viernes, 19 de julio de 2013

PLEOMORFISMO . la verdadera medicina comprendida

Que es el Pleomorfismo

"Nada es presa de la muerte; al contrario, la diaria prueba que todo es presa de la vida, es decir, de lo que puede ser nutrido y de lo que puede ser consumido."
Antoine Bechamp
Uno de los pilares fundamentales del pensamiento medico oficial es la teoría del monomorfismo que postuló Pasteur. Según éste, cada germen es inmutable y da lugar a una enfermedad diferente y recíprocamente, cada enfermedad es debida a un germen distinto que viene del exterior ya que el interior de los tejidos y la sangre son estériles.
Según esta teoría, en el contexto agente – huésped – medio ambiente, el agente es el más importante de todos. Por eso la oficialidad medica enfila casi toda su atención sobre el agente, ignorando al huésped y el medio en que se desarrolla. De ahí que los estudios de una nueva enfermedad se centran en descubrir un agente infeccioso externo y las terapias se limitan a fármacos que lo destruyen.

La oncología se centra en destruir el tumor sin considerar las condiciones nutricionales o anímicas del huésped. En la consulta diaria un paciente no escucha de su medico preguntas acerca de su individualidad como huésped como:
Como desayuna usted?
Con que frecuencia come verduras?
Hace ejercicio diariamente?
Que tanta agua acostumbra a tomar en el día?


Pasteur: un Impostor a la Medida de la Oficialidad
Lo que muchos no saben es que Pasteur desarrolló la teoría del monomorfismo con base en el trabajo de otro investigador llamado Antoine Bechamp y que el mismo no comprendió estos hechos hasta mucho tiempo después.
Desde los primeros años del siglo XX varias publicaciones han dado testimonio de esto. Nancy Appleton “Lifting the Curse of Louis Pasteur Ethel Douglas Hume escribió Pasteur Exposed: The False Foundations of Modern Medicine” 
La Fundación Ventura ha traducido al español El Sueño y la Mentira de Pasteur” 1942.

Antoine Bechamp fue un investigador contemporáneo de Pasteur. Sus estudios cubrían la biología, microbiología, la química y la patología. Su trabajo fue extensamente documentado en los círculos científicos. El ahora famoso Pasteur plagió y distorsionó estos descubrimientos y ganó un lugar inmerecido en la historia del pensamiento medico. Bechamp recogió los puntos fundamentales de su teoría en su libro “Blood and its Third Element.

Frente al monomorfismo, Bechamp sostenía que los microorganismos podían desarrollarse a través de varias formas dentro de su ciclo de vida. Todos los microorganismos participan de esta propiedad. También descubrió que en la sangre normalmente habitaban microbios que el llamó microzimas y tienen un papel importante en la fisiología. Estos organismos son llamados genéricamente endobiontes. 
  
Ejemplos de estos son las mitocondrias responsables de la producción de energía de la célula, estas eran unas antiguas bacterias muy parecidas a las clamidias que establecieron una relación simbiótica con la célula huésped. Las plaquetas por otra parte, se derivan de otros endobiontes. 
Estos organismos cambiaban de forma para adaptarse a cambios del terreno y podían volverse patógenos. Para Bechamp, esta era la causa de la enfermedad, es decir, la enfermedad siempre viene de adentro. Bechamp demostró que Pasteur estaba errado ya que durante una infección esos organismos no eran “cogidos” de fuera, venían de adentro. Esta es la teoría del pleomorfismo.

Claude Bernard, entró en esta discusión argumentando que lo más importante en el proceso de la enfermedad era el terreno del paciente. Los microbios cambian y se desarrollan como resultado de cambios en este terreno en el cual viven. La enfermedad como proceso biológico se desarrolla dependiendo de este medio interno. El aspecto determinante terreno es el pH. 

A pesar de todo, Pasteur debido a sus influencias y su riqueza logró diseminar estas ideas y ridiculizar la opinión de Bechamp.
Años después Pasteur en su lecho de muerte, reconoció el trabajo de Bechamp y dijo, "Bernard tenía razón , el germen no es nada, el terreno es todo."

