas sobre la desaparición de la totalidad de la familia Imperial. Asi que había muchas probabilidades de que esa pretendida “Gran Duquesa Tatiana”, no fuese más que una mentirosa, o una loca, o una ladrona. O que en el mejor de los casos, fuese una de las sirvientas o enfermeras, unida a la familia Imperial, pudiendo salir de Ekaterinburgo en los últimos momentos.
Insistiendo el juez sobre éstos hechos: Los supuestos argumentos de tal joven, contados así por el oficial, parecían desprovistos de todo fundamento, siendo muy exagerados. No pudiendo creer, -sin pruebas fehacientes- que los bolcheviques hayan sido capaces de cometer semejante crimen, al no tener interés ni los rojos, ni la revolución, en matar, por ejemplo a la Zarina, siendo de origen alemán, algo que sin dudar provocaría graves dificultades al gobierno bolchevique… O que el asesinato inútil de las Grandes Duquesas, provocaría inmediatamente la repulsión de la familia real inglesa, o de la danesa, y de toda la opinión pública mundial, lo que por tanto sería una acción que favorecería la intervención de los aliados, sosteniendo de paso la causa de los generales zaristas.
El juez le explicó al oficial musulmán, ya con muchas prisas por abandonar esa maldita ciudad, que una tal “Tatiana”, hija del doctor Botkin, vivió en Ekaterinburgo durante la estancia de la familia Imperial, pero que de ningún modo podía ser confundida con la Gran Duquesa.
El oficial Tekintzi, nervioso, contrariado, no dudando nunca de mi identidad, y ya cansado de los estúpidos argumentos del juez, de su mal recibimiento y de su peor trato, le declara al final, haber visto unos documentos y sobre todo, un escrito del Zar probando absolutamente que ésta Tatiana, conducida por él hasta las orillas del río Tobol, era realmente la Gran Duquesa Tatiana Nicolaievna.
El juez le empezó entonces a hacer preguntas al oficial como si se tratase de un ladrón de caballos. Pero el valiente Tekintzi insistió una y otra vez: “…Que ésta Tatiana lleva unos documetos que aseguran su identidad. Que cuando la encontró caminaba en dirección al río Tobol, siempre pretendiendo llegar a Omsk, para ver al general Kolchak. Que hasta ese momento no sabía nada sobre el asesinato de la familia Imperial, pues la primera noticia de esa horrible masacre, se lo dijo precisamente ésta joven. Y que además, las noches de pesadilla y de fiebres que pasó, le confirmaron su identidad verdadera. Asegurando al recalcitrante juez, que no hizo mas que llamar a su Padre, a su Madre y a sus hermanos por sus nombres. Que nadie en tal estado se pone a decir mentiras. Comprobando sus compañeros y él mismo como la fiebre era absolutamente real. Y que por si aun tenía dudas, numerosos detalles conocidos hasta aquí, coincidían con las explicaciones de esa señorita que él habia recogido en el bosque, por lo que iba a realizar todos los pasos necesarios, con la intención de ayudar sin tardanza a ésta Gran Duquesa salvada milagrosamente, que ahora se recuperaba de sus heridas a orillas del río Tobol. Haciendo todo ésto por ella, por su devoción al Zar, por Rusia y por el honor a la verdad sobre lo que realmente ocurrió en la “Casa Ipatiev”.
El juez no parecía comprender que beneficios podría aportar a los blancos, la “Salvación” de una de las Grandes Duquesas. Y aún declarándose ferviente enemigo de los rojos, parecía dudar sobre la utilidad de un miembro de la familia Imperial, en el intento de salvar la situación en Rusia.
Como se quedó pensando y reflexionando sobre la actitud a tomar de cara al oficial musulmán, aprovechó para irse, asegurando antes al juez que “mañana mismo se incorporaría al frente”.
Esa misma noche, a escondidas con su ayudante, huyeron hacía los mismos bosques recorridos no hacía mucho, dirigiéndose a galope hacia la isba donde se les esperaba con impaciencia…
Conforme contaba todo ésto, me quedé consternada.
El Tekintzi hizo muy bien en abandonar rápidamente ésta ciudad, pues corría un gran riesgo de ser arrestado al dia siguiente, para ser fusilado y así cerrarle la boca para siempre.
El oficial y sus compañeros, contrariados por el giro que tomaban los acontecimientos, se reunieron para hablar en mí presencia. Siendo la decisión unánime: al contarle al juez que estaba convaleciente en una isba cerca de una ciudad por el río Tobol, no se podía perder ni un instante: Hacía falta dirigirse hacia el Sur a toda la velocidad que pudiesen aguantar las patas de los caballos, evitando todo contacto con las autoridades de las ciudades y con cualquier militar.
Quizás lo mejor hubiera sido llegar a Crimea donde se encontraba mi abuela, pero según iban las cosas, el oficial Tekintzi me aconsejó que, vistos mis documentos, abandonara Rusia, acompáñandome solo él, ya que despues de lo visto en Omsk y en Ekaterinburgo, no les quedaba la mas minima intención de servir en ese nuevo ejercito blanco que parecían formar un conjunto de altos oficiales y subordinados, todos unos oportunistas, deseosos de repartirse el pastel de la inmensa Rusia, pero para nada queriendo restablecer a los Zares.
Por tanto, iriamos a sus tierras natales, para enseguida pasar a los paises árabes del exterior, para que una vez en el extranjero, reconocida como la Gran Duquesa Tatiana Nicolaievna, reunirnos en Crimea.
Siendo entonces el buen momento para entrar a mi servicio, con el objetivo de ayudar a exterminar a toda la morralla roja de la Tierra Rusa, a los aprovechados, y a los traidores.
Conviene que, en efecto, éste reconocimiento internacional hacia mi persona, coincida con los deseos de Papá, siendo lo que mas urgía conseguir.
Con esta idea fija en mi cabeza, nos dirigimos sobre nuestras monturas en dirección al Sur.
Finales de agosto de 1918
Llegué a Taschkent acompañada de los guardias musulmanes, dudando allí de desprenderme de dos de las pequeñas piedras preciosas que llevaba camufladas recubiertas de tela, a manera de botones sobre mi blusa, la falda y las mangas. El oficial se encargaría de las transacciones.
En esta ciudad pagué a los hombres que me acompañaban, quienes después de pensarlo muy bien, se separaron, volviendo a sus casas, mientras el oficial aceptó quedarse conmigo, al menos durante el trayecto que hiciese por territorio Ruso.
Salimos enseguida hacia Kabul.
Pero al pasar por un pueblo, en el momento de comprar una caballeria nueva, se produjo un desgraciado incidente: el oficial es arrestado, resistiéndose a balazos.
Al principio no comprendí porque sucedió todo ésto, pero después por los comentarios de quienes lo vieron, supe que mi protector lo hizo por salvarme de un gran peligro, pues unos ladrones de caminos tenían intención de jugármela.
El oficial Tekintzi mató al jefe , así que durante esos instantes se olvidaron de mí, pudiéndo perderme de su vista, aprovechando para esconderme por detrás del montón de los curiosos.
Pero esos ladrones parecían ser muchos.
Uno de ellos hizo un gesto en dirección a mi montura dejada al lado de un muro; entonces, tres de ellos registraron la alforja de cuero suspendida de la silla. Mientras que otros se ponen a chillar y atropellar a las mujeres y los niños, aunque no dándose cuenta de donde estaba.
Muy pronto el oficial es conducido ante una especie de consejo de guerra, siendo inmediatamente fusilado.
Desde los primeros momentos de todo ésto, yo muy nerviosa, pretendí intervenir entregado mis joyas, pero unos ancianos me aconsejaron no hacer nada, escondiéndome entre unos fardos negros que olían muy mal.
A ningún precio podian caer mis documentos entre manos criminales.
Segun decían los viajeros, el jefe de éstos ladrones pasaba por ser un rufián, jactándose de violar a cantidad de mujeres refugiadas, después de vaciadas sus bolsas y de desnudarlas para buscar sus joyas; para enseguida -después de divertirse con ellas- estrangularlas o dejarlas a sus hombres, quienes se aprovechaban aún más de estas desgraciadas.
Por eso, la población estuvo contenta de su muerte, considerando al oficial Tekintzi como valiente y un héroe. No pudiendo impedir que yo llorase la pérdida de tan leal y honesto servidor .
Gracias a los viejos y a algunas mujeres que temblaban como hojas de abedul, pude cubrir mi cabeza y las espaldas con un gran pañuelo oscuro, abandonando en compañia de unas gentes de la caravana, estos lugares demasiado peligrosos para mí.
Me daba cuenta que por primera vez caminaba en medio del pueblo, vestida a la manera de las mujeres de la región, aunque todavia debía mantenerme callada lo más posible, siempre pasando por la más humilde de entre ellas, para lo cual me procuré ropas y sandalias algo más cómodas.
Fin de septiembre de 1918 (?)
Al fin salí de nuestra Santa Tierra Rusa, un día, a la caida del sol, entrando en Kabul.
A lo largo del camino fuí cogiendo algunas palabras en el idioma de estas extrañas tierras.
Para llegar a Kabul, tuve que recorrer muchas verstas, a veces a pie y a veces a lomos de una mula comprada por mí, a instancias de un anciano, pues aunque esa caravana llevaba algunas bestias de tiro para llevar a su familia, eran insuficientes para todas las mujeres y los niños.
Frecuentemente tuve que prestar mi montura a las mujeres más fatigadas. Llegó un día que dejé éste modo de locomoción, siendo incapaz de reconocer, si era mas fatigoso ir a pie o cabalgar a lomos de la mula.
De vez en cuando, en las paradas necesarias, continuaba cambiando anillos y otras piezas pequeñas por dinero local, o por la comida que ofrecían a la caravana.
En el mismo Taschkent, nada más llegar, pude cambiar unos de mis diamantes, por anillos de oro y unos collares de plata, a fin de facilitarme las próximas operaciones, siendo ese el momento cuando los comerciantes nos denunciaron a esa banda de ladrones.
Me mostré generosa con el anciano y su numerosa familia, pues fueron muy buenos conmigo, ya que en ningún momento me hicieron preguntas, ni hicieron comentarios sobre mí conducta y maneras. Disimulando ellos no suponer mis orígenes, sobre todo a las horas de la comida, algo que parecía evidente.
Igualmente me ayudaron a pasar los numerosos controles, sobre todo de ladrones, que tanto pululaban a lo largo del camino.
Pude pasear ya por las calles de Kabul como cualquier mujer del pueblo, pues mis humildes ropas no llamaban para nada la atención.
Compraba mis alimentos en los bazares, comiendo a la sombra de los árboles, mientras que de noche dormía en una casa de unas gentes conocidas del anciano.
Fin de octubre y primera quincena de noviembre de 1918
Finalmente conseguí viajar hasta Cachemira, la capital de Rawalpindi.
Marché a veces a pié y a veces a lomos de mulas. y en los últimos tramos sobre un viejo caballo, obtenido con el cambio de un anillo de novia.
Papá y mamá me recomendaban siempre dirigirme a personas religiosas importantes que tuviesen fama de hombres buenos, íntegros y piadosos. El oficial Tekintzi me aconsejó la misma cosa, hablándome del jefe espiritual de los musulmanes de ésta ciudad, como una persona que reunía todas essas condiciones deseadas.
Siendo indudable que lo encontré.
Alguien que me recibió muy bien, con mucho respeto y sin vacilar por un momento que yo fuera de una noble familia rusa.
Al principio no intenté confiarle mi verdadera identidad, aunque asegurándole siempre proceder de la familia Romanov.
Ponía la expresión de creerme, pero en otros momentos parecía que me tomaba por una simple institutriz de los Romanov, o de otra de las familias importantes rusas.
Desde el principio apaciguó todos mis temores, asegurándome una plena libertad de acción por la ciudad, dándome garantías sobre mi seguridad, recomendándome una casa donde unas buenas mujeres me acojerían con gusto.
Tranquilizada por este lado, al dia siguiente pude cambiar mis vestidos del pueblo, por otros un poco más refinados pero sin exageración
Esas mujeres de la residéncia me ayudaron en las compras, ocupándose en atender mis gustos.
Casi cada dia visitaba al chammán en su mezquita, hablando los dos de Rusia -que conocía muy bien- de las lejanas tierras árabes, de Arabia y del próximo oriente.
Me describió La Meca, que él visitaba muchas veces en el curso de sus peregrinajes. También me habló de Damasco, de Jerusalen…
Yo le hablé del proyecto de acercarme lo más posible a Rusia, es decir, a la costa de Crimea, con la esperanza de ver a mi abuela.
Comentábamos de vez en cuando las noticias venidas de la guerra y del próximo oriente.
Mi protector me aseguró conocer particularmente bien al rey del Hedjaz, actualmente tambien rey de Siria, por haber sido su mejor amigo en Arabia, como Gran Cherif de La Meca.
Conociendo igualmente a sus hijos, unos audaces y enérgicos árabes que se sublevaron contra los turcos. Pero sobre todo, al más noble, elegante, inteligente y refinado de todos, al emir Faisal ibn Hussein Al Alí, quien dirigió con tenacidad la revuelta árabe, llevando sus fuerzas rápidamente hasta territorio Turco, que había liberado hacía poco a Damasco y que por eso, los días del Imperio Otomano parecían contados.
El anciano me habló tanto del “León Hussein ” y de su hijo, el valeroso Emir Faisal, que no paraba de soñar con ellos por las noches.
Si yo llegaba a Damasco y las tropas árabes que acompañaban a los ejércitos ingleses llegaban hasta Turquía, -lo que es decir hasta Constantinopla mismo- sería como un juego para mí entrar en Crimea. (Si esta región nuestra, todavia se encontrase libre de los rojos). Por lo que podría hacerme reconocer como Zarina Regente de todas las Rusias, gracias a los documentos llevados día y noche entre mi blusa y mi piel.
De todas maneras, en el caso de encontrarme en dificultades me iría a Rumanía, puesto que allí, ya en compañia de mi familia no tendría nada que temer, para desde éste pais volver a entrar sin lucha en nuestra Bienamada patria.
A fuerza de conversar con el Jefe Religioso de estos proyectos, finalmente llegó a la conclusión de que yo era una Romanov.
Me dió un documento con una nueva identidad elegida entre los dos: Miss Tati Romaní.
Además, me facilitó dos cartas de recomendación, una para llevarla a una personalidad de Bombay, y la otra, la más importante, para el Rey del Hedjaz y de Siria, Hussein Ibn Alí, o bien, en su defecto para su hijo, el Emir Faisal.
Después de separarme de éste gran amigo de Rawalpindi, cogí el tren, llegando hasta Hiderabad, en un viaje muy largo y cansado.
Visitando esta ciudad-que me gustó mucho- vendiendo algunas piedras pequeñas a fin de permitirme comprar vestidos y otros efectos de aseo.
Me vestía completamente a la manera de las hindúes y procurando en lo posible arreglarme como ellas.
Algo que extrañaba a casi todos los comerciantes era el comprobar mi confusión al intentar comprenderles, además, empleaba muchas palabras inglesas. Teniendo en cuenta no charlar demasiado, limitándome a señalar con el dedo, o soplar, sacudir y mover la cabeza según los precios expuestos. Pero en ningún sitio tenía muchas ganas de abrir la boca.
Si salía sin comprar nada, un empleado venía corriendo detrás, rebajando los precios cada vez más.
Al cabo de unos días tuve que continuar viaje hasta Bombay, siempre en tren.
Una vez allí, fuí enseguida a casa de unos amigos del Jefe Religioso de Rawalpindi, unas personas que me abrazaron con afecto.
En esta ciudad me enteré de que la guerra había terminado, aunque por eso no parecía que los sucesos de Rusia mejorasen. Además, la situación se presentaba confusa, asi que podia correr riesgos por allí.
Queria evitar el contacto con las autoridades inglesas y francesas antes de recibir el apoyo de mi familia, para después ser reconocida por los rusos como su Zarina Regente.
——————————————————————————–

Aquí termina la traducción, del ruso al francés, hecha por la señora Escaliers, del Diario escrito por mi madre en 1919, -desde julio a septiembre- en su residenvia del Castillo, en Damasco, calle Mohajerim.Lo que sigue ahora proviene exclusivamente de mis recuerdos, por haberlos escuchado de los labios precisamente de la dama de compañía de “Miss Tatia Romani”. Quien le contaba a mi tata, que mi Madre se vió obligada a quedarse por algún tiempo en Bombay, que unos amigos la alojaron en una casa adornada con unas largas terrazas que daban el mar, por donde ella veía entrar y salir muchos barcos, sobre todo de pescadores, que por las mañanas venían a traerle los pescados en unas cestas de mimbre, para que mi Madre los eligiese.
Las calles de la ciudad bajaban desde esa casa hacía el mar, disponiendo algunas calles de toldos colgados, a fin de impedir que directamente pasaran los rayos del sol.En ese momento, mi tata interrumpió a la señora, diciendo que ella “había visto algo igual en Andalucia y en Barcelona y que en esta ciudad se vendía el pescado de la misma manera”.
(Siendo ésto del todo falso, según lo pude comprobar más adelante). La señora egipcia le contradijo, asegurándole conocer un poco Barcelona, diciéndole que esta ciudad portuaria, “no resiste ni un punto de comparación con Bombay”.
En ese momento de la conversación, esta señora explicó una vez más, como vino a ser primero la dama de compañía de la Gran Duquesa, para después ser mi niñera y al decir ésto comenzó a manifestar un deseo casi incontenible de cubrirme el rostro de besos, lo que no gustó demasiado a mi tata. Contó que los amigos de Bombay aconsejaron a mi madre el tomar a su servicio a una señora de compañía, no teniendo inconveniente en hacer ellos mismos las gestiones necesarias.
Y he aquí que como resultado, una señora, creo que viuda, de nacionalidad egipcia, entra en escena. Hablaba árabe, un poco de hindú, el inglés suficientemente y mal el español, por haber acompañado una vez a una pareja americana a La Habana (siendo este hecho de gran importancia para mi, y el origen de encontrarme en este momento escribiendo en Barcelona. Siendo éste el instrumento de la fatalidad, aunque de todas maneras, mi Destino debía conducirme irremediablemente a esta ciudad).
Esta futura niñera tenía un nombre que jamás he podido retener, debido a que solo lo escuché pronunciar tres o cuatro veces por mi tata cuando yo era niño. No obstante lo he tenido mucho tiempo en la punta de la lengua. Hasta en una ocasión, como mi tata me hablaba de esta señora y yo quería decir su nombre, le dije:- ¡Ah!… ¿La señora Mindret?
-No, no. La señora Mindret es una cliente y no tiene nada que ver contigo. Te confundes…
-Entonces, ¿cómo se llamaba?, no puedo acordarme…
Pero mi tata no respondía
-¿Qué nombre tenía?. Dímelo tata.
Pero esta ladrona de huérfano tenía que callarse. Ella sabía muy bien que a partir de mis catorce o quince años se me respondería como era debido y que por eso no olvidaría más ese nombre. La última vez que escuché relatar todo ésto a mi ex-niñera, debía tener alrededor de los trece años. Me acuerdo bien: ella llegó de improviso desde París, como una auténtica ventolera. Se dirigía a Marsella para embarcarse, pues estaba al servicio de una pareja de franceses que vivían en Tonkin. Estos patronos tomaron el barco en El Havre, mientras que ella les pidió el favor de hacer el viaje por tren, via Nimes y Alés, con el objeto de verme, cosa a la que accedieron.
Mi ex-niñera se puso a contar también como la hijita de estas gentes, muy pequeña, fué un día capturada de la casa por un gran mono que la llevó al bosque -un poco como la historia de Tarzán- hasta que finalmente su padre organizó una batida con todos los hombres disponibles, encontrando a su hija en una colonia de monos, sin haberle pasado nada malo.
(quizás fué mi tata quien contó ésto, después de haberselo contado una de sus clientes. Mi nurse debía estar empleada en las Indias). Recuerdo perfectamente a esta niñera: era muy delgada, vistiendo de negro de la cabeza a los pies, con una piel también muy oscura. Llevaba un vestido entallado, una falda y un pequeño sombrero rodeado de un volado, rematado por una ligera pluma blanca.Hablaba mucho, dejando ver sus dientes cuando sonreia. La vi en tres ocasiones: la primera en 1924, en Egipto y las dos siguientes en Alès. Visitas suyas que recuerdo vivamente. La primera en 1929 quizás en el mes de mayo o junio, un poco después del mediodia, o antes de la una, pues mi tata me hizo retrasar mi entrada en la escuela teniendo que decir mentiras. Ella no quería que me quedase en casa hasta que se marchase, a fin de impedirme escuchar las numerosas referéncias sobre mi madre.

Una actitud que asombra mucho de esta mujer y también de la buena de mi otra tata -la Gregoria- era que no paraba de escuchar las conversaciones con la oreja pegada en las paredes. Otra vez, fue en 1933 o 1934, igualmente en verano, durante las vacaciones. En estas dos visitas esta señora, declaró ser mi “nurse” (niñera), empleando esta palabra inglesa, la cual se me quedó grabada en mi memoria. Tampoco paró de repetir mi nombre, explicando las razones de mi Madre para dármelo: La Biblia… Damasco…etc.

Muy a menudo me abrazaba como nadie lo ha hecho – a parte de algunos besos de la señora Sauvage, la mujer del alcalde de la ciudad de Alès, durante 1925-26-27. No me acuerdo haber recibido otros abrazos así en toda mi vida. Jamás, jamás. En ninguna circunstancia. Pues ni cuando la fiebre devoraba mi cuerpo y me trastornaba el espiritu, mi tata me abrazó ni una sola vez.

Fin de mayo de 1919

Miss Tatia Romaní y su dama de compañía llegaron por barco a Beirut, una ciudad ocupada entonces por los franceses. Como mi futura Madre les temía, prefirió evitarlos, a pesar de tener sus papeles con el visado inglés dándole cierto valor, pues los amigos de Bombay le aseguraron que con ellos no correría ningún riesgo.
Las dos mujeres se instalan en un hotel situado en el viejo barrio turco.
Mi futura Madre y mi futura niñera, hicieron su entrada en Damasco en taxi, dirigiéndose enseguida a la residencia del Emir Faisal. (En 1973, era la embajada de Francia la que ocupaba esa residencia).
Delante de la puerta, les reciben los centinelas y un oficial árabe, marchándose a informar.
Los minutos se hacen largos.
Se les invita a sentarse ofreciéndoles café y té, según las costumbres árabes.
Al fin vuelve el oficial: la via se encuentra libre y el Emir les concede audiencia.
La Gran Duquesa y su dama de compañía atraviesan un patio para entrar después en una sala con los muros encalados.
De improviso, un hombre avanza en su dirección vestido con un uniforme de alto oficial del ejército inglés.
La Gran Duquesa Tatiana Nicolaievna, Heredera Regente del Trono de los Zares de la Santa Rusia, tenía delante al legendario Emir Faisal, hijo del Rey de la Hedjaz y de Siria, Victorioso de los Turcos, futuro Rey de Siria y muy pronto Rey del Irak.
Este HECHO, previsto por la Santa Bibele, por San Gregori Efimovitch, por mi Abuela la Gran Duquesa Aliss de Hesse, Zarina Alexandra Feodorovna y por mi Abuelo, el Zar Nicolás II, se realizaba, siendo el Reencuentro del mundo Arabe con la Eterna Rusia. La Historia escrita hace miles de años seguía su curso inexorablemente y con total precisión.
Ni mi Madre, ni mi Padre sabían en esos momentos que su propia Suerte estaba escrita un Día por Dios, en Bibelos y que EL se encontraba presente en ese encuentro producido en Damasco.
A pesar de los grandes sufrimientos que le esperaban a mi padre, esta vez ningún Teodos le convencería de dejarle por piedad, el delta del Nilo, pues…
LA PIEDAD ES UNA DEBILIDAD QUE LOS JUSTOS NO PUEDEN PERMITIRSE
Este Diario fue publicado en francés en 1990.
Iba incluído en las primeras páginas del libro titulado OPERATION ALISS
escrito por A. Eleazar Romanov, quien afirma ser el hijo legítimo de
la Gran Duquesa Tatiana Nikolaievna Romanov,
la única superviviente de la Familia Real Rusa e hija del Zar Nicolás II
Tatiana_Nikolaevna


----------------------




Junio 2007
El origen de los humanos de razas blanca y amarilla es extraterrestre: Llegaron a la Tierra hace miles de años, trayendo consigo sus civilizaciones y conocimientos técnicos.


Contenido
  • Leendanik - "Desde El Principio" - Recopilación Ordenada Cronológicamente de La Historia Escrita por Alman Según Los Relatos y Otros Textos de Alexandre Eleazar


Acerca de Alexandre Eleazar

Alexandre nació en Damasco en 1920 y falleció en Barcelona en diciembre de 2004. Huérfano a los trece años pasó su infancia y parte de su juventud en Francia.
En 1965 y en la ciudad de Barcelona, convencido de que el actual conocimiento sobre los hechos del pasado estaba equivocado se puso a la tarea de descubrir el secreto de las antiguas escrituras reputadas indescifrables.

Tras dos años de arduos esfuerzos logra interpretar su primer texto en escritura Ibérica, valiéndose de la lengua Euskera que resultó ser la más antigua de las habladas en la Tierra.
Este primer texto era el conocido con la denominación de "Plomo de la Serreta de Alcoy" hallado en unas excavaciones en 1922.
Alexandre Eleazar
 
Luego, al estudiar en profundidad bastantes grafías, incluidos los jeroglíficos egipcios, así como los vocablos y expresiones empleados, llegó al convencimiento de que los antiguos se sirvieron en primer lugar de una sola y única lengua: el Elengoa, el cual su pariente lingüístico más cercano aún existiendo en la actualidad es el Euskera.

Se dio cuenta igualmente que a partir de ella se crearon una infinidad de modismos, los cuales tuvo que utilizar constantemente. Esto le permitió traducir numerosos textos, obteniendo así cuantiosas y valiosas informaciones procedentes directamente de los escritores, historiadores y Reyes que habitaron la Península Ibérica hace más de 5.000 años.
El Telón del gran teatro de la Historia se levantaba para este investigador incansable.

Con los éxitos logrados en el campo de la interpretación de los signos íberos y otros de parecida textura gráfica, decidió aplicar el sistema de traducción a los jeroglíficos egipcios, comprobando - y no sin gran asombro - que este funcionaba a la perfección, echando así por tierra las afirmaciones y teorías enunciadas por Champolion y por otros acerca de la interpretación y traducción de los textos egipcios.
Pudo observar como tales teorías estaban equivocadas principalmente a causa de que los investigadores no conocen cuál era el lenguaje hablado por los egipcios, siendo este una derivación del Elengoa y por tanto más parecido al euskera que a las ramas lingüísticas semita o copta.
Como consecuencia de ello, los egiptólogos actuales interpretan mal el verdadero significado de los signos jeroglíficos, cometiendo en esencia hasta un 90% de errores en sus traducciones, las cuales por ello quedan muy incompletas e incoherentes.

En su fase postrera, el investigador se decidió por la traducción de textos en escritura cuneiforme. Descubrió, en contra de lo que afirman los estudiosos del tema, que dicha escritura no es jeroglífica sino que se fundamenta en una forma de criptografía, que consta de un elemento semántico clave y un conjunto de componentes aglutinados en torno a este que lo complementan morfológicamente.
Si no se conoce el elemento clave actuando de semantema es imposible darle un significado correcto a los tres, cuatro o cinco signos precedentes e incluso todos los demás del texto, por desconocerse el tema básico sobre el cual trata un texto determinado.
Este es el famoso disco de Faistos hallado en la isla de Creta

 
"Trabajé exhaustivamente con textos Ibéricos
mas el que me dio aquella llave
fue el llamado disco de Faistos.
A partir de su lectura correcta
pude traducir mi primer texto Ibérico."
A. Eleazar

Después de dos décadas de exhaustivas investigaciones y descubrimientos prodigiosos, Alexandre Eleazar publica en 1985 y en Barcelona un densísimo libro titulado "Los Bere", en el cual revela el resultado de tantos años de desvelos y sacrificios.
Este libro es el primero de una serie en proyecto junto a "Los Paios" y "La Bibele" de próxima publicación.

Participa en varias conferencias y realiza diversos artículos en la prensa, no obteniendo respuesta por parte de historiadores ni de organismos oficiales.
Alexandre esperaba que desde el principio de conocerse el contenido de su obra por el público y en especial por los historiadores y arqueólogos, estos confrontaran y discutieran sus investigaciones, pero no ocurrió así. Haciendo honor a la verdad - y pese a los esfuerzos hechos por él mismo en este sentido - el libro tuvo escaso eco, pasando casi desapercibido por los interesados en temas históricos.
Los medios de comunicación apenas lo comentaron. Los investigadores, arqueólogos y demás estudiosos del pasado enmudecieron ante su aparición en el mercado.

El porqué de tanto mutismo se explica en que "Los Bere" es un libro demasiado peligroso para algunos ya que pone en entredicho el esquema histórico urdido, a través de los siglos, por aquellos que controlan los destinos de la humanidad. En su primer libro, el autor ha tenido la consideración de no explicar en detalle el sistema, fundamentos y documentación utilizada para llegar a sus asombrosas conclusiones.
Actuó así con el fin de que los versados en iberismo y escrituras antiguas le pusieran en duda y le acusaran de inconsistente. Intentaba así levantar polémica y que le desacreditaran con el fin de poder después, en una gran conferencia pública, exponer a todos sus detractores los detalles de su metodología investigativa y los fundamentos científicos de sus afirmaciones.
Pero no pudo ser así ya que se impuso un velo de silencio en torno a su persona y su obra.

Hay que destacar el hecho bien patente, para la mayoría de los estudiosos de la materia, de que existe un periodo casi en blanco en la Historia, el cual va desde el siglo IV al XV de nuestra Era.
En este periodo se produjo la mayor mutilación de la cultura y destrucción de la Historia que se haya hecho jamás. Puede decirse que desde la proclamación de Constantino, como Jerarca absoluto de la Iglesia de Roma, se estableció una línea clara de demarcación por la cual todo aquello que estaba en conforme acuerdo con los postulados de esa Iglesia era exaltado y promovido, y lo demás debía ser destruido.
Esta es la causa principal de que la Historia Antigua haya llegado hasta nosotros muy mutilada, intencionalmente tergiversada y transformada de tal modo que hoy en día apenas sabemos con exactitud nada de ella.
Así, todos los libros de conocimiento público de aquellos tiempos, incluidos los llamados "clásicos", son los únicos que los poderes imperantes de los pueblos han dejado subsistir y ello por ser libros y textos elaborados siguiendo unas premisas bien precisas que en ningún caso pretenden aclarar los acontecimientos del pasado, sino que bien al contrario, los falsean.

De suerte que han llegado hasta nosotros muchos documentos escritos que, por ser en aquellos tiempos ya indescifrables y otros habiéndose descubierto en excavaciones arqueológicas actuales, se han salvado de la quema. Siendo numerosos en verdad los conservados en muros, columnas, obeliscos, pinturas, tumbas y esculturas hallados en Egipto al igual que los desenterrados en Mesopotamia y Oriente Medio escritos en cuneiforme.
También unimos a ellos los textos ibéricos, de los cuales existen más de un millar, los etruscos, los griegos arcaicos y otros -también muy numerosos- encontrados en todas las tierras bañadas por el Mediterráneo, incluidas las de África y Oriente Medio.
Con todo este inmenso material, el cual ha podido descifrar en parte Alexandre Eleazar, se ha podido reconstruir de nuevo el relato histórico de la humanidad.

Regresar al Contenido

 
Después de varias décadas de investigaciones Alexandre Eleazar publicó en 1985 el primer libro, titulado "Los Bere", de una serie en proyecto (Los Paios, La Bibele).

Participó en varias conferencias y realizó diversos artículos en la prensa, no obteniendo respuesta por parte de historiadores ni de organismos oficiales.
Pueden ver los dos artículos, uno en el Periódico de Aragón, y el otro en el Diario16 (click en imágenes abajo).
Según relataba el investigador Alexandre Eleazar:
"Como saben en toda Europa hubo cientos de filólogos y estudiosos de toda índole los cuales buscaron el secreto de las antiguas escrituras, pues bien, tras un gran esfuerzo para descifrar todos los textos que me caían en las manos pude leer algunos procedentes de los Paios que se hallaban en las paredes de los monumentos y en los museos, supe que ciudades como Shanghai y Cantón fueron pobladas por Aragoneses, pude comprobar como Champollion no descubrió nada referente a los jeroglíficos egipcios y puedo demostrar la exactitud de mis afirmaciones.

Mayormente he utilizado las siguientes lenguas: el Elengoa, el Ibérico, el Uko, el Aragonés, el Patués (de Egipto) y el Palestín, llegando así a descifrar todo tipo de escrituras antiguas, como se puede comprobar en el libro "Los Bere" y en "Los Paios" de próxima publicación."

"Cuando alguien escribe sobre un tema estrafalario cuyas fantasías esconden la verdad, engaña a las gentes y los lectores se pierden en pensamientos escabrosos, oscuros y terroríficos, entonces es considerado por la sociedad actual como un buen autor y los editores le dan premios por saber que así venderán bien sus libros. El pueblo se pregunta muchas cuestiones de nuestros antepasados, pero los gobernantes de toda la vida les hacen creer en cualquier cosa, en esoterismo, en revistas que presentan artículos sobre el "diablo", los ovnis y lo del más allá. Admiten esas cosas raras porque sueñan con lo extraordinario y no les importa si es cierto o mentira."

"Los que dirigen las conciencias de las gentes y planifican el grado de sabiduría de los estudiosos o pensadores, se oponen a cuanto digo y expongo. No les gustan mis conocimientos y no quieren que se sepa que he descubierto la lengua y el alfabeto de los íberos, ni tampoco que sea la única persona que puede traducir los jeroglíficos egipcios y los textos cuneiformes.

Me hacen la guerra, saboteando la venta de mis libros porque la mayoría de los libreros son esclavos suyos. Obedecen ciegamente y no les importa ni Dios ni la segunda vida, mientras estén en la línea de conducta fijada por los falseadores de la Historia. No les importan sus antepasados. No les importan los gritos de los muertos asesinados a golpes de machete.