 Pero este reconocimiento no tuvo trascendencia porque la alopatía necesitaba la teoría del monomorfismo para mantener su castillo teórico.
 Abrirle la puerta al pleomorfismo le hubiera significado un gran costo y tal vez un cisma importante.
El trabajo de Bechamp fue ignorado y casi olvidado debido a las denuncias de Pasteur pero finalmente fue salvado gracias al doctor Leverson quien inspirado por los escritos de Bechamp viajo a Francia para encontrarse con él unos meses antes de la muerte de éste. Luego en un encuentro con la escritora Ethel Douglas Hume, Leverson le compartió sus  descubrimientos y ella documentó todos estos datos en su libro Pasteur Exposed: The False Foundations of Modern Medicine”.
Este fenómeno fue descubierto desde el primer individuo que usó lentes de microscopía Antón van Leenwenhoek quien llevó estas observaciones a Robert Boyle, el padre de la química, y a Isaac Newton quien descubrió muchos principios de la física.
Ellos no creyeron que la vida pudiera provenir de la luz porque esto en su forma de pensar equivalía a salir de la nada. Para tener vida tenía que haber procreación de la unión de un padre y una madre. Como las criaturas de Leeuwenhoek no cumplían esto sus observaciones ignoradas.
Luego de Bechamp nuevos investigadores han continuado esta labor entre ellos Gunter Enderlein, Royal Rife, Virginia Livingstone, y Gaston Naessens
Estos han ampliado este panorama y hoy sabemos que los organismos pleomórficos cambian de virus a bacterias y luego culminan su proceso como hongos.
Este fenómeno ocurre en toda la naturaleza. Si se deja una taza de leche fuera de la nevera unos días, se torna agria. Se agria por que los gérmenes que están en la leche cambian para adaptarse a este nuevo ambiente fuera de la vaca, no se requieren microbios desde el exterior.
Bechamp, Rife y Naessens pudieron ratificar que estos son virtualmente indestructibles. Las altas temperaturas no pueden destruirlos ni tampoco la radiación.
Los endobiontes siempre están presentes y no pueden ser removidos de las células; los síntomas de una enfermedad dependen del estadio de su desarrollo.
· Las fases más primitivas viven en un pH fuertemente alcalino.
· Las fases bacterianas viven en un pH moderadamente alcalino.
· Las formas micóticas viven en un pH ácido.
· Los virus viven en un pH fuertemente ácido.
George Merkel, un investigador contemporáneo ha estudiado en detalle la estructura química de estos organismos y afirma en su libro Genesis II:
"Los grupos hidroxilos (iones OH en agua) y los protones llenan la membrana interna del Protisto para proveer un gradiente electroquímico que permita el almacenamiento de energía. Es como una gota de agua con una membrana cargada que la envuelve, un condensador. Esta carga eléctrica crea una campo magnético con efecto de red que la membrana del Protisto. Esta energía puede usarse de varias formas. Primero es apilada como una reserva de ATP en la clorofila de las plantas y en las mitocondrias de los animales, puede usarse para inducir e la reproducción y es usada para desensamblar el material genético de cualquier cosa que trate de destruirlo (los inicios de nuestro sistema inmune). Estos Protistos de hecho devoran enzimáticamente, bacterias, virus o cualquier químico que pueda comprometer los procesos genéticos de los mamíferos, ellos se diferencian en células, linfocitos etc., que hacen este trabajo."

 MICROBIOTICA
 Microbiotica
La Microbiótica es un nuevo término que alude al estudio y aplicación de las relaciones simbióticas (de interdependencia) entre los microorganismos de un sistema determinado: una comida, un cuerpo, una planta, el suelo, el agua…

Por primera vez en lenguaje castellano, este libro aborda desde diferentes perspectivas el estudio y el reconocimiento de la acción de los microorganismos y su relación simbiótica para regenerar y potenciar la vida frente a la degradación y la muerte.

Un gran elenco de especialistas médicos, biólogos, ingenieros, psicólogos, cocineros e investigadores describen como utilizar los microorganismos regeneradores para superar los problemas que nuestra civilización en la ecología, agricultura, gastronomía, nutrición y en la salud integral.