Reniegan de los que desaparecieron de esta vida. Estos ya no pueden darles ningún beneficio mientras que sus Amos les han facilitado sus vidas terrestres, porque son dóciles y obedientes."

A la luz de lo descubierto gracias al desciframiento de más de un millar de textos y con el auxilio de documentos inéditos y custodiados desde hace miles de años esto es, en resumen, lo que se pretende ocultar a la opinión pública mundial con respecto a la Historia de la Humanidad:
  1. Tanto el hombre blanco como el de la raza amarilla no son originarios de esta Tierra sino que vinieron en naves interestelares de otros Globos terrestres. Los de raza amarilla (los PALE o PAIOS) llegaron hace aproximadamente 17.000 años. Los de raza blanca (los EDU o BERE) lo hicieron, según el computo de tiempo efectuado de documentos traducidos de gran antigüedad, hace 12.880 años casi con exactitud contado desde el año actual (2004).
     
  2. La raza negra es autóctona de esta Tierra apareciendo la misma - tal y como es ahora - al menos hace más de 300.000 años. Las culturas blanca y amarilla eran diferentes en muchos aspectos, en especial por creer los primeros en dios todopoderoso y Dios Be, y los segundos por adorar a Dios Padre o los Dioses Padres, que asociaron al Sol que se convirtió por este motivo en símbolo de su divinidad.
     
  3. Los de raza amarilla se consideraban hijos del Sol, al que tenían por su Pâ, Padre, por ello se llamaron Paio: de PA = Padre (Creador) I = letra representativa del hombre, el macho y O = letra representativa de la mujer, la hembra. O sea todos los hombres y mujeres de Pâ. Los Paios también llamaron a Dios/es Padre/s con el calificativo de Râ: el Creador, el Hacedor.
     
  4. Los de raza blanca (los Bere) creían en dios todopoderoso, llamado también JAUNGOIKO: "Señor de los Cielos". Se denominaba así a Aquel de entre los más sabios del Cielo, quien había conseguido desentrañar los misterios de Râ siendo capaz de crear como él y perfeccionar sus creaciones. Para los Bere, Jaungoiko era el Gobernante de los Cielos al cual debían obediencia en honor a su demostrada sabiduría y justeza. También creían en Dios BE (Dios "Segundo" en lengua EDUEN), quien siendo el ZAR de los ELE era el Heredero al Trono del Reino de los Cielos.
     
  5. La raza blanca en esta Tierra fue generada a partir del esperma del Zar de los ELE (estirpe blanca de hombres que habitan los Globos antiguamente conocidos como ELISEO) al cual, el mismísimo Jaungoiko le encomendó la Misión de crear la raza blanca en este Globo terrestre.
     
  6. Para llevar a cabo dicha Misión, el Señor de los Cielos bendijo la boda del Zar de los Ele con su Hija MAISTATU, la cual sería luego conocida en la Tierra con el nombre de MARIA.
     
  7. Debido a un accidente acaecido a bordo de la nave que los portaba a este Globo terrestre rumbo a su Misión, el Zar de los Ele perdió la vida. Pero se pudo conservar el semen de su cuerpo maltrecho.
     
  8. En el año 10.876 antes de nuestra Era, la nave estelar de Baleden tripulada por las tres MARIAS (palabra queriendo decir "Cosmonautas") aterriza en este Globo terrestre, en el lugar actualmente conocido como México y no muy lejos de su capital. A esta región se la llamó después AMERIK que en lengua Eduen significa "El contacto final", o sea la tierra donde finalmente se posó la nave después de dar siete vueltas en torno a la Tierra.
     
  9. Una vez en la Tierra, el semen conservado del Zar de los Ele fue introducido (por inseminación artificial) en la matriz de Maria la cual, nueve meses después concibió al BEBE: "el pequeño Be". Así pudo volver a tomar cuerpo (por transmigración anímica) el Zar de los Ele quien, de esta manera, fue el primer Hombre blanco nacido en esta Tierra y Hacedor después de toda la raza Bere. Maria es, por tanto, la Abuela de la Humanidad Blanca.
     
  10. El Be fue apodado por los Paios con el apodo de IEZUS que quiere decir "creado sin el auxilio de varón". Después en el tiempo y en toda la Tierra se le conocería más con este nombre que con otros como GOBERIEL (Gabriel), ELEAZAR (Zar de los Ele), EL, etc.
     
  11. Estos son los legítimos y originales personajes de IEZUS y de MARIA, los cuales jamás nacieron en Tierra Santa (TARSAIS) ni fueron protagonistas de los episodios narrados en los evangelios cristianos. Iezus no murió crucificado sino de muerte natural y en su lecho de DAETXEBEIL (actual Byblos) en el año 10.094 antes de nuestra Era.
     
  12. Iezus fue enterrado en donde hoy se yerguen las ruinas del llamado Templo de Salomón en Jerusalén. Su tumba fue conocida indistintamente con los nombres de DABEDA o ELKUDAIS. Maria fue enterrada en una Necrópolis especialmente construida para tal fin en BALBEK. Esta Necrópolis sufrió importantes destrozos tras el Golpe (Diluvio Universal), por lo que el sarcófago fue llevado por los árabes a SEIRI (actual ciudad de Damasco).
     
  13. Debido al espantoso crimen cometido por los KAIN (judíos) al asesinar a Maria - hija de dios todopoderoso - en OBEIDU (El Obeid, Sudán), Jaungoiko decide castigar a la Humanidad y recordarles que su Inmenso Poder y Voluntad están presentes en los actos de los Hombres. Así se produjo el Golpe hace 12.103 años, el cual se recuerda aún en todas las leyendas de los pueblos de esta Tierra y ha sido llamado de numerosas maneras siendo la más conocida la del Diluvio Universal.
     
  14. Nadie ha sido capaz de explicar con exactitud el porqué del odio ancestral de los Bere y los Paios en contra de los Kain (judíos) pero, lo cierto es que en un principio y durante milenios fueron perseguidos y maldecidos por ser cómplices del espantoso asesinato de Maria (la cual fue apedreada por ellos en su estancia en la ciudad de OBEIDU). Los motivos ahora esgrimidos para explicar su constante condición de raza errante y maldita no son más que un lamentable intento de querer explicar una causa ya hace siglos olvidada.
     
  15. El Golpe produjo formidables cambios geológicos y climáticos en la Tierra. Este se produjo por la aproximación deliberada por Dios a nuestro Globo terrestre de un astro el cual rozó ciertas zonas de la Tierra. De la fricción gravitacional producida por este astro teledirigido grandes áreas de la Tierra quedaron calcinadas a causa del inmenso calor generado. Los polos terrestres se vieron alterados y ello produjo numerosos terremotos de escala apocalíptica. Donde antes había llanuras se alzaron cordilleras enteras de montañas mientras que otros lugares fueron hundidos en las aguas de los océanos y mares. A causa del Golpe las tierras del actual continente americano, que antes estaban pegadas a los continentes de África y Europa, se trasladaron miles de kilómetros hacia el Oeste. Estas son las tierras de la Atlántida que se recuerdan aún en muchas leyendas de los pueblos de ambos lados del océano Atlántico. MANOA, la famosa capital de los Paios, quedó cubierta por las nieves en el extremo Sur - ahora separado - del continente americano. El excesivo calor producido por la fricción gravitacional del astro enviado por Dios hizo que la temperatura de la Tierra y de las aguas ascendiera de tal forma que cientos de miles de millones de metros cúbicos de agua se evaporaran cubriendo todo el Globo de una densísima capa de nubes. Días después, al enfriarse las temperaturas, comenzó a llover en todas las latitudes por semanas enteras y con tal fuerza que grandes áreas de la Tierra quedaron cubiertas por las aguas. Este fue el Diluvio Universal.
     
  16. Tres años después del Golpe, el Zar de los Ele acaba de escribir el BIBELE ("El Destino de los BELE") en escritura ANERE (hoy conocida como cuneiforme). En el 10.094 antes de nuestra Era moría en Daetxebeil, llamada después BIBELOS y actualmente Byblos.

     
  17. Después del Golpe, los Paios fundaron su nueva capital en KAIDE (hoy ciudad de Cádiz) y volvieron a crear un Imperio. Los Bere y los Paios estuvieron durante milenios enfrentados en constantes guerras hasta que finalmente el Imperio Paio llegó a dominar toda la Tierra a excepción de un pequeño territorio en la península Ibérica (el interior de Euskadi ) y las tierras de la KARELIE (península Escandinava y Finlandia).
     
  18. El 11 de Enero del año 7.255 de la llegada de las Marias (3.621 antes de nuestra Era) nace, en una ciudad - llamada en aquel entonces BURUGA - situada al Sudoeste de la actual Suecia, la Segunda Encarnación de Dios Be. La ciudad de Buruga, tiempo después y por tal motivo recibiría el nombre de GOTEINBURUGA "Ciudad capital donde nació Dios" (actual Göteborg). El niño Dios fue llamado Alexandre y era hijo del Rey Nikolau, Señor del Reino de ITULE ZORIONEKONA o Karelie (hoy Finlandia, Suecia y Noruega). Este glorioso nacimiento estaba previsto en la Bibele hacía más de 6.000 años atrás.
     
  19. Y tal como está escrito, Alexandre, a la edad de 19 años declara la guerra al Emperador del Imperio Paio de aquel entonces llamado Omaitzoi, haciendo su famoso Llamamiento en KAIFARU (Helsinki) a los Bere de todas las tierras ocupadas para que se alzasen en armas hasta suprimir al Imperio ESPANIOL ("es de los viejos Paios"). Alexandre y sus tropas consiguieron ganar una batalla tras otra haciendo que los Bere creyesen definitivamente que él era, efectivamente, la Segunda Encarnación de Dios Be tan esperada por todos los creyentes. En la Bibele se repetía una y otra vez que Dios Be, en su Segunda Existencia en esta Tierra, doblegaría al León Paio liberando a los Bere de este Globo de su dominio y opresión.
     
  20. Los Paios se hicieron fuertes a todo lo largo de la orilla sur del Sena (Francia). En TROIA (actual ciudad de Troyes) Omaitzoi establecería su Cuartel General y cerca de este se libran las batallas más feroces. Esta fue la famosa Guerra de Troya de la antigüedad que tuvo una duración de diez años. Trece años después del Llamamiento de Alexandre, en el año 3.589 a.E., la fortaleza de Troia cae en manos de los Bere y con ella, poco después, todo el Imperio Paio.
     
  21. Alexandre entrará victorioso en Kaide, la capital del Imperio Paio, y tiempo después liberaría las tierras del Oriente. Allí establecerá la capital (BABEL) de su basto Reino que bautizó con el nombre de ARAGON: "la Creación de Dios". La figura de Alexandre nunca ha podido ser borrada de la historia pese a los numerosos intentos hechos por sus enemigos. Aun hoy se recuerda con el nombre de Alejandro Magno pese a lo que se cuenta de él está muy distorsionado y falseado. Un detalle a tener en cuenta; el rostro de Alexandre está en numerosísimas monedas ibéricas.
     
  22. Después de haber liberado la totalidad del Globo terrestre del dominio del Imperio Paio, Alexandre muere martirizado en la ciudad de Babel, en manos del traidor Iurri, el 18 de marzo del año 3.544 a.E., contando 77 años de edad. Tanto el nacimiento, hechos y muerte de este personaje son hoy explicados de manera muy distorsionada en la conocida biografía oficial de Alejandro Magno. Todos los estudiosos de la vida de este magno personaje parten de la obra Vidas paralelas de Plutarco (siglo II d.C.) y de Anábasis de Arriano (siglo II d.C.). Nuestras fuentes de información son muy anteriores a estas fuentes oficiales, las cuales fueron escritas con el único propósito de narrar unos hechos totalmente distorsionados de la verdad para confundir a los historiadores de entonces y a los del porvenir.
     
  23. La civilización ELEN durará unos 600 años. Durante todo este tiempo los Bere fueron perdiendo territorios en todo el Globo terrestre hasta que los Paios proclamarían el Tercer Imperio Paio, que fue conocido por Imperio de la Medie. Este Imperio tuvo una duración aproximada de dieciocho siglos. A este le sucedería el Cuarto Imperio Paio, el Imperio Paien o Pagano. Al Imperio Paien le sucederá el Imperio Romano-Bere el cual durará hasta el 315 d.C. Actualmente, puede decirse que estamos en el Quinto Imperio Paio.
Esto es, en una muy reducida síntesis, la crónica de la Historia que se nos revela en los más de un millar de documentos descifrados por Alexandre Eleazar en diferentes escrituras antiguas, incluidas los jeroglíficos egipcios y la escritura cuneiforme.
Como puede evidenciarse, nuestra "versión" de la historia es sensiblemente diferente de la relatada por nuestros maestros de Historia.

Nos preguntamos como ha sido posible que, durante siglos y reiteradamente, los serios historiadores y demás investigadores de nuestro pasado hayan caído en tal estado de ignorancia ilustrada.
Creemos sin duda que uno de los motivos ha sido el beber todos ellos de las mismas fuentes de conocimiento: los libros clásicos - principalmente escritos en latín y griego - los cuales fueron elaborados (casi todos) por encargo de gobernantes y autoridades eclesiásticas cuyo interés no era, precisamente, el contar con imparcialidad el verdadero relato de los acontecimientos históricos. Así, la literatura clásica puede ser considerada como ejemplar - quizás - por su pulidez y belleza de estilo pero, en modo alguno, como fundamento del conocimiento histórico de nuestro pasado.
Muchas de estas obras han sido escritas para engañar, para despistar, para manchar la memoria de insignes personajes y sobre todo para ocultar el verdadero origen de la Humanidad y el final último que se le tiene reservado. Los actuales investigadores mostrarían un mayor sentido común si estudiaran con detenimiento otras fuentes de investigación dejando a un lado las ya archimanidas y citadas por la ortodoxia escolástica.
Entonces es posible que empiecen a comprender algunas de las afirmaciones que se exponen aquí.
El Golpe
14 de junio de 2007
 

Divulgación de la Obra de Alexandre Eleazar

Una buena parte de todo lo divulgado aquí con respecto a la Historia de la Humanidad y sus orígenes se fundamenta en los estudios llevados a cabo por el investigador arqueo-lingüista de origen ruso/sirio Alexandre Eleazar.
Convencido de que el actual conocimiento sobre los hechos del pasado estaba equivocado se puso a la tarea de descubrir el secreto de las antiguas escrituras reputadas indescifrables.
 
Queriendo Jaungoiko castigar a los Pales por su comportamiento para con Iezus, las Xurides y toda su descendencia Bere, persiguiéndolos en todo momento para exterminarlos y, en especial, por haber dado muerte a su Hija María en Obeidu (Al-Ubayyid o El Obeid en Sudán) al ser herida por una piedra en la sien, decidió dar su Primer Golpe de Poder.

El Golpe sería el primer aviso para la Humanidad, demostrando con él lo que podría ocurrirles más adelante en caso de no querer acatar los designios del Cielo.

El Be advirtió a los justos en su ONUE (Consejo). Pocos escucharon la advertencia pero el Primer Golpe llegó. Muchos se rieron de quienes creyeron en el ONUE. Éstos, siguiendo instrucciones, construyeron grandes arcas donde guardaron a cuantos animales pudieron cobijar, por parejas, hembras y machos.
Luego se refugiaron en ellas los Creyentes en el Consejo de Dios y sus familias. Otros se hicieron con barcazas que prepararon para la Catástrofe decretada por el Cielo. Pero, la gran mayoría de la Humanidad no hizo caso del Consejo dado por Dios. Bebían, comían y disfrutaban sin prestar atención a la advertencia.

El Golpe aconteció en el año 777 de la Llegada de las Marías (10.099 a.C.). Dios hizo traer de las lejanías del Cielo un Globo ya muerto para hacerlo chocar contra la Tierra. Al producirse el choque se turbó la órbita del Globo terrestre y la Tierra tembló en toda su extensión produciendo gran desolación. Las aguas de los océanos, mares y ríos se salieron de sus cauces inundando grandes regiones de tierra firme y hundiéndolas bajo su tempestuosa acción. Grandes terremotos asolaron la Tierra, de Norte a Sur, de Este a Oeste.
El continente de América, en el Sur quedó separado de África trasladándose hacia el Oeste unos 4.000 kilómetros. Toda la placa continental se deslizó bruscamente miles de kilómetros hacia el Oeste alzando su parte tocando al Océano Pacífico. Así surgieron los Andes, elevándose en un solo día miles de metros sobre el nivel de las aguas.

La ciudad de Elduradu quedó sumergida bajo las aguas. Muchas otras ciudades fueron destruidas por completo. El Urioro, el canal del Atlántico cuyas aguas separaban la actual Sudamérica de África, desapareció al ser engrandecido considerablemente por un gran mar lleno de lodo y vegetación desgarrada de la tierra. Un mar sombrío e innavegable por muchos años. El Sahara, antes lleno de lagos y bosques, quedó totalmente calcinado. Violentos fuegos acabaron con la vegetación, luego las prolongadas sequías producidas por drásticos cambios climáticos lograron la desertización de la zona. Dios lo convirtió en desierto yermo y en gran frontera entre el Norte y el Sur.

Zonas de Asia sufrieron grandes cambios geográficos. El clima, la duración del día y de la noche se trastornaron. La Tierra - antes más cerca del Sol - se vio trasladada a una órbita mayor, más alejada del Astro Sol.
El año, que antes del Golpe duraba 302 días, pasó a durar 365 y un cuarto. El Golpe acabó con la vida de las tres cuartas partes de la Humanidad y, bajo su acción, casi todos los grandes animales del pasado desaparecieron.

La Tierra quedó gravemente trastornada quedando muchos territorios aislados de otros por centenares de kilómetros de mares intransitables por el lodo y la vegetación, o vastos territorios anegados por los pantanos y regiones yermas castigadas por un Sol implacable.
América, la tierra de origen de los Bere y lugar de aterrizaje de los Pales, quedó sumida poco a poco en el olvido.
Pronto, para media humanidad, pasó a ser una tierra legendaria para los supervivientes de Europa, Asia y África. De igual manera, los americanos olvidaron poco a poco que más allá del gran mar existían tierras y hombres.
Europa, Asia y África se convirtieron en una leyenda cantada por los viejos de las tribus.
El mito de la Atlántida tiene su origen en el Primer Imperio de los Paios, mas también se mezclan en él el origen de los Bere y Elduradu.
La Atlántida era lo que hoy se conoce como América, lo que queda de aquel basto continente que se situaba mucho más cerca de Europa y África que en la actualidad.


 

¿Cómo se desarrolló el Golpe? - Parte I

La ciencia oficial se puede reír cuanto quiera de las explicaciones que aquí vamos a exponer sobre el Gran Cataclismo que asoló la Tierra hace poco más de 12.000 años.
Deberían saber, no obstante, que existen textos de extremada antigüedad que cuentan con detalle lo que aconteció en aquel entonces, además de existir numerosas leyendas en todo el mundo que hablan de dicho Cataclismo. Añadiremos que también hay indicios geológicos que demuestran que los acontecimientos ocurrieron tal y como los exponemos.

Aquel Gran Cataclismo de hace más de 12.000 años produjo cuantiosas transformaciones geológicas y la desaparición de numerosas especies animales, entre ellas la de los grandes saurios.
No se sabe con exactitud cuantos seres humanos murieron en aquella catástrofe de dimensiones universales aunque pueden calcularse en unas 5/6 partes de la población de aquel entonces que tal vez rondase los 80 o 100 millones.

Antes de explicar todo el proceso de lo que se vino a llamar EL GOLPE es necesario decir que la Luna no giraba en aquel entonces en torno a la Tierra. Nuestro Globo terrestre no poseía satélites aunque existen sospechas de que dos pequeños asteroides pudieron ser capturados en tiempos remotos.
Ambos debieron ser de dimensiones insignificantes (de parecidas características a los que posee actualmente Marte). De todos modos, esto es una conjetura que todavía no puede tomarse como concluyente.

La Tierra - antes del Golpe - giraba más cerca del Sol. Puesto que los antiguos textos especifican que en aquel entonces un año -o sea el tiempo que la Tierra precisaba para dar una vuelta completa al Sol - duraba 302 días, hemos establecido que nuestro Globo terrestre se situaba a unos 123 millones de kms. del astro Rey. En la actualidad gira a unos 26 millones de kms. más lejos (149 millones de kms).
Por tal razón, es deducible, que la Tierra era más cálida que hoy y mucho más fértil y lluviosa. En aquellas condiciones la vegetación se extendía por la práctica totalidad de la Tierra, existiendo frondosos bosques y numerosas extensiones de zonas selváticas.
Los casquetes polares eran más reducidos que en la actualidad y el eje de inclinación terrestre se situaba en latitudes diferentes a las actuales. En aquellos tiempos existían los grandes saurios y otras especies de animales que hoy se consideran extinguidas.
En modo alguno los grandes saurios desaparecieron hace millones de años como nos quiere hacer creer la ciencia. Los científicos, sin embargo, intentan explicar su desaparición de un modo muy parecido al que exponemos aquí ya que piensan que pudo muy bien ocurrir a causa de la colisión de un gran asteroide con la superficie terrestre.

Ya hace algunas décadas, al analizarse la composición química y geológica de las muestras traídas por los astronautas que pisaron la Luna, se evidenció que nuestro satélite era mucho más antiguo que la Tierra. Ello echó por tierra la teoría (ampliamente extendida entre los científicos de los años 60-70) de que la Luna se originó de un fraccionamiento primario de la nuestro Globo terrestre cuando este estaba en fase de condensación y enfriamiento.
Curiosamente, hoy en día, un gran número de investigadores admite que nuestro satélite pudo tener un origen independiente y lejos de su situación actual que, más tarde, y debido a las perturbaciones gravitatorias de otros astros pudo transformar su órbita siendo capturada por el campo de gravedad de la Tierra.
Dicho en otras palabras: la Luna vino de otro lugar del espacio y fue capturada por el campo gravitacional de nuestro Globo terrestre.


¿Como se desarrolló el Golpe? - Parte II

Pues bien, esto es exactamente lo que ocurrió.
La Luna fue traída literalmente de otro lugar del espacio a las inmediaciones de la Tierra. La causa no fue natural sino que fue provocada por una fuerza descomunal que la impulsó inteligentemente hasta nosotros. Esa fuerza descomunal, tal y como afirman los textos antiguos, es la que posee la sabiduría de Dios Todopoderoso.
Lo que explican los antiguos textos parece absurdo e ilógico. Se piensa que el hombre no puede ser capaz de producir una fuerza tal que haga que un globo terrestre escape de su órbita gravitacional y sea dirigido a un lugar en concreto del Cosmos. Sin embargo, varios científicos han pensado en tal posibilidad creyendo que en las próximas centurias el hombre habrá alcanzado el conocimiento y la tecnología necesaria para hacer esto posible.
¿Es tan increíble pensar que Dios, poseedor de una sabiduría y tecnología cientos de miles de años más avanzada que la nuestra, sea capaz de hacer algo así?.

Nuestros antepasados creían en Dios como un Ser semejante a ellos pero que había alcanzado una inconmensurable sabiduría. Era por ello considerado como el Señor de los Cielos. Es así como lo denominaban: Jaungoiko (JAUN: Señor, GOIKO: de las alturas). Era también el ZAR (Sabio, Anciano) Supremo de la Humanidad Blanca.
En esencia, era un ser con cuerpo y alma que podía ser visto y que tenía un vehículo y forma física. En la actualidad se piensa en Dios de una manera diferente. Se cree que Dios es un Ente abstracto e inmaterial que expresa una Fuerza o Energía Cósmica incomprensible. De esta manera, Dios se confunde en las Fuerzas de la Naturaleza. Cualquier fenómeno o causa producida por las Leyes de la Naturaleza se tienen como obra de Dios.
Pero ello no es así, Dios es un Ente vivo de inconmensurable sabiduría y poder pero no es la Naturaleza misma. Dios se vale, por tal causa, de su gran conocimiento de la mecánica de las Leyes Naturales para manifestar su Poder.

Tal y como hemos explicado sucintamente en la parte (abajo) “¿Existió la Atlántida?”, Dios Todopoderoso (Jaungoiko) tomó la resolución de enviar un Globo ya fenecido (la Luna) a chocar contra la Tierra como justo castigo y advertencia a la humanidad por haber causado la muerte de su Hija Maistatu, Reina de los 12 Globos de Mundo y Princesa de todos los Globos colonizados por los Eduen.

¿De dónde provino la Luna?.
Los textos hasta ahora traducidos no lo especifican pero sí dejan claro que vino como si de un cuerpo errante se tratase de los confines del Cielo. Creemos que tal vez la Luna era alguno de los globos muertos que giran en torno a nuestro Sol, como Mercurio, el cual es de naturaleza y dimensiones bien parecidas a la Luna aunque su densidad de núcleo es sensiblemente diferente.
También, la Luna pudo venir de fuera de nuestro Sistema Solar. Caben ambas posibilidades a falta de datos más concluyentes. Lo que es cierto por los muchos indicios que hay de ello es que la Luna vino de algún lugar fuera de la órbita gravitacional de la Tierra.

El Poder de Dios, es decir su alta tecnología y conocimientos, hicieron que la Luna abandonara su órbita original allá donde quiera que se situase y viajara a través del espacio hasta colisionar con nuestro Globo terrestre. Puesto que, desde el momento en que María (Maistatu, Hija de Dios) muere a causa de una herida producida en la cabeza por las piedras que le lanzaron los Kain en la ciudad de Obeidu (actual El Obeid), hasta que se produce el Golpe no transcurre mucho tiempo, es de suponer que la Luna no estaba demasiado lejos de la Tierra.

La Luna es un Globo sin vida con unas características muy especiales.
Para empezar, su densidad es muy inferior a la que debiera poseer un cuerpo de sus dimensiones. Debido a ello los científicos creen que su interior es hueco o al menos tal posibilidad explicaría su escasa fuerza de gravedad. Otra característica curiosa es que sólo nos sea visible una parte de ella mientras que la otra se oculte - en gran parte - tras la oscuridad del frío espacio.
Su comportamiento gravitacional está lleno de pequeñas irregularidades y fluctuaciones. Es algo realmente extraño que sólo puede explicarse por su extrema sensibilidad a los campos de gravitación de otros cuerpos celestes cercanos, o por la acción provocada de algún tipo de fuerza que se oculta en el interior de la Luna.
Expresándonos con más claridad: la Luna actúa como un reloj que, cuando se da cuenta de que se atrasa o adelanta, corrige su hora para llegar puntualmente a la cita. Así sus vueltas en torno a la Tierra duran más unas veces y otras menos, dependiendo de quién sabe qué extrañas fuerzas cósmicas. Por supuesto, estas variaciones son muy pequeñas, pero importantes como para tenerse en cuenta.
Además de otras muchas características especiales, la última ha sido que se hallase agua en estado sólido (congelada) en la cara oculta de la Luna tal y como muestra la fotografía que adjuntamos en esta página.



¿Como se desarrolló el Golpe? - Parte III

Los científicos no pueden explicar la presencia de agua congelada en la cara oculta de la Luna. No es una pequeña cantidad de agua, sino grandes cantidades, tal y como muestra la fotografía. Y lo que observamos en la misma es solamente una fracción.
¿Cómo apareció este agua en la Luna?.
Los científicos no tienen ninguna explicación coherente al respecto. Nosotros sí. Además, tenemos una segunda pregunta y dirigida exclusivamente a dichos científicos:
  • ¿Cómo es posible que después de centenares de misiones de exploración llevadas a cabo a la Luna desde la década de los 60 sea ahora, después de casi cuarenta años, que se descubre (?) que la Luna posee grandes cantidades de agua congelada en su cara oculta?

  • ¿Acaso antes no se tenían medios técnicos para localizar este básico y preciado elemento químico?
Sospechamos que tales científicos conocían, desde hace tiempo, la existencia de agua en nuestro satélite y añadimos que también conocen otras muchas cosas que nos ocultan para no dejar en evidencia su total desconocimiento de ese extraño astro que ilumina nuestras noches.

Pero, expliquemos ya como se desarrolló el Gran Cataclismo que sacudió a la Tierra en el año 10.099 antes de nuestra Era Cristiana, es decir hace 12.103 años a contar desde 2004.

El poder de Jaungoiko fue capaz de mover a la Luna del lugar donde se hallaba y dirigirla hacia nuestro Globo terrestre. Se acercó hasta él lo suficiente como para rozarlo. La Tierra sufrió su fricción y ello produjo el Golpe Divino asestado contra la humanidad.

La Luna, al irse acercando a nuestro campo gravitatorio, se tornó rojiza. La causa de ese color sería - tal vez - un fenómeno producido por la propia atmósfera terrestre. La Luna se acercó lo suficiente como para colisionar con la Tierra, una colisión de friccionamiento que se produjo al acercarse nuestro satélite a unos 1.000 Km. de distancia. Cosa que hizo pero, no en un ángulo de 90 grados, sino en otro bastante menos abierto - entre 45 y 50 grados quizás.
Ello produjo un choque de fricción, como el que se produciría entre dos bolas de billar cuando una de ellas es lanzada hacia la otra apuntando casi fuera de su punto central. Una bola de billar golpeada en uno de sus extremos se ve forzada a girar mientras se mueve a través del tablero.
Eso es ni más ni menos lo que hizo la Tierra al ser golpeada por la Luna.
Su velocidad de rotación se vio momentáneamente acelerada y su órbita alrededor del Sol alterada de tal forma que se desplazó varios millones de kilómetros más allá del astro Solar antes de poder estabilizar su movimiento rotatorio y de traslación. La Luna tras golpear lateralmente a la Tierra se alejó unos cientos de miles de kilómetros impulsada por su propia velocidad antes de verse frenada por la fuerza gravitacional de nuestro Globo terrestre. Así quedó unida a nosotros.

La repentina aceleración de la rotación de la Tierra al ser friccionada por la Luna debió de ser un fenómeno impresionante para la humanidad de entonces.
Aquellos que en aquel momento estaban en la parte de la Tierra que era de noche vieron que las estrellas del Cielo se movían todas presurosas hacia una misma dirección, como si todas ellas parecieran caerse del cielo.
Los que estaban en la parte iluminada por la luz del Sol vieron que un gran Globo luminoso se acercaba, luego una Gran Luz como un incendio pavoroso, inmenso. Una luz semejante a la que produce una gran bomba atómica.

Allí donde la Luna colisionó con la Tierra (click en foto derecha), la destrucción fue apocalíptica. En esa zona en concreto la atmósfera se calentó en miles de grados centígrados calcinando todo cuanto encontró a su paso.
Desde el desierto del Gobi, pasando por Irán, la península Arábiga, todo el Sahara hasta llegar al desierto del Oeste de Norteamérica se produjo un inmenso arañazo de destrucción a causa de la fricción de la Luna colisionando lateralmente con la Tierra.
La destrucción en esta zona fue total. No sólo quedó todo calcinado a causa de las elevadísimas temperaturas que se produjeron en la colisión, sino que muchas zonas fueron literalmente aplanadas mientras que otras se arrugaron formando elevadas cadenas montañosas.

El resto del Globo terrestre sufría, mientras tanto, un descomunal terremoto.
La humanidad entera, junto con todos los seres vivos que poblaban la Tierra, tuvieron que sentir una sensación en sus estómagos semejante a la que se produce cuando uno es lanzado al vacío. Las aguas de los mares se vieron sacudidas por tan terribles maremotos que las olas tuvieron que alcanzar fácilmente cientos de metros de altura.
En tales condiciones, al llegar estas monstruosas olas a las costas de los valles, estos se vieron inundados hasta alturas superiores a los doscientos metros.

Minutos después del Golpe, fuertes terremotos proseguirían sacudiendo la superficie terrestre. La propia fricción de la Luna con la Tierra hizo que la gran masa continental, que en aquel entonces formaban nuestros continentes, se fracturase por su lugar más débil. Así, dos inmensas áreas de tierra se separaron de lo que hoy es África y Europa. Impulsadas por la propia fuerza de la colisión se separaron a gran velocidad abriéndose una grieta entre ambas. Una grieta que fue llenándose al mismo tiempo por las aguas de los océanos.
Cientos de millones de metros cúbicos de agua anegaban con gran violencia aquella inmensa grieta. Los actuales continentes de América del Sur y del Norte se desplazaron miles de kilómetros de los continentes de África y Europa en cuestión de minutos. Más al Sur, una masa continental se desgajó de África siendo lo que hoy se conoce como la Antártida.
Otra masa desgajada de ésta es lo que hoy se conoce como Australia.



¿Como se desarrolló el Golpe? - Parte IV

Los grandes saurios, así como otros grandes mamíferos que habitaban aquel entonces lo que hoy son los continentes americanos, murieron fulminantemente aplastados por su propio peso a causa del violento movimiento de las capas tectónicas y de los fortísimos vientos que se originaron.
Sólo los animales más pequeños fueron capaces de salvarse de la catástrofe.
Algunos hombres también lo consiguieron. Estas mismas causas produjeron la muerte de los grandes saurios de todo el mundo. Unos pocos lograron sobrevivir pero en los siguientes milenios fueron aniquilados por el hombre por considerarlos una gran amenaza para sus vidas. Pese a todo, es posible que todavía quede algún ejemplar vivo en lugares remotos de la Tierra o -sobre todo- en los fondos marinos y en algunos lagos y lugares pantanosos.
En aquellos sitios donde la acción violenta del Golpe fue menor, pudieron salvarse grandes mamíferos como los elefantes, las cebras, etc. De todos modos, la mortandad de todas las especies animales fue descomunal mientras se produjo el Golpe y prosiguió después por las consecuencias posteriores ocasionadas por él.