Descubra con la Microbiótica como su vida puede cambiar, simplemente apoyándose en esas bacterias que nos rodean, que somos y tenemos en nuestro cuerpo, y cuyo equilibrio crea las condiciones para nuestra supervivencia. La salud humana, como la de todo el ecosistema, también reside en ese invisible micromundo que nos interpenetra. Porque ellas están aquí para ayudarnos a vivir con plenitud y en equilibrio con la biosfera que a lo largo de miles de millones de años han ido creando


Sobre el autor La Microbiótica es un movimiento ecocientífico que nace con este libro gracias a la desinteresada participación de sus autores:
Lynn Margulis:
Catedrático de Geociencias en la Universidad de Massachusetts (EEUU).
Bonnie Bassler:
Directora del departamento de Microbiología de la Universidad de Princeton.

Máximo Sandín: Doctor en Ciencias Biológicas y exprofesor titular, Facultad de Biología, Universidad Autónoma de Madrid.

Jairo Restrepo. Ingeniero Agrónomo. Máximo exponente de la Agricultura Regenerativa.

Juana Labrador. Doctora en Biología. Profesora en la Universidad de Extremadura. Virginia Ruiperez. Enfermera. Especialista en nutrición y fertilidad natural. Francisco Mata. Doctor en medicina y especialista en nutrición naturista.
Emilio Santos. Licenciado en ciencias físicas y en medicina. Psiquiatra y ginecólogo.
Palmira Pozuelo. Farmacéutica. Profesora de nutrición y dietética, Universidad María Cristina de El Escorial (Madrid).
Jesús Mier. Psicólogo clínico.
Martin Goldman. Chef de cocina.
Luis Antonio Lázaro. Periodista e investigador microbiótico.
Ander Urederra. Investigador en nutrición simbiótica tradicional.

Los Endobiontes y la Enfermedad Degenerativa

Una de las funciones de los organismos pleomórficos es ayudar a limpiar y mantener este medio interno pero al adaptarse a este cambio en su ambiente eventualmente llegan a volverse patógenas. En toda enfermedad crónica o degenerativa se encuentran bacterias en los tejidos. Pero aparecen como un resultado final de los cambos que se operan por la forma de vida y la dieta.
La enfermedad degenerativa se inicia por una relativa acidificación de los tejidos, que de esta manera se oxidan y envejecen.

Porque tantos investigadores que están frente a un microscopio no han encontrado esto?

La enseñanza medica oficial condiciona en gran medida para ver solo lo que se conoce, lo demás es desechado. De esta manera cada persona crea un filtro para recoger solo lo que se amolde a sus ideas preconcebidas y los fenómenos se interpretan bajo la óptica de lo conocido. Por eso diariamente se niegan evidencias que no encajan con nuestra forma de ver el mundo.

De la misma manera ocurre cuando ignora las quejas del paciente a las que no les encuentra un significado operativo. Síntomas como la lateralidad de dolores, horarios de agravación, alternancias de quejas, deseos o aversiones de alimentos pero estos son simplemente desoídas por ser irrelevantes, pero esta información constituye es valiosa y determinante para médicos con otra visión en la que cobren significado.

Frente a un microscopio se ven muchas cosas que se ignoran y no pueden explicarse pero se desechan porque se consideran valor.


Ejemplos de Casos

En la gráfica 7 se hay dos muestras de sangre viva como se observa en el video del microscopio de campo oscuro. En la vista de arriba aparece un organismo con forma de gusano llamado sinascito que se asocia con enfermedades degenerativas. Las formas blancas redondas a menudo llamadas levaduras no deberían estar presentes en la sangre.


Se aprecia también una bacteria L alrededor de una plaqueta. Estas son uniones de proteína seca por la fusión directa de coloides vivos (llamada sistatogenia). Este paciente tiene solamente períodos de fatiga, no tiene un diagnóstico específico aunque la presencia de un sinascito es sospechosa. La muestra de abajo es de un paciente con un cáncer inoperable cuyo medico le ha pronosticado pocos días de vida. Esta foto fue tomada 40 minutos después de obtenerse la sangre del dedo. El plasma y las células rojas están llenas de gérmenes pleomórficos.


El contagio es dependiente del terreno

Si la infección viene de adentro como es posible el contagio?

Bajo la óptica del monomorfismo la pregunta sería ¿Por que es tan escaso el contagio ? Deepak Chopra cita una en la que se aplicó una solución del rinovirus de la influenza en la mucosa nasal de varios sujetos sanos. Solo uno de cada ocho desarrolló la infección. El contagio solo es posible si el terreno del huésped lo permite.


Cuadro de texto:     Gráfico 5











Robert Young, un microbiólogo americano que ha verificado estos fenómenos, en su libro One sickness, one disease, one treatment”, (Un enfermo, una enfermedad y un tratamiento), dice:
“Es la hiperacidificación del organismo debida a nuestra forma equivocada de comer y de vivir lo que causa la proliferación del hongo entre nosotros, el cual debilita el cuerpo y si no se corrige es la causa final de nuestra muerte. ”
Young postula que todas las enfermedades no son sino resultados de una enfermedad constitucional que causa la micotoxicosis, o sea toxicidad causada por infección por hongos que son los grandes recicladores de los organismos muertos.
Lo que la teoría del germen no pudo explicar entonces y ahora tampoco, es: De donde vienen los gérmenes?

El aporte de Enderlein
Cuadro de texto:  Gráfico 3   Gunter Enderlein Gunter Enderlein, alumno de Bechamp, llevó a cabo una exhaustiva clasificación y descripción de los procesos de estos microorganismos en los organismos superiores. En su libro la “Ciclogenia de la Bacterias” Enderlein describe en forma detallada todo un nuevo y complejo universo microbiológico y describe su papel en la vida de los organismos superiores.
Enderlein considera que estos endobiontes son fases no-patógenas de dos hongos El Mucor racemosus Fresen, y El Aspergillus niger van Tieghem. Estas formas no se ven en la sangre pero son las que se cultivan en el laboratorio a partir de los protistos o las que aparece en los cadáveres.
Enderlein creía que estos gérmenes entraban a las células de colonias altamente diferenciadas como parásitos Antoine Bechamp pensaba que siempre han estado en la célula y eran la esencia misma de la vida.
Para mantener el ambiente adecuado cada microbio produce un ácido orgánico.
Mucor racemosus – ácido láctico,
Aspergillus niger – ácido cítrico.
Lo que Enderlein llamó protistos y condritos son completamente inocuos y tienen un importante papel regulador al reducir formas virulentas a otras más primitivas al copular con ellas.
La célula es considerada la más pequeña unidad de vida pero Enderlein demostró en una de sus publicaciones en 1925 que la unidad más pequeña de vida no es la célula si no el protisto, (o la microzima por Bechamp y somátide o coloides de vida por Gaston Naessens). Estos son partículas que miden entre 0,01 a 0,0001 micrones de diámetro. Naessens considera que en algún momento estos entran a la existencia a partir de los coloides de luz.
Estos organismos pueden llegar a agruparse en forma de coágulos llamados simplastos los cuales pueden bloquear los vasos sanguíneos con serias consecuencias . Los Simplastos pueden formarse de coloides o simprótidos, trombocitos, eritrocitos, leucocitos o de una mezcla de ellos.
Para designar todo este complejo ámbito Enderlein crea un extenso vocabulario de estadios y procesos entre los que se destacan :
Ascito
Nombre para todas las fases del desarrollo bacteriano.
Condrito
Nombre para las fases más primitivas
Cistito
Un michito con núcleo polidinámico
Diocotecito
Un coloidetecito, lleno de núcleos muy pequeños
Filum
La unificación linear de varios protistos
Coloidetecito
Una célula sin núcleo
Mich
El simprotisto en su función de núcleo en una célula
Michito
La primera célula bacteriana, tiene solo un núcleo
Protisto
La forma más primitiva de cada microbio.
Espermia
La célula sexual = 1 Filum y 1 Simprotisto
Simplasto
La unificación de todas las diferentes fases para copular.
Simprotisto
Las tres- unificaciones de los varios protistos (forma esférica)
Sinascito
El nombre para todas las fases bacterianas con núcleo
múltiple en toda dirección
Sistatogenia
La tendencia de las unidades primitivas de juntarse y crear una
forma más estable.
Tecito
Un michito con más de ocho núcleos
Trombocito
Un michito con dos a ocho núcleos
A medida que el medio interno se vuelve más ácido los Protistos primero empiezan a juntarse en forma de hilos (colas o Filum) de los que brotan glóbulos o gránulos primitivos (cabezas). Lo que Enderlein, llama Simprotistos


Nacimiento de una Célula
(Esferas Bacterianas)
Si el medio interno, o espacio de Pishinger, se acidifica y se ensucia aun mas, los condritos libres, forman círculos cerrando el hilo que componen. Estos círculos están hechos de cabezas de simprotistos, distribuidos alrededor del anillo de fila.
 