La Luna, en su colisión con la Tierra, produjo muchísimo calor. Allí donde friccionó calcinó la Tierra e hizo evaporarse en minutos lagos, ríos y mares enteros de agua. Las aguas de los océanos se vieron precipitadas hacia el cielo atraídas por la gravedad lunar.
Gigantescas columnas de agua ascendían a la Luna como si esta fuese una gran pala de molino.
Pero esa agua no era líquida, el calor era tan inmenso que lo que realmente subía al cielo eran columnas de vapor. La Luna, un cuerpo muerto, recibió grandes cantidades de este vital elemento que es el agua.
Cientos de millones de metros cúbicos quedaron atrapados en la gravedad de nuestro mortal compañero de viaje estelar.

Luego, cuando la Luna se alejó lo suficiente de la Tierra y estableció su órbita programada alrededor de ella, esa agua se enfrió rápidamente congelándose en su superficie y en sus numerosísimas cavidades ya que la Luna es un inmenso queso de gruyere. Afirmamos, sin ningún temor a equivocarnos, que hay más agua en el interior de la Luna que en el exterior y que el origen de toda ella es terrestre.

Pero no toda el agua evaporada por las grandes temperaturas que alcanzó la Tierra fue a parar a la Luna, sino que se quedó en la atmósfera.
El volumen de agua evaporada alcanzó tal magnitud que nuestro Globo terrestre se vio cubierto por espesísimas nubes, tan densas y tan oscuras que la Tierra se vio envuelta en tinieblas. Los pocos supervivientes a tanta catástrofe todavía debían de sufrir otra gran calamidad.
Los que escucharon el ONUE (Consejo) dado por el Be (el enviado de Jaungoiko) se ocultaron en elevadas cavernas, bien aprovisionados de comida y de agua a la espera de que todo aquello pasase. Pero aquella tenebrosa oscuridad, aquel calor asfixiante y la niebla húmeda y saturada tan persistente hacían presagiar lo peor.

Días después de que el Golpe aconteció, la Tierra estaba en tinieblas mientras se sucedían temblores de tierra, cada vez menos intensos. La temperatura de la atmósfera empezó a bajar y poco a poco las inmensas nubes que cubrían todo el Globo terrestre empezaron a condensarse y a caer a la tierra en forma de lluvia.
Y llovió por semanas enteras, con tanta violencia y persistencia que los valles volvieron a anegarse y las aguas subieron y subieron haciendo que los pocos seres supervivientes buscasen cobijo en las más altas montañas. Pocos lo conseguían.
La mayoría perecían arrastrados por las impetuosas aguas que corrían violentamente por las rieras y los barrancos. No en todos los sitios llovió con igual intensidad y por igual número de días pero, cierto es, que llovió copiosamente en todos lados y como mínimo, durante semanas enteras. Este fue el Diluvio Universal tan nombrado por todas las religiones y leyendas de todos los pueblos del mundo.

Después, el Sol lució con fuerza. Los que habían tenido suerte de sobrevivir, dieron gracias a Dios por ello. Habían sido testigos del enorme Poder de su Justicia y ahora eran testigos también de su Misericordia. Pues aún daba otra oportunidad a la Humanidad para poder rectificar sus errores y confiar en Él y en su sabia directriz.

Y al llegar la noche, vieron en el Cielo una luz nueva, blanquecino-plateada, una luz muerta (IL-ARGI) que brillaba misteriosa y amenazante en el negro fondo del firmamento. Jaungoiko la había dejado allí como señal y recordatorio. Les dijo que les daba un plazo para enmendar sus errores.
Si no eran capaces de volver al Buen Camino y aceptar sus directrices entonces el Golpe se repetiría, pero esta vez, con tal violencia que con seguridad nadie viviría para contarlo.

El verdadero origen de la Biblia

La Biblia es el libro más famoso y divulgado en la antigüedad. Puede decirse que es, además, el libro más antiguo escrito en este Globo terrestre.
El Zar de los Ele lo escribió en un lugar que después sería conocido por Daetxebeil o Bibelos, que está cerca de la actual Byblos en el Líbano. 29 años tardó en su labor que comenzó en el año 751 de la Llegada de las Marias, o sea hace exactamente 12.127 años.

En realidad la Biblia no se llamaba así sino BIBELE, queriendo decir su título: "El Destino de los BELE".
Este voluminoso Libro fue escrito en ANERE, conocida hoy como escritura cuneiforme. Este tipo de escritura era el utilizado por los Eduen. Era la más difícil, perfecta y genial de todas las escrituras creadas por los hombres, siendo la empleada por las computadoras del BIALDUOTEKAI. En la Tierra, el primero en escribir en esta lengua técnica fue EL (el Zar de los Ele).
Se la recordaron las XURIDES (Las Marias) y luego se la enseñó a los Libaneses. Es precisamente en Bibelos donde se crea la primera escuela que enseñaba el uso del Anere y solamente los ABE (Sacerdotes, Historiadores) de mayor inteligencia eran capaces de servirse de ella.

La escritura Anere era difícil de aprender, de manejar y de leer, ya que fue concebida en Baleden para uso de las computadoras facilitando las comprobaciones de los datos orales suministrados por los Bialduotekai. Ello fue la causa principal de que la mayor parte de los descendientes de los primeros Bere, al llegar a sus tierras de fijación no supieran escribir sus pensamientos y su historia.
Así se desarrolló en gran medida la transmisión oral de los recuerdos y conocimientos adquiridos, lo que supuso un grave inconveniente para el desarrollo de la civilización Bere favoreciendo en buena medida la implantación de los Paios en sus tierras. Estos traían consigo una escritura muy fácil de leer, hasta por los niños: los jeroglíficos.

En la Bibele, Iezus (el Zar de los Ele) nos explica como durante dos SEIKOLAU (siglo Eduen de 12.105 años) averiguó y suministró los datos necesarios para el famoso Bialduotekai a fin de que las especies humanas del Pasado, del Presente y del Futuro, pudiesen conocer en todo momento las etapas de sus desarrollos.
El Bialduotekai es un sofisticado ingenio de muy alta tecnología que permite ver las imágenes del pasado, en color natural y en sonido original.
Con esta máquina, a nuestros antepasados les era factible ver y oír una conversación realizada en una u otra época y en no importa que lugar de los Cielos, aunque esta se desarrollase a mil metros bajo tierra o en una sala cubierta de espesos muros de hormigón o acero.

Así está escrito en el Libro Luminoso (uno de los muchos nombres que también tuvo el Libro Sagrado):
Decidles o explicadles como nada puede escapar a mi conocimiento. Conozco los misterios de los Cielos y tengo el ojo abierto sobre las acciones de los humanos de todos los Globos.
En el Bibele el Zar de los Ele explica en síntesis la Historia de la Humanidad desde sus orígenes hasta el Día en que será pronunciado su Juicio Final, la razón de su Misión, las incidencias de su viaje interestelar rumbo a la Tierra y también el Sistema empleado para lograr su Primer Resurgimiento.

Escrito está en la Bibele original:
Te envío del Cielo el Libro que contiene la Verdad de tu destino y de las tres humanidades - la blanca, la negra y la amarilla - para que puedas juzgar a los hombres según el modelo nuestro. No te enfurezcas con los impostores.
Serán ridículos y se mofarán de ti pero tú conoces la Verdad del futuro y ellos no. Conocerás cada vez la Gloria de tus dos nuevos Resurgimientos y ellos la espantosa miseria del suplicio del fuego eterno.
Es cierto que dios todopoderoso envió del Cielo el Libro esclarecedor.
Envió el Aerolito, la KAIXE, en la cual estaban grabadas las instrucciones de Dios dirigidas a Iezus o Goberiel, referentes a las Tres Misiones que él debía cumplir en el transcurso de sus existencias en este Globo. Misiones que debían acontecer según un plan y unos tiempos preestablecidos hasta el Día del Juicio.

El Aerolito cayó en un lugar que a partir de entonces sería llamado ZERUAMEKA "El caído del Cielo", siendo hoy La Meca un lugar desde entonces Sagrado y Venerado.
Iezus en el Libro también revela detalladamente nombres, lugares y fechas así como las razones de Justicia y Conciencia por las cuales hará su aparición en dos próximas vidas en esta Tierra, antes del Día Fatídico.
En el Bibele dejó también escrito qué es lo que seguiría después de su Juicio, que es un final con dos alternativas:
  1. ó bien la Redención de toda o parte de esta Humanidad
  2. ó el Golpe Final que está programado a un Día Tope e inevitable
La Bibele, por tanto, es una Obra histórica, geográfica y científica de inmenso valor debiendo considerarse como el Libro más importante escrito en esta Tierra. Es la herencia de Iezus-Eleazar a los Bere quienes pueden ser considerados como la verdadera Gente del Libro.

EL escribió:
La obra escrita del primer libro tuyo servirá de prueba y testimonio de la alta capacidad y justicia de tu ciencia.
El actual libro - hoy muy famoso - conocido como La Biblia de los católicos, no tiene nada - o casi nada - que ver con la genuina de la cual sólo se conserva su título y algunas frases muy amañadas, resumidas y deformadas en su primer capítulo: el Génesis.
El resto es una patraña, mezclada con ciertas leyendas muy retocadas por los sacerdotes paganos los cuales no han tenido ningún reparo en reclamar a cada página de la misma se les den tributo en carneros o monedas de oro y plata, cada vez que alguien respira o emprende alguna labor.
Como no pudieron acabar con la gran fama y arraigo popular del Libro, idearon crear otro que llevaría su mismo título pero cuyo contenido sería el por ellos convenido, más acorde a sus intereses mentirosos.
Ese libro es la Biblia que todos ahora conocemos y puede considerarse como una auténtica blasfemia a dios todopoderoso y a Dios Be.

Hoy día, apenas quedan algunos ejemplares de la Bibele original repartidos en diversos países y custodiados por sus celosos guardianes. Su sola posesión es peligrosa siendo motivo de persecución y de muerte.
La mayoría han sido destruidos a conciencia por los Pares, los sacerdotes paganos y los idólatras de todos los tiempos.

Escrito está en el Libro que esclarece el entendimiento:
Zar de los Ele, verás como los profesores de la cultura postrímera de los idólatras corromperán esas escrituras nuestras. Esconderán los textos auténticos que hablarán de la Ciencia y del Poder futuro. No deberás parar un instante en descubrir sus fechorías, sus falacias, sus fraudes.
El manuscrito original de la Bibele debió permanecer algún tiempo en la tumba de Iezus, siendo después expuesto al público en Bibelos y Balbek.
Mucho más tarde en el tiempo fue guardado en la floreciente ciudad de Damasco. De dicha ciudad sería retirado con toda urgencia al ser atacada por los Panie de Palemere (Palmira) y los Palestinos, los cuales destruyeron la Mezkite con la tumba Sagrada de la Mere (Maria).
Así retirada, la Bibele fue trasladada a La Meca, donde se la comenzó a llamar también ELEBERU. Allí permaneció hasta la Victoria de Troia.

Alexandre - segunda Encarnación del Zar de los Ele en esta Tierra - pudo, con mucha emoción y alegría, volver a verla y tocarla. En aquel tiempo, la Bibele era custodiada por el Shariff de La Meca. El mandamás de los Pare de Roma del Imperio Mede ofreció una fabulosa cantidad de oro al Shariff a cambio de que este le entregara el preciado original de la Bibele. Además le confirmaría en su cargo estando bajo la protección del Imperio. Mas si rehusaba el ofrecimiento sería mandado a ahorcar y el Libro Santo sería quemado en presencia del pueblo.

El Shariff se asustó por la suerte que podría correr el Libro. Así que ordenó a sus hijos esconderlo, junto a otras copias redactadas en escrituras de la época, en una gruta cerca de Medina. Después, el Shariff de La Meca huyó al Yemen donde cayó prisionero de los Paios al ser traicionado.
Al poco tiempo fue ahorcado.
Algunos textos antiguos de aquellos tiempos aseguran que el Libro estuvo muy bien escondido en el Yemen o incluso en ABESENIE (Etiopía). Cabe la posibilidad de que el Shariff no confiara el verdadero original a sus hijos, teniendo tiempo de esconderlo en algún lugar situado entre La Meca y el Yemen.
Con su muerte, el Shariff se llevó consigo el secreto de la ubicación del escondrijo donde guardó el Libro. La Bibele siempre estuvo guardada en un cofre de madera recubierto con tiras de oro.

Mahoma, al escribir su libro conocido como El Corán, se refiere bastantes veces al texto original en sus versículos. Cita algunos pasajes de la Verdadera y Primitiva Bibele, tal como fueron escritos y en buena traducción. Pero, también alude a otros los cuales no supo interpretar, dejándolos a medio explicar o confundiéndose totalmente.
No cabe duda de que Mahoma encontró en su gruta, cerca de Medina, una copia de la Bibele en escritura seguramente siríaca o cúfica escrita en la antigua lengua árabe. Pero, tal y como se explica en el Corán, es de suponer que tan sólo hallase una copia abreviada de la Bibele, o algunas hojas sueltas constituyendo el principio de una transcripción original.
Además, posteriormente a Mahoma, el Corán fue retocado en algunos versículos así como se amañaron otros. Pero, con todo, posee auténticas partes de la Bibele original, al contrario de la Biblia utilizada por los católicos.




¿Existió la Atlántida?

Podríamos exponer aquí los mismos textos, teorías y pensamientos publicados en numerosos libros y publicaciones que hablan del mítico continente de la Atlántida.
Sin embargo, partimos del hecho - para nosotros real - de que tal continente no solamente existió sino que aún hoy existe.

La actual palabra Atlántida proviene del término Elengoa ATELANDIDA que significa: ATE = fuera, que se fue - L(ANDA) = tierra - ANDI = grande - DA = es. O sea:
"Es tierra grande que se fue".
Los Paios (humanos de raza amarilla) del Primer Imperio la denominaron SEPAGO, SEPANGO o PATAGONIE.
Los Bere la llamaron AMERIK.
Así la Atlántida no es sino el Continente Americano que, hace más de doce mil años estaba unido a África por el Sur y a Europa por el Norte tal y como lo muestra el mapa (arriba) que simula una reconstrucción de nuestro Globo antes del GOLPE.

Reino o ETÂ de la GOLE o ARAGON o GOERREIG "Reino de Dios" - 
Parte I
18 de mayo de 2007

Alexandre o Alexandroye en el año de la Victoria de Troia, es decir en 3589 a.C. Tenía entonces 32 años. Puede ser copia de un original esculpido en Gade, Betis o Alamobera.
1ª Capital: BABEL
Provincia llamada: BABELONIE
2ª Capital: BURUGON
Provincia llamada: BURUGONIE
Habitantes del Reino: BE - BELE - ARGON - ARGOGEN - ARGOLIEN - ARGOLU - GOLU - GOLUA - TAGOGEN
Habitantes de la 1ª Capital: BEBELEK o ELEATEK
Habitantes de la 2ª Capital: BURGONDE
Bandera de color verde con una media luna blanca, llamada: IGON - IGOARTU
Lengua: ELENGOA
Modismos: ARGOTE y JARGON
Monedas en curso en todo el Reino: MARABEDÍ de oro que valía ocho DINER de plata
Día de Fiesta Nacional después de la Muerte de Alexandre: 15 de agosto actual
El Marabedí era llamado así por figurar en una de sus caras la efigie de Maria y en la otra la del Be.
En aquellos tiempos, al tirar una pieza de oro al aire se decía: Mare o Be, expresión reemplazada a partir del Imperio Paien por la cara o cruz, por mostrar un lado la cara del Emperador y el otro la cruz.
 

Antes de la muerte de Alexandre
  • Alexandre crea la primera Flota comercial de este Globo terrestre, llamada ARGONAOTE
  • Además obliga a todos los barcos de la Gole a llevar una BERUSOLA, BEUSOLA, BERUJOLA o BERUXOLA (brújula)
  • Alexandre establece en Damasku la industria de la TOAZON o XOYE (seda) y hace fabricar el tejido llamado BEROKAR (Brocard)
  • Los Argogen introducen por primera vez en la península Ibérica y en Zaragose, la bebida de los Bere, llamada SERBEZ o BEER (cerveza)
  • Los Argogen inventan el arado tirado por caballo, llamado GOLDE
  • Crean el carro militar de 4 ruedas, denominado LAUGON o FURGON y la bisagra para puertas y ventanas GOND
Después de la muerte de Alexandre
  • Plato nacional (caracol relleno y estofado al horno) ESKARGOT, KARAGOL o KARGOL
  • Vinos tintos famosos: BURUGONIE y ERONE

La GOLE o ARAGÓN
  • La GOLE "tierra de Dios"
  • ARGO "creación de Dios"
  • ARAGO "la creó Dios"
  • ARAGON "la creación de Dios"
  • ARGOLEDE "es tierra creada por Dios"
  • ARGOS "es creado por Dios"
  • LETAGO "tierra de Dios"
  • TAGO "de Dios" o SELTA "Es de EL" (expresión dando lugar a la actual denominación de Celta),
...son los diversos nombres del GOERREIG o Reino de Dios (hago observar cómo es a partir de la expresión Goerreig que mucho más tarde los paganos franceses y Romanos inventaron una nación antigua llamada Grecia a fin de suprimir de una vez y para siempre la Gesta de Alexandre y el Pasado de la Madre Patria).
 
El Dios referido es Alexandre, el Dios Be, quien será un día, después de su Tercera Resurrección y Muerte, el Dios Todopoderoso de todos los Globos del Cielo.