 
Luego estas cabezas de simprotistos se juntan para formar el núcleo llamado Mich.
 
Alrededor de este núcleo se depositan varias protistos que son coloides de proteínas los cuales favorecen el desarrollo de esta célula primitiva.
Esta reserva viviente crece masa y mas rodeando la esfera de simprotisto. En este proceso nace la primera célula  que es una bacteria esférica  el Michito.
El Desarrollo de Bacilos Bacterianos
A través de la división, la esfera bacteriana de arriba  se convierte en el origen de un micrococo con dos nucleos (Diprotisto). De ellos, se desarrollan las bacterias de 4 - 8 núcleos, y finalmente los bacilos de 16 y más nucleos. Por otra parte, el núcleo se divide y el anillo se dilata volviéndose en formas bacilares.
 
 
Este es un cuadro dibujado de la observación bajo microscopio en 1879. La bacteria, Leptotrichia buccalis, usualmente inofensiva hallada en la boca, se ve aquí transformándose de una forma redonda en una bacilar. En el proceso el núcleo se divide y se forman muchos.
Para resumir, los pequeños núcleos o pequeños simprotistos del Condrito se mueven juntos a lo largo de los bordes del anillo para crear un núcleo. El anillo puede dilatarse y formar una forma redondeada o coco, o puede transformarse en un bacilo. Los Simprotistos recogen protistos para alimentarse y formar el plasma  celular. El núcleo se alarga a medida que los pequeños simprotistos se unen y el anillo se alarga a medida que el plasma llena la célula.  
Los germenes tipo coco son el estreptococo, gonococo, estafilococo y otros similares. Los germenes tipo bacilo son la E. coli, la pseudomona, y otras. Estas formas realmente vienen de las mismas células rojas y blancas de las sangre. Cuando la sangre empieza a transformarse, se da un proceso de fermentación que produce coagulos sanguíneos o  rigor mortuus, dos aspectos del mismo proceso.
 