La Gole era pues el Reino de Alexandre, abarcando dentro de sus fronteras a la mayor parte de las antiguas tierras ARABE, es decir las que antaño pertenecieron a los descendientes más directos de Dios Be.

Este Reino, llamado por los Paios "no interrumpido", se extendía en un principio, de Oeste a Este, desde el actual cabo de San Vicente en Portugal hasta el estrecho de BERIN.
Luego su frontera oriental se situó es los Montes BERGOIANSK (de los Bere de Dios y de los Ian) hoy Verkhoiansk, y más tarde en el río IENESIE o IENESAI (Yenesei o Yenisei) en Siberia (antes SEBERIE "es propiedad de los Bere") en su extremo septentrional y al llamado ahora río Godavari, en la India, en su parte meridional.

Fueron las poblaciones al Sur de la inmensa región no tardándose en llamarse India, quienes denominaron GODABERI "Nación de Dios" a las tierras situadas al Norte de aquel río.

Empleando los nombres actuales de regiones y naciones, el Reino comprendía los territorios siguientes.
  • En Portugal: las provincias de Baixo Alemtejo y Algarve.
  • En España: Andalucía, parte de Levante, Aragón, las provincias de Lérida, Tarragona y la parte más baja de la provincia de Barcelona.
  • En Francia, el centro-Sur, todo el centro, el valle del Ródano al Norte de Avignon, la región de los Alpes y de los Vosgos.
  • Suiza.
  • Toda la Alemania Federal más la Oriental.
  • Dinamarca, Bohemia, Polonia, Noruega, Suecia, Finlandia.
  • Rusia menos Ukrania.
  • Parte de Yugoslavia, de Grecia, de Rumanía, Turquía de Europa y Norte de la Turquía asiática.
  • Todo el continente de Arabia.
  • Sudán, Abisinia o Etiopía.
  • Somalia.
  • El enclave de Alexandría en Egipto.
  • Jordania, Palestina o Israel.
  • Líbano, Siria, Irak, Irán, Afganistán, Pakistán y las tres cuartas partes de la India al Norte del río Godavari sirviendo de frontera.
La capital de este vastísimo Reino era BABEL (La puerta de EL) fundada por Alexandre tras escoger a conciencia el emplazamiento geográfico más equidistante de todas las tierras de su Reino, y la mejor tierra de aluvión, a orillas del río URIEL "Río de EL" (ex-Euparate, llamado también Eúfrates a partir de Troia).

A la muerte de Alexandre, Babel pasó a llamarse BABILONIA. Fue totalmente destruida por un violento seísmo y recubierta de arena a fin de castigar a los Reyes consiguiendo opulencia y riquezas en el lugar Sagrado del KALBERE.

En vida de Alexandre y sobre todo después de su muerte, a partir de su hijo Zargon y más aún de su nieto Enri, la Gole o Aragón - cuando dio por perdidas sus tierras de Oriente - trató de construirse un Imperio colonial de ultramar cuya función primordial no sería explotar las poblaciones indígenas sino bien al contrario tratar de emanciparlas, según las instrucciones y voluntad expresadas por Alexandre antes de su muerte.

Esta emancipación concerniría sobre todo a las gentes de raza negra y para conseguir tal objetivo el Reino de la Gole o Aragón creó diversos Reinos negros, colocando a la cabeza de cada uno de ellos al más inteligente de sus Jefes, explicándole todas las artes del bien gobernar y administrar los intereses del pueblo.

Estos Reinos fueron (utilizo los antiguos nombres de colonias para mejor reconocer sus orígenes):
  • Reino de TOGO (hoy Liberia - Costa de Marfil - Volta - Ghana - Togo y Dahomey)
  • Reino de KANGOLIE (hoy Gabón - antigua colonia española de Río Muni - ex-Congo francés - ex-Congo Belga - Angola y Oeste de Zambia)
  • Después los ARGON establecieron el Reino de MUZANBEK, comprendiendo una parte de los actuales territorios de:
    • la República Sudafricana
    • todo el Mozambique
    • Rhodesia
    • Este de Zambia
    • Sur de Tanzania.
  • En dicho Reino se puso el nombre de ZANBEIZ o ZANBEZ al río ahora llamado Zambeze
  • Luego el Reino de IZANTZIBER, cuya capital estaba emplazada en la isla de Zanzibar. Agrupaba entonces los actuales territorios de Tanzania, Uganda y parte de Kenia. Su primer Rey fue un blanco. La historia de la creación de este Reino es muy interesante así como todo lo concerniente a su posterior desarrollo. Será quizá el más poderoso Reino de África
  • Reino de SEBELE, en donde se funda la ciudad de MUGADITZIE (hoy Mogadichio). Ahora el nombre del Reino es atribuido al río Shebeli. Comprendía la actual República de Somalia salvo la parte Norte del cuerno, es decir la frontera iba de una punta extrema del cuerno de Etiopía hasta el río llamado ahora Tana
Como he referido, Alexandre incluyó la antigua colonia Paia de ETAIOPAIO (Etiopía), antes llamada ABESENIE, en el Reino de la Gole y por sus habitantes fue proclamado Rey Eterno de sus tierras.

A la muerte de Alexandre y bajo la protección de la Gole, llegó a ser un Poderoso Reino. Abarcaba el territorio actual de Etiopía pero al Norte la frontera llegaba solamente hasta ASMARE (hoy Asmara - siendo precisamente ciudad fronteriza). Incluía además la Somalia ex-francesa y el cuerno de la actual República de Somalia.

La capital de ese Reino llevaba el nombre de ALEXANDERTUN. Debía estar emplazada en el lugar ocupado ahora por Addis Abeba, pues este nombre existe desde la fundación de Abesenie, aplicado a un monumento de IEZUS llamado ADIS ABEBE.

Alexandre fundó las ciudades de GONDAR y BERBERE (Berbera) y en su honor se dio el nombre de BEITANA a un lago (hoy lago Tana) el cual le agradó suma manera y en donde dijo una profecía y se bañó.

En Alexandertun, Alexandre, dirigiéndose a los NIBELUNGEN (primera gente de los Bele negros-Abesenios) llegados de todas las tierras de esa Nación para verle, besarle sus vestimentas y recibir su Bendición, les dijo que si fuesen capaces de acordarse de EL y recibirle en su Tercera Vida, como lo hicieron en su Primera y Segunda, pudiese ser les entregara parte de la soberanía del Globo y quizá de todo el continente.

En tal caso crearía un gran Reino NIBELUNGO para someter a los negros y bastardos PALEBE, sumergidos sin duda por aquel entonces en la Fé Pagana, sin esperanza en EL.

Este Reino podría compartir, con otros pueblos NIGER lo suficientemente inteligentes, y las gentes BERUN más dignas de merecer su perdón, la soberanía y propiedad del Globo terrestre, a condición que pudiese parar a tiempo el movimiento del Reloj, avanzando inexorablemente hacia la Fecha Fatídica. De ese modo Dios Be daría por terminada su Misión.

Los ARGONAOTES "Es Flota de Aragón" atravesando el ismo de TAI (ismo de Tailandia o estrecho de Malaca) llegaron hasta KANBAIA, siendo tierras donde antaño los Paios establecieron el Mando de la China, razón por la cual las llamaron KOTXINXINA (Cochinchina).

Allí encontraron al Rey Dardanos a quien todas las gentes llamaban ya Rey IAN o IUAN.

Los ARGON dieron al gran río cruzando dichas tierras el nombre de SAYEGON o ZAIGON (río de Aragon).

En el fondo de un XULON (estuario), el Rey IAN había creado una ciudad la cual serviría de puerto a las naves de Aragon.

El Rey Ian quiso restar importancia al antiguo gran puerto Paio de la PANOM PAIN (hoy escrito Phnom Penh).

Pronto el nuevo puerto de KANBAIA llegó a ser una ciudad importante gracias al gran impulso comercial dado por el Reino de Aragon.

Sus barcos llegaban dos veces al año transportando herramientas de hierro, hierbas medicinales así como a numerosos comerciantes. Al regreso llevaban a los puertos de occidente los tejidos de seda, las especias raras y toda clase de materias primas. También son dignas de mención las obras artísticas talladas en maderas nobles o marfil y figuras de oro y alabastro, siempre muy codiciadas por los Berones.

Posteriormente los barcos GALOS recalaron en ese puerto de camino hacia NOU GUENEA.

Mucho más tarde, cuando otros colonizadores Europeos, desconociendo la Historia pasada, llegaron a dicha ciudad la llamaron erróneamente SAIGON, creyendo que tal nombre se refería a aquélla en vez del río el cual en el intervalo había recuperado su antigua denominación Tai de BIETA.

Las ciudades más importantes del Reino de la Gole o Aragon, antes del asesinato de Alexandre, fueron las siguientes, de Oeste a Este:
  • BETIS (hoy Sevilla -fundada por Alexandre)
  • KARDUBE (Córdoba -fundada por Alexandre)
  • ALEXANDER (Alicante -fundada por Alexandre)
  • TURON (Castellón de la Plana)
  • KARTAGO (fundada por Alexandre -hoy desaparecida y en cuyo emplazamiento se sitúa la actual villa de Amposta, en la provincia de Tarragona - parte de sus obras de arte fueron vendidas en los años 50 actuales a un Museo de los U.S.A.)
  • TARAGON (Tarragona -creada por Aragon)
  • ZARAGOSE ZALDUBE (Zaragoza -nombre y denominación dados en honor a Alexandre)
  • ELEIRIDA (Lérida -para recordar el primer nombre de Dios)
  • BERSELONE (Barcelona -ciudad antiquísima fundada por los hijos de MARTA en el 11.° Milenio a.C.- será la última célebre en la Historia de esta Humanidad, justo un poco antes del Juicio Final)
  • TULUZ (Toulouse)
  • LEON (pronunciado Lion -hoy Lyon)
  • BURUGON (hoy Dijon -después de la muerte de Alexandre fue declarada capital del Reino de la Gole o Aragon)
  • MARESEIE (Marseille)
  • TULON (Toulon)
  • ENIZARTE (Nice, entregada a Alexandre a perpetuidad -cualquier Rey, Nación o gobierno no respetando tal propiedad sería condenado a la deshonra y a la desgracia hasta el Fin de esta Humanidad, recibiendo su justo castigo tras el Juicio Final)
  • GENNOBE (Génova)
  • GENBE o GENBERE (Ginebra)
  • MUNIK (Munich)
  • BIENE (Viena)
  • BERAGA (Praga)
  • BEREME (Brema)
  • AMESTERDAMA (Amsterdam)
  • BERANDERBURUGA - BERZUBIE (Varsovia)
  • ELZINFARU (Helsinki) donde Alexandre hizo el Juramento al iniciar la guerra contra los Paios
  • ESTUKULME (Estocolmo)
  • MUSKU o MOSKU o MOSKA, que a partir de Troia se llamó también MOSKBE (ciudad Santa muy célebre por contener el Cenotafio de la XURIDE MARTA)
  • BEZANTZIE (hoy Istambúl -antes llamada Palateman por los Paios. Alexandre ordena la construcción de una gran BEZILIK dedicada a MARIA).
  • El estrecho separando los dos continentes fue llamado DARDANEL (EL y Dardanos)
  • ATENAS
  • ALEXANDRETE (escrito por los franceses Alexandrette, ahora se llama Iskenderun - fundada por Alexandre se le dio a perpetuidad)
  • ANTIOKOS (hoy Antakya, siendo mucho más tarde conocida por ser lugar de nacimiento del KARISTIO)
  • BEIRUT - TIRU (Tyro)
  • KAIFA o KAIFE (Haifa)
  • ALEXANDRIE (Alejandría en Egipto -fundada por Alexandre, le fue entregada a Vida Eterna como propiedad absoluta- jamás podría pertenecer a Egipto y si un día así fuera los Egipcios pagarían tal ofensa con cuantiosas calamidades, siendo condenados a la perpetua desgracia, teniendo que sufrir guerras continuas y humillantes)
  • MEDINA
  • ALEXANDERTUN (fundada por Alexandre en el mismo emplazamiento donde antes se levantara la estatua de ADIS ABEBE o ADIS ABEBEAS - hoy Addis Abeba)
  • DAMASKU (la Santa Damasku creada por los Árabes en el año ?9976 a.C. para albergar la Tumba Verde de MARIA IAN BETISTU, tras derrumbar el GOLPE parte de la primitiva Necrópolis - ante la tumba miles y miles de peregrinos en filas ininterrumpidas, llegados desde los confines de las Naciones Árabes, se postraban a diario con gran veneración)
  • BABEL (fundada por Alexandre para ser la capital de su vasto Reino- estaba emplazada en la tierra llamada por los primitivos Pares MUSUPOTOEMANIE, hoy escrito y pronunciado Mesopotamie - es en esta ciudad donde Alexandre sufrirá el Martirio de su primera ejecución, KALBERIL o KALBERE, finalizando así su Segunda Vida en esta Tierra - seguidamente la desdichada y envilecida ciudad sería llamada BABILONIA por el asesino Iurri - más tarde fue duramente castigada por Dios Be)
  • TABERIZ (Tabriz en el actual Irán)
  • BOLGARIE (hoy Volgogrado, antes Stalingrado y anteriormente Tzaritzin y más atrás aún Bolgaradu -fue objeto de una profecía por parte de Dios Be la cual se realizó con toda exactitud. El Amo absoluto de la Nación donde estaba enclavada dicha ciudad reconoció entonces la Existencia del Mesias, pero al querer comunicar el Hecho a su pueblo fue envenenado por sus propios secuaces)
  • SEMERKANDI (hoy escrito y pronunciado Samarcanda - era la ciudad de las grandes Ferias de ganado, tapices, vasijas y objetos de metal, mayormente en cobre y latón, aunque también en plata y oro - en ella Alexandre preparó un gran ejército contra los TURKOMENE)
  • AIDEARABADU (Hyderabad)
  • BONBAI (Bombay, nombre dado por el Rey Dardanos o Ian)
  • ZARINAGAR (hoy Srinagar - es la ciudad Santa del famoso KAXEMERE, cuyo nombre pronunciado hoy Cachemire designa un Estado autónomo - cerca del lugar se hallaba la fabulosa tumba de la XURIDE MARGORITE, quién al pecar con un Príncipe Paio llamado PUTERRU tuvo el BUDA como castigo)
  • KALKUTA (Calcuta) y BENARES "Es Obra del Be"
En las tierras de la India, la Gole o Aragon era llamada GODABERI "la Nación de Dios" o ERREIG BEDA "Reino del Be". A bastantes otras ciudades creadas por Alexandre no les dio tiempo de ser importantes o famosas antes de su muerte.

Al parecer las que tuvieron el nombre de Alexandre fueron 27 de las cuales he localizado 21.
Si las escribo tal como debiera de ser, a fin de obtener sus fonéticas originales, tengo:
  • 13 Alexandurie (la "r" suave y la "e" final como una "e" catalana o francesa)
  • 2 Alexandurupolis
  • 1 Alexandureta
  • 1 Alexandereta o Alexandreta
  • 1 Alexandurum
  • 1 Alexanderga
  • 1 Alexandere (que los Medes cambiaron primero por PALEXANDERE y posteriormente por PALECHANTERE, pronunciando el "chan" con el sonido actual de "can", haciendo que los Paien creyeron conveniente decir PALICANTERE. Los Romanos Bere escribieron ALICHANTERE, pronunciando ALICANTERE. Tras la expulsión de los Árabes se pensó que el nombre significaba "Tierra del Khan Ali", siéndole entonces suprimida la sílaba final, dejándolo en ALICANTE)
  • 1 Alexandertum.

 


Reino o ETÂ de la GOLE o ARAGON o GOERREIG "Reino de Dios" - 
Parte II
18 de mayo de 2007

Los primitivos moradores de estas ciudades juraron velar a que pertenecieran siempre al Dios Be, tanto en su Segunda Vida como en el ínterin de su ausencia hasta su Tercera Vida.
A la muerte de Alexandre las ciudades deberían ser confiadas cada una a una comisión de notables, quienes las administrarían hasta serle devueltas en toda propiedad en el momento de su Resurrección como Mesias de los Hombres.

Fue precisamente para que nadie se olvidara de dicho juramento a través de los siglos que se les dio el nombre de su Fundador, el cual ningún Soberano, Gobernador o Alcalde, podría suprimir jamás.

La mayoría de las Alexandrias fueron arrasadas por violentos terremotos, cada vez que un pagano las conquistaba.

A la muerte de Alexandre la Gole perdió todas sus ciudades de Oriente y de Próximo Oriente, así como Alexandrie en Egipto, siendo la primera en caer bajo el poder de los Paios. Éstos redujeron la bella ciudad a un montón de escombros. La única pudiendo ser reconquistada por Aragon fue BEIRUT la cual pasó luego a pertenecer a un ARABE.

El Rey ZARGON estableció la nueva Capital del Reino en BURUGON (hoy Dijon en Francia) el 15 de agosto del año 3544 a.C.

Más tarde Aragon perdería las ciudades de KARTAGO - TARAGON - BERSELONE - TURON - BALENTZ (la antigua ciudad China de Palantzia) y KARTAGO NOU, fundada por el Rey Zargon en la provincia de ESKANBERERAZ tras el aniquilamiento de KARTAGO.