Eritrocitos de un paciente con cáncer de estómago. Hay dos formas bacilares saliendo de el. Los núcleos están uno sobre otro. Esto indica que el equilibrio acido básico está comprometido y hay acidosis
La siguiente cita indica en que forma este proceso se acelera.
"Nuestra civilización causa o facilita esto a través de los fertilizantes artificiales, preservativos, colorantes, la  polución del aire, etc., pero en primer lugar está nuestra falsa nutrición, que literalmente engorda al endobionte por su alto contenido en proteínas y azúcares. La proteína animal engorda los protistos. Tan pronto como el equilibrio en el suero sanguineo se acidifica de forma continuada  por la nutrición antibiológica, las formas de arriba se pegan una con otras. El endobionte literalmente se engorda con proteina animal y se hace más grande."
"El endobionte es el LADRON DE PROTEINA. La única proteina animal que puede ser consumida en grandes cantidades, es la de la leche, y eso que en forma ácida como queso cottage u otras formas de queso. Estas proteínas lácticas han desarrollado un especial logro con el paso del tiempo, que no da al endobionte la oportunidad de proliferar."
"Los Protistos normales y saludables son creados de proteína vegetal!"
"El Endobionte en su crecimiento cambia el pH de la sangre, ya que el endobionte devora proteina. Esto crea unas condiciones permanentes para que continúe el desequilibrio de este desarrollo."
El Principio Anartatico Fundamental 
"Por la nacionalización (integración) de unidades morfológicas en estados de desarrollo más complejos, los ácidos especificos PRODUCIDOS por cada microorganismo individual son la razón CAUSAL de los cambios del pH en el medio interno que tienden a la acidificación. En otras palabras: Los pasos ascendentes de la ciclogenia se acompañan  y dependen de una DISMINUCION PROPORCIONALMENTE DESCENDENTE DEL pH."
Enderlein encontró los siguientes errores en las enseñanzas oficiales:
La Fibrina no es el resultado de la precipitación de proteínas sino Tecitos del endobionte.
Los Megacariocitos (Metschnikov) no son células "normales" sino una infestación masiva de formas  primitivas del endobionte que inhabilita a la célula y al núcleo para dividirse. No se origina de un leucocito sino  de un eritrocito!
Los Megaloblastos en la anemia perniciosa no son eritrocitos con núcleo sino eritrocitos que tienen una colonia de condritos (pseudonúcleo) adentro lo que le causa su gran tamaño.
Los Normoblastos son eritrocitos que no tienen un núcleo sino un pseudonúcleo hecho de colonias de-condritos.
Los Macrocitos son eritrocitos alargados sin núcleo. Esto es causado por una invasión masiva de-condritos.
Los Reticulocitos (Heilmeyer) no son eritrocitos con organelas especiales sino eritrocitos que tienen un pequeño "árbol" de condritos adentro.
Las células redondas y en forma de huso de los sarcomas no contienen células redondas y ahusadas del huésped sino células redondas y ahusadas de micelias del endobionte.
Royal R. Rife indicó que solo existen diez gérmenes diferentes. Todas las variadas especies que clasifica la bacteriología  son adaptaciones pleomórficos a la toxicidad, o a cambios del pH del  terreno. El describe el desarrollo pleomórfico de la Escherichia coli de la siguiente manera:
-          E. coli
·         Salmonella typhi
·         Mycobacterium tuberculosum
·         Formas micóticas
·         BX (bacteria X)
·         BY (bacteria Y)
Rife aisló la BX de todos los tumores cancerosos y la BY de todos los sarcomas. El cambio de una forma en otra se daba en unas 36 horas. La BX y la BY atravesaban fácilmente los filtros cerámicos  000 que son extremadamente pequeños y no podían observarse con microscopios de luz ordinaria.
Los antibióticos aumentan severamente la toxicidad del huésped. La "desaparición" de un germen particular de un cultivo no significa que el germen esté muerto; solo se hace invisible para ese medio.
Los estudios de microscopía de campo oscuro de los doctores Rudolph Alsleben y Kurt Donsbach del Hospital de Santa Monica  ilustran claramente la proliferación de los microorganismos mutantes en la sangre de pacientes enfermos. Ellos los llamaron “microbios clépticos “. Al examinar la sangre viva de los pacientes  observaron muchos de estos microbios yendo y viniendo en el plasma sanguíneo. Cuanto más enfermo el paciente, más microbios observaron.
El Cambio de Paradigma
Una escuela de pensamiento (la medicina moderna y su perspectiva monomorfista),  dice que la mayoría  de las enfermedades son causadas por gérmenes o alguna forma microbiana estática  (la teoría del germen). Para recuperar al paciente, hay que:
MATAR los gérmenes.
MATAR los microbios.
MATAR cualquier cosa que enferme.
Usar drogas, antibióticos, quimioterapia, radiación, cirugía.
La otra escuela de pensamiento, que incluye muchas otras formas de artes curativas, dice que la mayoría de las enfermedades son causadas por un desequilibrio en el organismo debido a un desarreglo que puede ser nutricional, eléctrico, estructural, toxicológico o biológico. Para recuperar al enfermo se necesita restablecer el equilibrio de su organismo trabajando a favor del cuerpo no en contra de él.
 Bibliografía
1-A. Bechamp Blood and its Third Element.
2-J. Hooper A new Germ Theory
3-R. B. Pearson The Dream and Lie of Louis Pasteur.
4-G. Merkel, Genesis II
5-G. Enderlein Real Biology Alone Can Solve the Riddle of Cancer
6-S. Denk How you rot and rust
7-M. Blecker About Pleomorphism
8-M. Coyle Revisiting Enderlein's Perspective in the 21st Century














Aunque parezca increíble, el número de bacterias que viven dentro del cuerpo de un ser humano adulto sano promedio se estima excede el número de las células humanas en una razón de 10 a 1
 A pesar de la importancia en la salud humana y las enfermedades en particular, estas comunidades que residen dentro de nosotros siguen siendo un gran misterio. 
 Para entender cómo los cambios en las poblaciones bacterianas normales afectan o son afectados por la enfermedad primero tenemos que establecer qué es normal, o incluso si existe esa condición normal, ” manifestó a Margarita McFall Ngai de la Universidad de Wisconsin, Madison.
microbiome
Los investigadores han sospechado y han investigado el papel que las comunidades microbianas beneficiosas dentro de los seres humanos, conocidos colectivamente como el “Microbioma humano”. 
Martin Blaser de la Universidad de Nueva York ha estado trabajando para identificar las varias bacterias que viven en la piel y ayudan para formar una barrera protectora en el exterior. Antes de que él comenzara su investigación era estimado que menos de 100 diversas especies de bacterias vivían en la piel. Sin embargo, mediante  nuevas técnicas de secuenciación, él y sus colegas intentaron identificar la especie bacteriana en los antebrazos de personas sanos. En un estudio inicial de seis pacientes se identificaron 182 especies bacterianas. Los estudios subsecuentes añadieron más especie al punto que Blaser ahora estima que el número de especies diferentes de bacterias que vive en la piel podrían acercarse a 500. 
A pesar de estos números Blaser observa que predominan solamente cerca de que 10 especies, que cubren aproximadamente el 50% de la población total. “Algo interesante sobre las otras especies con poblaciones más pequeñas es que eran específicas del anfitrión. Incluso algunas solo fueron identificadas en un solo anfitrión. 
Es enteramente posible que cada uno podría tener una firma bacteriana única, ” dice Blaser, mucho tiene de la misma manera una firma única en el DNA o una huella digital única. Blaser también está comenzando a explorar el papel que éstos pueden desempeñar en las enfermedades de la piel,  investigación que está actualmente en curso.
Daniel Frank de la Universidad de Colorado, Boulder, es parte de un equipo que esté explorando el papel que las comunidades bacterianas en la zona digestiva humana y su relación con enfermedades inflamatorias del intestino. 
Existe un  alto número de bacterias en el cuerpo humano y  sus subproductos se puedan encontrar en la mayoría de los líquidos humanos, evidencia de su papel en la salud y las enfermedades.

Bibliografía

1-A. Bechamp Blood and its Third Element.
2-J. Hooper A new Germ Theory
3-R. B. Pearson The Dream and Lie of Louis Pasteur. (Ver la traducción completa.)
4-G. Merkel, Genesis II
5-G. Enderlein Real Biology Alone Can Solve the Riddle of Cancer
6-S. Denk How you rot and rust
7-M. Blecker About Pleomorphism
8-M. Coyle Revisiting Enderlein's Perspective in the 21st Century
--------
Esto deja en evidencia a la mafia médica. Y por si a alguien aun le queda alguna duda: La naturaleza de los hongos que causan el cáncer ha sido investigada desde hace ¡más de un siglo! NO ES NADA NUEVO. Es ciencia suprimida o ridiculizada por la mafia médica que se denuncia aquí por L.C. La ciencia del PLEOMORFISMO – CANCER es la que hace encajar casi todas las piezas. Esto significa que hay especies de hongos que son capaces de evolucionar rápidamente desde inofensivas esporas tan pequeñas que no se ven con los microscopios convencionales, hasta formas de MICObacterias (mico=hongo, con forma de bacteria) evolucionando según el PH (acidez) en el que se encuentran. También hay “formas filtrables y no filtrables” relacionadas con la propagación del cáncer. La cándida es solo otro hongo puñetero más.
El que quiera ver pruebas de este Pleomorfismo lo puede ver con sus propios ojos en estos videos reales hechos con los microscopios más potentes que existen (pongo links al final). Uno es el Somatoscope de Gaston Naessens. Otro el Ergonom 400 y 500. Además está el microscopio de campo oscuro, que demuestra la falsedad del dogma de la esterilidad de la sangre (para ocultar la verdad), y “la historia de Raymond Rife”, y su “Universal Microscope”. Todas la pruebas conducen a los hongos, y tanto externos como internos, pleomórficos o el resto con sus micotoxinas, todos directa o indirectamente pueden contribuir al desarrollo del cáncer.
Así pues Rife, Naessens, Virginia Livinstong, Enderlein, y otros antes que Simoncini ya lo investigaron y todos tienen razón. Aunque depende de su estado pleomórfico el nombre que le dieron los científicos.
También hay otras causas que impiden a una persona librarse del cáncer: mala alimentación, contaminantes de toda índole, parásitos, y otros hongos y micotoxinas, que hacen el medio propicio para que campe a sus anchas el cancer, causado por ciertas especies primigenias de MICObacterias pleomórficas, que en ciertas formas parasitan el interior de la célula sana y la convierten en zombi-cancerosa.