El Rey de Aragon creó la ciudad de BALENTZ (hoy Valence en Francia) con emigrados blancos procedentes de la Balentz de LEBANTE, cuando esta última pasó a manos de los MEDE, una vez caído SEGONTU.

Aprovecharé la ocasión para decir que el río Ródano, llamado Rhône en Francia, había sido denominado ERODANUS por los Paios y ERONE por los ARGON.

Pasando el tiempo la BETANIE se separó de la Corona de Aragon. Poco a poco, desde SIBERIE hasta el río EBERU, el Reino, otrora gigante de la Gole o Aragon, fue encogiéndose hasta que un día su Capital se vio amenazada por hordas de salvajes al servicio de los Paios de Roma.

Cuando a su vez el Imperio de la Medie sucumbió y la Revolución proletaria se adueñó de las tierras a ambos lados del río ERONE, hasta MARESEIE, la monarquía quedó suprimida del ETA GOLE, cuya capital era LION (hoy Lyon en Francia).

La parte del antiguo Reino situada al Sur de los ríos Tarn y Garona se separó entonces del resto, no queriendo compartir su suerte revolucionaria y republicana. Quedose con el nombre de Reino de ARAGON. Su capital fue ZARAGOSE (la denominación de ZALDUBE "querida del Be" se empleaba sobre todo en los actos solemnes y en las inscripciones oficiales).

Más tarde, cuando ese Reino se vio obligado a entregar su capital al Imperio GALO, por pretender éste poseer las tierras a orillas del río Ebro, la capitalidad de Aragon recayó sobre ELEIRIDA (Lérida).

El Reino de Aragon sucumbió definitivamente al momento de pasar dicha capital en poder del Imperio PAIEN (entre el 1300 y 1000 a.C. aproximadamente).

Aragon había durado más de 2000 años.

Después de la muerte de Alexandre la Fiesta Nacional del Reino de la Gole o Aragon quedó fijada al 15 de agosto actual, correspondiente al día en que Zargon, el hijo de Alexandre, fue proclamado Rey de la Gole o Aragon, y Burugon, donde se celebraba la ceremonia de entronización, declarada nueva capital del Reino.

A partir de los desastres de Tebas, Kartago y Alamatago, se contaba en todo el territorio de la Gole como las lluvias torrenciales del 15 de agosto de cada año eran las lágrimas de Dios Alexandre por las tierras que liberó del yugo Paio, las cuales año tras año los Bere perdían por culpa de sus desuniones y disputas ocasionadas por razones puramente egoístas.

Se aseguraba también que en tal ocasión Dios Alexandre lloraba por todos los Bere muertos ahogados en los ríos, mal heridos en los campos de batalla, quemados en las hogueras de los Pares, asesinados a traición o martirizados en público o a escondidas, por defender su Memoria y el Honor de la Gole o Aragon.

Si un año llovía más que de costumbre era señal de una mayor gravedad en los pecados cometidos y por eso Dios vertía lágrimas más abundantemente. Si tronaba, siendo casi obligatorio por esas fechas, significaba que Dios Be estaba muy enfadado con la conducta de los miembros del Burubatzar, Gobernadores e incluso Capitanes.

Según algunos comentaban, su cólera se debía a las tantas herejías y malas acciones de los Pares de Roma mas no tardaron mucho en pretender que los truenos eran dirigidos al propio Gobierno de la Gole y en primer lugar al Rey.

Las gentes empezaban a hastiarse en ver cómo el Reino sufría continuas humillaciones por parte de los Pares, y los Reyes de la Gole no eran capaces de dar una buena lección a Roma.

Por los siglos 30 a 25 antes de esta Era se llegó a murmurar incluso que si los Reyes de la Gole no hacían absolutamente nada por recuperar la Gloria pasada, o cuanto menos mantener sus pocas tierras, era porque recibían de tiempo en tiempo buenos cofres repletos de monedas de oro, los cuales llegaban desde Roma en unos misteriosos carros subiendo el valle del Ródano.

Los Pares solían decir a su vez que Dios era el causante de las inundaciones, incendios o muertes, originados muchas veces por las tormentas y truenos de agosto.

Según ellos, ahora Alexandre lloraba o se enfadaba demasiado sobre cosas carentes de remedio. Su tozudez en no admitir la realidad le llevaba a ahogar igualmente Bere que Paios, corderos que vacas, en las inundaciones provocadas casi cada año por él mismo.

Y así, poco a poco, ayudados en esta tarea difamatoria por las mentalidades paganas de los Palebe, los Pares destruyeron la verdadera figura de Alexandre, negándole su Poder Divino y Futuro, influyendo cada vez más en el pensamiento de las gentes a fin de convertirlo en un Dios metafísico, en un Dios al estilo pagano...

La industria principal de la Gole o Aragon fue la fabricación de tejidos de lana y sobre todo de seda.

La expedición, a su regreso del Reino de TAI, no solamente traía telas de seda pero también el modo de producirlas.

El Jefe de la misión, al ir a Damasku para ver a Alexandre, le enseñó unas "semillas" de gusanos entregadas por el propio Rey IAN. Éste le había explicado que darían cada una un grueso gusano blanco, a veces blanco y negro o todo negro, el cual debería ser constantemente alimentado con hojas de un árbol produciendo un fruto muy parecido a la MURE, pero de color blanco.
Por esta razón le dieron el nombre de MURIEBEL.

El Almirante traía también varios pies con raíces, de dicha especie de árbol. Los transportaron con mucho esmero en viejos barriles llenos de tierra, a fin de plantarlos donde más convendría. Alexandre ordenó se sembraran inmediatamente en los alrededores de la ciudad de Damasku, tales arbustos productores de "moras blancas".

Los TAIOS venidos con la expedición escogieron el terreno más apropiado para la siembra de los "taios" de árboles, vigilando luego todo el proceso del desarrollo de los gusanos, del tratamiento de los capullos así como de la fabricación del tejido de seda.

Aparece entonces el famoso BEROKAR, BROKAR o BROKARDE (Brocard) de Damasku que a partir de ese momento pasaría a ser el tejido más famoso y más caro del próximo Oriente, de África y de Europa.

Junto al renombre de DAMASKU, por ser la Capital Espiritual del Gran Reino de la Gole, se le unió la fama de sus telares (aún pudiéndose ver funcionar exactamente como en esa época) y de las numerosas tiendas y tenderetes afincados alrededor de su gran MEZKITE dedicada a ADAMA.

Cuando la Gole perdió la Sirie algunos Golua hicieron como aquel inglés el cual se llevó las semillas del árbol hevea del Brasil para ser sembradas en Birmania. Lograron hacerse con algunos arbustos de morera y los trajeron al Rey Zargon, a Burugon, quien al igual que su Augusto Hacedor ordenó se sembraran donde la tierra y el clima mejor lo permitiesen.

Poco a poco el árbol morera se extendió por las tierras templadas del Reino. Después del olivo fue el árbol cultivado más numeroso de Aragon. Incluso se ha representado el Reino con un tallo de olivo o de morera o con los dos a la vez.

Al transcurrir el tiempo, la industria de los tejidos de seda dio un buen dinero a pequeños campesinos, antes considerándose desfavorecidos por tener tierras más pronto altas y semi-secas.

La seda producida en aquel entonces era llamada XOYE (de aquí el actual nombre francés de soie y también el verbo choyer) debido a su tacto fino y caliente. La moderna industria de la seda en Lyon tuvo su origen en esa primera industria de la seda de la Gole.

Su segunda industria, también muy apreciada, fue esencialmente artesana. La Gole adquirió fama por la fabricación de carretas tiradas por caballos, siendo la más destacada una de cuatro ruedas que los ARGOGEN crearon para uso militar. Se utilizó en buena cantidad en la batalla de TXISTBERTA.
Se la llamó LAUGON (cuatro de la Gonie, refiriéndose a sus cuatro ruedas) en todas las tierras al Sur de BURUGON, y FURGON (cuatro de la Gonie) en las tierras al Norte de la Capital (hoy fourgon en francés).

Los Argogen se consideraban como los mejores herreros de EUROBE o EUBE, tanto por la calidad de las herraduras de caballos como por confeccionar y templar los aros de las ruedas de las carretas.

La cuarta industria del Reino fue la fabricación de los toneles de madera en roble o encina. Servían para transportar y conservar sus vinos, todos de excelente calidad.

La actual fama del Borgoña arranca de aquella época, cuando Burugonie era la provincia en donde estaba emplazada la Capital del Reino de la Gole. También tenía gran fama el vino ERONE (del Ródano - hoy llamado Châteauneuf-du-Pape). El ERON se producía a ambos lados del río Ródano, sobre todo en su ría izquierda, en los alrededores de Avignon.

En cuanto a las demás riquezas agrícolas destacaba en primer lugar su abundante cosecha de cereales y luego su no menos importante producción de aceite de oliva. Las tierras cuyo clima lo permitía y no eran muy propicias al cultivo de los cereales, viñas o legumbres, fueron cubiertas por la sombra de los olivos.
Todos los lugares de las actuales naciones de España y Francia, donde aún pueden verse grandes y viejos olivos (algunos de los cuales tienen más de tres mil años) han sido tierras del Reino de la Gole o Aragon.

Aragon fue la mayor productora de aceite de toda la Antigüedad y muchos pueblos y Señores feudales obtenían de este producto la principal parte de sus riquezas, como bien puede observarse en esos pueblos y en las laderas de las colinas o montañas, encima de las cuales se yerguen antiguos castillos, cerca del mar Mediterráneo.

Como dicho árbol había sido traído por los viejos BE (OLIBE) a las tierras ribereñas al mar interior, Aragon lo consideró como un símbolo de la sabiduría de los Bere.

El queso famoso de la Gole o Aragon era el PELARGON (la Pel de Aragon o Argon) hecho con leche de cabra. Se dejaba secar, envuelto con plantas aromáticas y picantes, dentro de un recipiente de barro bien tapado.

Los Argon bebían la leche de oveja o de cabra, mas nunca la de vaca, pues esta era considerada como muy perniciosa para la salud y el buen funcionamiento de la mente de los Bere. Se aseguraba provocaba infecciones cutáneas, perjudicaba la vista, ocasionaba trastornos digestivos y desequilibrios mentales. Nunca nadie, ni Bere ni Paio, hubiera dado a su niño recién nacido, leche de vaca.

En Aragon o Gole no había ninguna vaca o buey (pues todos fueron sacrificados después de Troia) ya que ni siquiera se apreciaba la carne de tales animales. En esto estaban de acuerdo los Paios, a pesar de ser ellos quienes los introdujeron en todas partes.

Solamente en épocas de guerra aquéllos permitían a sus soldados comérsela. Se afirmaba entonces (con mucha razón) que las células de dichos animales malograban las de los humanos, dificultando su auto-reproducción.

Por lo tanto quedaba claro...
El mayor peligro para un ser humano, al comer la carne de los bovinos, era el acortamiento de su vida, pudiendo ser reducida hasta la mitad de la que hubiera disfrutado gozando siempre de buena salud. Fue mucho más tarde, con la Revolución de la Medie, cuando las poblaciones de las ciudades ribereñas al mar Mediterráneo empezaron a comer carne de vaca, de buey e incluso de caballo.

Las únicas cerámicas producidas en el Reino llegaban a Burugon y otras ciudades importantes desde los talleres afincados en las tierras del antiquísimo Reino de LEBANTE.

Los productos o materias primas que escaseaban en la Gole y debían de importarse eran por este orden (a partir del año 300 de Troia): los zapatos de cuero, los metales no férricos y pergaminos para escribir, procedentes de Betanie; los botones de nácar de las camisas y vestidos y el hilo de coser de Egipto, los tintes para colorear los tejidos y las piedras preciosas de la India. También posiblemente especias como la pimienta y azafrán.

Para abreviar y resumir diré lo siguiente. Fue sobre todo la GOLE o ARAGON que al discurrir de los siglos hizo la Francia de hoy, pero no la Gaule tal como lo escriben los franceses. Pues nunca existió una nación o pueblo antiguo llamado de tal modo y respondiendo a la descripción que aparece en los libros de Historia de Francia.

No se puede admitir de ninguna manera que GOLE se escriba GAULE, solo por el mero capricho de unos historiadores refractarios a emplear la sílaba GO, porque GO es Dios.

Los franceses modernos (porque existieron franceses antiguos) han empleado la denominación GALO para inventarse también una supuesta cultura Galo-romaine, la cual no existió nunca, pues ni los Galos ni los Argon unieron su civilización a la de los "Romanos" de su época por ser esta muy inferior en todos los aspectos.

Cuando los Romanos del Caesar IULIUS llegaron a las tierras de la actual Francia ya no existían ni los GOLUA ni la GOLE, desde hacía mucho tiempo.

Me pregunto si todo esto se debe a una ignorancia supina o si tal postura es consecuencia del reniego puro y simple de unos molestos antepasados. De todos modos sé bien que en la tramoya se halla la mano y astucia del pagano. No se puede acusar a un pueblo de ignorar lo que le han escamoteado siempre y creer todo cuanto le obligaron a aprenderse de memoria durante siglos.

Es igualmente falsa la descripción ofrecida por los franceses en sus libros de Historia sobre los supuestos GAULOIS.
Pretenden que sus antepasados vivieron en chozas de madera y paja, como los negros de África, cuando en la antigua Gole o Aragon nadie residió en tales cabañas, salvo en un principio se tratara de un campamento militar transformado luego en población fija, por lo que las paredes de madera quedaban reemplazadas por otras de piedra.

En la Gole o Aragon hasta el más humilde campesino se construía él mismo su casa de piedra, con techumbre de madera y losas o tejas ovaladas de arcilla, tal como las de ahora. En la Gole las piedras eran abundantes y si hubieron pueblos con casas de madera fueron en las grandes llanuras de la Europa Oriental y en Siberia, a causa del intenso frío.

Siguen diciendo los franceses de hoy que dichas poblaciones ancestrales disponían de sacerdotes llamados Druides, los cuales creían o hacían creer en la existencia de muchos Dioses al estilo pagano, como el Dios del trueno, el Dios de la lluvia, el Dios del viento, etc... y además cortaban ramas o plantas con hoces de oro. Nunca he podido ver tal nombre en ningún texto pero sí el de DURUIDI, con la significación de "propietario de bueyes".

Por otra parte los habitantes de la Gole o Aragon no creyeron nunca en tales Dioses ni nadie en la Antigüedad hubiera asimilado esas tonterías a pesar del gran esfuerzo de los Pares para inculcar ideas absurdas a sus campesinos "siempre hambrientos y siempre sucios".

Los franceses nos muestran dibujos de Gaulois portadores de largos bigotes colgando más abajo de la barbilla, cuando esa descripción corresponde exactamente a la de los GALOS del Reino GALO de BITUREIGI, los cuales nunca estuvieron afincados en el territorio de la actual Francia. Aquellos no tenían absolutamente nada que ver con los ARGOGEN.
Estos, sí llevaban a veces grandes bigotes, no los dejaban caer tan largamente como hacían los Galos.

Los franceses afirman que existían unos Gaulois establecidos en el Norte de Italia y otros en los actuales territorios de Francia, Bélgica, el Luxemburgo, parte de los Países Bajos, Alemania y Suiza, por confundir los GALOS afincados desde Turín hasta la Galitzia Rusa, con la GOLE la cual en Italia no fue más lejos, yendo hacia el Este, que unas leguas más allá de Genova y en Francia no alcanzó la zona atlántica, ni la región parisina, ni el Norte, como tampoco Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos.

Es evidente que con la creación de la denominación GAULE, pareciendo un casamiento entre las dos palabras, los franceses han querido inventarse unos antepasados más bien con concomitancia italiana (situación halagándoles) que con concomitancia considerada (erróneamente) española (situación desagradándoles), es decir que al fin de cuentas no quieren ser Aragoneses. Deberían saber como en esos tiempos de la GOLE, GAU quería decir "noche".

Al darme cuenta de que aquí en España se llama a los franceses Gabachos aprovecharé la ocasión para decir que el origen de tal palabra es GABAUXOS (los de los agujeros oscuros) escrito ahora por los franceses GAVAUX, refiriéndose solamente a los habitantes del departamento de la Lozère.

Esa denominación les fue dada en tiempos de la guerra de Troia. Resulta que durante el Imperio Paio los Pares entregaron dichas tierras montañosas a los LOTEROS para crear una gran LOSER (cementerio).
Haciendo uso de las numerosas grutas naturales, las cuales enlazaron con innumerables galerías, los Lotes transformaron la región en un verdadero queso de Gruyere.

La Gesta de los GABAUXOS fue la Gesta de las poblaciones de esas tierras -eran picapedreros y pastores-. Actuando en forma de guerrillas y atacando constantemente los convoyes militares que por una ruta montañosa (aproximadamente la actual carretera n.° 106) querían alcanzar los campos Troianos, ocasionaron pérdidas enormes al ejército Paio.

Cuando el Paio les perseguía, desaparecían prestamente en las grutas profundas o galerías oscuras de difícil acceso, bordeando la carretera Imperial.

De ahí y de esas fechas data el odio y desprecio tan grande que tuvieron siempre los Pares y Loteros (muchos de la Loser fueron exterminados) contra los GABAUXOS, expresión que con el tiempo los Paien escribieron Gabachos, aplicando indistintamente este apelativo a todas las poblaciones situadas al otro lado de los Pirineos, en la Nación hoy llamada Francia.

Tampoco los Pares y Lores podían olvidar la traición de la PARENTZIE, corriendo pareja con la de los GABAUXOS.


-----------------------

 De Michel Rodellas Picola. Basado en las investigaciones realizadas por Alexandre Eleazar.

Si desea un ejemplar del libro “LOS BERE”, “LOS PAIOS” o , remítanos su nombre, apellidos y dirección postal al e-mail egialde@galeon.com

Si usted es residente fuera de España, los precios y el sistema de pago son diferentes. Puede consultarlos y pagar via PayPal, seleccione su opción en el cuadro siguiente.
Libros
Los Bere €73,00 EUR
Los Paios €68,00 EUR
Los Bere + Los Paios €112,00 EUR...
 
Los Paios
----------

Historia de la Humanidad según Alexandre Eleazar

Historia según los textos de nuestros Antepasados.
Por
ALEXANDRE ELEAZAR.

A la luz de lo descubierto gracias al desciframiento de más de un millar de textos, y con el auxilio de documentos inéditos y custodiados desde hace miles de años esto es, en resumen, lo que se pretende ocultar a la opinión pública mundial con respecto a la Historia de la Humanidad así como su Porvenir próximo:

Tanto el hombre blanco como el de la raza amarilla no son originarios de esta Tierra sino que vinieron en naves interestelares de otros Globos terrestres. Los de raza amarilla (los PALE o PAIOS) llegaron hace aproximadamente 17.000 años. Los de raza blanca (los EDU o BERE) lo hicieron, según el computo de tiempo efectuado de documentos traducidos de gran antigüedad, hace 12.880 años casi con exactitud contado desde el año actual (2004).
La raza negra es autóctona de esta Tierra apareciendo la misma -tal y como es ahora- al menos hace más de 300.000 años. Las culturas blanca y amarilla eran diferentes en muchos aspectos, en especial por creer los primeros en Dios Todopoderoso y Dios Be, y los segundos por adorar a Dios Padre o los Dioses Padres, que asociaron al Sol que se convirtió por este motivo en símbolo de su divinidad.
Los de raza amarilla se consideraban hijos del Sol, al que tenían por su Pâ, Padre, por ello se llamaron Paio: de PA = Padre (Creador) I = letra representativa del hombre, el macho y O = letra representativa de la mujer, la hembra. O sea todos los hombres y mujeres de Pâ. Los Paios también llamaron a Dios/es Padre/s con el calificativo de Râ: el Creador, el Hacedor.
Los de raza blanca (los Bere) creían en Dios Todopoderoso, llamado también JAUNGOIKO: "Señor de los Cielos". Se denominaba así a Aquel de entre los más sabios del Cielo, quien había conseguido desentrañar los misterios de Râ siendo capaz de crear como él y perfeccionar sus creaciones. Para los Bere, Jaungoiko era el Gobernante de los Cielos al cual debían obediencia en honor a su demostrada sabiduría y justeza. También creían en Dios BE (Dios "Segundo" en lengua EDUEN), quien siendo el ZAR de los ELE era el Heredero al Trono del Reino de los Cielos.
La raza blanca en esta Tierra fue generada a partir del esperma del Zar de los ELE (estirpe blanca de hombres que habitan los Globos antiguamente conocidos como ELISEO) al cual, el mismísimo Jaungoiko le encomendó la Misión de crear la raza blanca en este Globo terrestre.
Para llevar a cabo dicha Misión, el Señor de los Cielos bendijo la boda del Zar de los Ele con su Hija MAISTATU, la cual sería luego conocida en la Tierra con el nombre de MARIA.
Debido a un accidente acaecido a bordo de la nave que los portaba a este Globo terrestre rumbo a su Misión, el Zar de los Ele perdió la vida. Pero se pudo conservar el semen de su cuerpo maltrecho.
En el año 10.876 antes de nuestra Era, la nave estelar de Baleden tripulada por las tres MARIAS (palabra queriendo decir "Cosmonautas") aterriza en este Globo terrestre, en el lugar actualmente conocido como México y no muy lejos de su capital. A esta región se la llamó después AMERIK que en lengua Eduen significa "El contacto final", o sea la tierra donde finalmente se posó la nave después de dar siete vueltas en torno a la Tierra.
Una vez en la Tierra, el semen conservado del Zar de los Ele fue introducido (por inseminación artificial) en la matriz de Maria la cual, nueve meses después concibió al BEBE: "el pequeño Be". Así pudo volver a tomar cuerpo (por transmigración anímica) el Zar de los Ele quien, de esta manera, fue el primer Hombre blanco nacido en esta Tierra y Hacedor después de toda la raza Bere. Maria es, por tanto, la Abuela de la Humanidad Blanca.
El Be fue apodado por los Paios con el apodo de IEZUS que quiere decir "creado sin el auxilio de varón". Después en el tiempo y en toda la Tierra se le conocería más con este nombre que con otros como GOBERIEL (Gabriel), ELEAZAR (Zar de los Ele), EL, etc.
Estos son los legítimos y originales personajes de IEZUS y de MARIA, los cuales jamás nacieron en Tierra Santa (TARSAIS) ni fueron protagonistas de los episodios narrados en los Evangelios cristianos. Iezus no murió crucificado sino de muerte natural y en su lecho de DAETXEBEIL (actual Byblos) en el año 10.094 antes de nuestra Era.
Iezus fue enterrado en donde hoy se yerguen las ruinas del llamado Templo de Salomón en Jerusalén. Su tumba fue conocida indistintamente con los nombres de DABEDA o ELKUDAIS. Maria fue enterrada en una Necrópolis especialmente construida para tal fin en BALBEK. Esta Necrópolis sufrió importantes destrozos tras el Golpe (Diluvio Universal), por lo que el sarcófago fue llevado por los árabes a SEIRI (actual ciudad de Damasco).
Debido al espantoso crimen cometido por los KAIN (judíos) al asesinar a Maria -Hija de Dios Todopoderoso- en OBEIDU (El Obeid, Sudán), Jaungoiko decide castigar a la Humanidad y recordarles que su Inmenso Poder y Voluntad están presentes en los actos de los Hombres. Así se produjo el Golpe hace 12.103 años, el cual se recuerda aún en todas las leyendas de los pueblos de esta Tierra y ha sido llamado de numerosas maneras siendo la más conocida la del Diluvio Universal.
Nadie ha sido capaz de explicar con exactitud el porqué del odio ancestral de los Bere y los Paios en contra de los Kain (judíos) pero, lo cierto es que en un principio y durante milenios fueron perseguidos y maldecidos por ser cómplices del espantoso asesinato de Maria (la cual fue apedreada por ellos en su estancia en la ciudad de OBEIDU). Los motivos ahora esgrimidos para explicar su constante condición de raza errante y maldita no son más que un lamentable intento de querer explicar una causa ya hace siglos olvidada.
El Golpe produjo formidables cambios geológicos y climáticos en la Tierra. Este se produjo por la aproximación deliberada por Dios a nuestro Globo terrestre de un astro el cual rozó ciertas zonas de la Tierra. De la fricción gravitacional producida por este astro teledirigido grandes áreas de la Tierra quedaron calcinadas a causa del inmenso calor generado. Los polos terrestres se vieron alterados y ello produjo numerosos terremotos de escala apocalíptica. Donde antes había llanuras se alzaron cordilleras enteras de montañas mientras que otros lugares fueron hundidos en las aguas de los océanos y mares. A causa del Golpe las tierras del actual continente americano, que antes estaban pegadas a los continentes de África y Europa, se trasladaron miles de kilómetros hacia el Oeste. Estas son las tierras de la Atlántida que se recuerdan aún en muchas leyendas de los pueblos de ambos lados del océano Atlántico. MANOA, la famosa capital de los Paios, quedó cubierta por las nieves en el extremo Sur -ahora separado- del continente americano. 
El excesivo calor producido por la fricción gravitacional del astro enviado por Dios hizo que la temperatura de la Tierra y de las aguas ascendiera de tal forma que cientos de miles de millones de metros cúbicos de agua se evaporaran cubriendo todo el Globo de una densísima capa de nubes. Días después, al enfriarse las temperaturas, comenzó a llover en todas las latitudes por semanas enteras y con tal fuerza que grandes áreas de la Tierra quedaron cubiertas por las aguas. Este fue el Diluvio Universal.
Tres años después del Golpe, el Zar de los Ele acaba de escribir el BIBELE ("El Destino de los BELE") en escritura ANERE (hoy conocida como cuneiforme). En el 10.094 antes de nuestra Era moría en Daetxebeil, llamada después BIBELOS y actualmente Byblos.
Después del Golpe, los Paios fundaron su nueva capital en KAIDE (hoy ciudad de Cádiz) y volvieron a crear un Imperio. Los Bere y los Paios estuvieron durante milenios enfrentados en constantes guerras hasta que finalmente el Imperio Paio llegó a dominar toda la Tierra a excepción de un pequeño territorio en la península Ibérica (el interior de Euskadi) y las tierras de la KARELIE (península Escandinava y Finlandia).
 El 11 de Enero del año 7.255 de la llegada de las Marias (3.621 antes de nuestra Era) nace, en una ciudad -llamada en aquel entonces BURUGA- situada al Sudoeste de la actual Suecia, la Segunda Encarnación de Dios Be. La ciudad de Buruga, tiempo después y por tal motivo recibiría el nombre de GOTEINBURUGA "Ciudad capital donde nació Dios" (actual Göteborg). El niño Dios fue llamado Alexandre y era hijo del Rey Nikolau, Señor del Reino de ITULE ZORIONEKONA o Karelie (hoy Finlandia, Suecia y Noruega). Este glorioso nacimiento estaba previsto en la Bibele hacía más de 6.000 años atrás.
Y tal como está escrito, Alexandre, a la edad de 19 años declara la guerra al Emperador del Imperio Paio de aquel entonces llamado Omaitzoi, haciendo su famoso Llamamiento en KAIFARU (Helsinki) a los Bere de todas las tierras ocupadas para que se alzasen en armas hasta suprimir al Imperio ESPANIOL ("es de los viejos Paios"). Alexandre y sus tropas consiguieron ganar una batalla tras otra haciendo que los Bere creyesen definitivamente que él era, efectivamente, la Segunda Encarnación de Dios Be tan esperada por todos los creyentes. En la Bibele se repetía una y otra vez que Dios Be, en su Segunda Existencia en esta Tierra, doblegaría al León Paio liberando a los Bere de este Globo de su dominio y opresión.
Los Paios se hicieron fuertes a todo lo largo de la orilla sur del Sena (Francia). En TROIA (actual ciudad de Troyes) Omaitzoi establecería su Cuartel General y cerca de este se libran las batallas más feroces. Esta fue la famosa Guerra de Troya de la antigüedad que tuvo una duración de diez años. Trece años después del Llamamiento de Alexandre, en el año 3.589 a.E., la fortaleza de Troia cae en manos de los Bere y con ella, poco después, todo el Imperio Paio.
Alexandre entrará victorioso en Kaide, la capital del Imperio Paio, y tiempo después liberaría las tierras del Oriente. Allí establecerá la capital (BABEL) de su basto Reino que bautizó con el nombre de ARAGON: "la Creación de Dios". La figura de Alexandre nunca ha podido ser borrada de la historia pese a los numerosos intentos hechos por sus enemigos. Aun hoy se recuerda con el nombre de Alejandro Magno pese a lo que se cuenta de él está muy distorsionado y falseado. Un detalle a tener en cuenta; el rostro de Alexandre está en numerosísimas monedas ibéricas.
Después de haber liberado la totalidad del Globo terrestre del dominio del Imperio Paio, Alexandre muere martirizado en la ciudad de Babel, en manos del traidor Iurri, el 18 de marzo del año 3.544 a.E., contando 77 años de edad. Tanto el nacimiento, hechos y muerte de este personaje son hoy explicados de manera muy distorsionada en la conocida biografía oficial de Alejandro Magno. Todos los estudiosos de la vida de este magno personaje parten de la obra Vidas paralelas de Plutarco (siglo II d.C.) y de Anábasis de Arriano (siglo II d.C.). Nuestras fuentes de información son muy anteriores a estas fuentes oficiales, las cuales fueron escritas con el único propósito de narrar unos hechos totalmente distorsionados de la verdad para confundir a los historiadores de entonces y a los del porvenir.
La civilización ELEN durará unos 600 años. Durante todo este tiempo los Bere fueron perdiendo territorios en todo el Globo terrestre hasta que los Paios proclamarían el Tercer Imperio Paio, que fue conocido por Imperio de la Medie. Este Imperio tuvo una duración aproximada de dieciocho siglos. A este le sucedería el Cuarto Imperio Paio, el Imperio Paien o Pagano. Al Imperio Paien le sucederá el Imperio Romano-Bere el cual durará hasta el 315 d.C. Actualmente, puede decirse que estamos en el Quinto Imperio Paio.
Esto es, en una muy reducida síntesis, la crónica de la Historia que se nos revela en los más de un millar de documentos descifrados por Alexandre Eleazar en diferentes escrituras antiguas, incluidas los jeroglíficos egipcios y la escritura cuneiforme. Como puede evidenciarse, nuestra "versión" de la historia es sensiblemente diferente de la relatada por nuestros maestros de Historia.
Nos preguntamos como ha sido posible que, durante siglos y reiteradamente, los serios historiadores y demás investigadores de nuestro pasado hayan caído en tal estado de ignorancia ilustrada. Creemos sin duda que uno de los motivos ha sido el beber todos ellos de las mismas fuentes de conocimiento: los libros clásicos -principalmente escritos en latín y griego- los cuales fueron elaborados (casi todos) por encargo de gobernantes y autoridades eclesiásticas cuyo interés no era, precisamente, el contar con imparcialidad el verdadero relato de los acontecimientos históricos. Así, la literatura clásica puede ser considerada como ejemplar -quizás- por su pulidez y belleza de estilo pero, en modo alguno, como fundamento del conocimiento histórico de nuestro pasado. Muchas de estas obras han sido escritas para engañar, para despistar, para manchar la memoria de insignes personajes y sobre todo para ocultar el verdadero origen de la Humanidad y el final último que se le tiene reservado. Los actuales investigadores mostrarían un mayor sentido común si estudiaran con detenimiento otras fuentes de investigación. Entonces es posible que empiecen a comprender algunas de las afirmaciones que se exponen aquí.


--------------------------------------

 

Alfabeto greco-ibérico



Un alfabeto greco-ibérico.

Cara B del plomo de la Serreta (Alcoy).
El alfabeto greco-ibérico es una adaptación casi directa de un alfabeto griego jónico a las particularidades de la lengua ibérica y por lo tanto carece de la característica distintiva del resto de escrituras paleohispánicas que presentan signos con valor silábico, para las oclusivas, y signos con valor alfabético, para el resto de consonantes y vocales.

Este alfabeto se escribe de izquierda a derecha y su área de difusión se concentra en las provincias de Alicante y Murcia. El número de inscripciones que lo utilizan es muy reducido, dos decenas de ostraca y una decena de láminas de plomo, entre los que destacan el plomo de La Serreta (Alcoy) y el plomo del Cigarralejo (Mula). El plomo de La Serreta apareció en 1921 y fue decisivo en el desciframiento de la escritura ibérica nororiental de Manuel Gómez-Moreno publicada en 1922. Los contextos arqueológicos de las inscripciones donde se usa son del siglo IV a. C., pero las características paleográficas con relación al modelo parecen indicar que la adaptación se podría haber realizado a mediados del siglo V a. C.

El alfabeto greco-ibérico está formado por 16 signos idénticos a los del modelo excepto por lo que respecta a la segunda vibrante: cinco vocales, solo una nasal, una lateral, dos sibilantes, dos vibrantes, tres oclusivas sonoras, (labial, dental y velar), pero solo dos de sordas (dental y velar). Para representar la segunda vibrante se añade una tilde a rho, se elige eta en lugar de épsilon para representar e, y se elige sampi como segunda sibilante.

Bibliografía

  • Gómez-Moreno, Manuel (1922): «De Epigrafía ibérica: el plomo de Alcoy», Revista de filología española 9, pp. 341-366.
  • Hoz, Javier de (1987): «La escritura greco-ibérica», Veleia 2-3, pp. 285-298.
  • Hoz, Javier de (1998): «Epigrafía griega de occidente y escritura greco-ibérica», Los griegos en España, pp. 180-196.
  • Rodríguez Ramos, Jesús (2005): «Introducció a l’estudi de les inscripcions ibèriques», Revista de la Fundació Privada Catalana per l’Arqueología ibèrica 1, pp. 13-144.
  • Untermann, Jürgen (1990): Monumenta Linguarum Hispanicarum. III Die iberischen Inschriften aus Spanien, Wiesbaden.
  • Velaza, Javier (1996): Epigrafía y lengua ibéricas, Barcelona.

Enlaces externos