La teoría de Günther Enderlein dice que la base de toda enfermedad se deriva del pleomorfísmo, teoría en la que específicos tipos de bacterias y hongos pueden cambiar y tomar formas múltiples en su ciclo de vida. Una analogía sería el ciclo de vida de una mariposa o su metamorfosis que va en etapas de larva a pupa y a mego.

Claude Bernard, fisiólogo francés, también creía que el germen no es nada y el terreno lo es todo, de ahí que la bacteria o hongo externa o pleomorfica, puede llegar a causar enfermedades únicamente si se les permite crecer en un terreno no sano (ácido).

Técnicamente el término “terreno” describe el ambiente interno del cuerpo, como lo es ácido, alcalino o con baja oxigenación conocido como “rouleaux” una palabra francesa que significa rollo, o también se le conoce como sangre pegajosa.

La sangre tiene un ph de 7.365, eso es ligeramente alcalino. Cuando ese nivel comienza a bajar, volviéndose más ácida, la carga negativa de la membrana celular en los glóbulos rojos “electrones”, se neutraliza, haciendo que los glóbulos rojos se peguen formando rollos de cinco o más glóbulos rojos, o agregaciones de eritrocitos.
Pleomorfismo -  Monomorfismo


Antoine Bechamp

En contraste, la medicina tradicional occidental, enseña y practica las doctrinas de Louis Pasteur, la teoría de Pasteur puso los cimientos de la microbiología médica occidental, una doctrina científica basada en el monomorfismo. Eso quiere decir que todas las enfermedades o malestares son causadas por microbios externos, no cambiantes, con una sola forma, monomórficos que invaden el cuerpo. La idea de tipos normales de bacteria, o tipos específicos de bacteria que causan especificas enfermedades fue aceptada ampliamente por la medicina occidental a principios de 1900 y esa misma idea fue adoptada por el complejo americano de la industria médica, como un pilar principal de la medicina moderna. Un negocio de trillones de dólares anuales, en donde entran las compañías farmacéuticas, la American Medical Asociation, compañías de seguros, la FDA, hospitales y centros de investigación.

Esta teoría dio lugar al desarrollo del primer antibiótico (penicilina) en 1940, durante 40 años la mayoría de las infecciones bacterianas han sido tratables, pero ciertos tipos no comunes de bacterias ya han desarrollado suficiente fuerza al grado de que son intratables, es decir son pleomorficas. La bacteria común que causa neumonía, infecciones en los oídos de los niños y muchas otras enfermedades están evolucionando o cambiando a formas intratables por ningún medicamento conocido, amenazando con entrar en una fría era postantibióticos, la cual se traduce en un desastre médico.

En febrero 20 de 1994 se publicó un artículo en un periódico de Salt Lake “The Desert News”, el encabezado decía “Antibióticos perdiendo terreno contra las bacterias”, una fuerte resistencia se esta desarrollando rápidamente, amenazando con un desastre en el área de la medicina” por Paul Raeburn editor científico. En este artículo Alexander Tomasz, de la universidad Rockefeller en NY, dijo:


“en el mundo postantibioticos, las infecciones más simples podrán escalar rápidamente hacia enfermedades fatales, mucha gente se pregunta que va a pasar, es impredecible cuando, y las consecuencias nadie las conoce, pero el número de muertes es considerablemente alto”.

El Dr. Mitchell Cohan, del centro de control de enfermedades dijo “es potencialmente un problema serio y extremadamente fuerte, ciertas bacterias como los enterococcus que causan infecciones en las heridas han desarrollado fuerza, ya son resistentes al medicamento bancomiosin y a cualquier tipo de antibiótico conocido. La epidemia se ha esparcido rápidamente con la forma no tratable enterococcus en la ciudad de NY, esta fuerza intratable no estaba presente en 1989, pero en 1992 fue la responsable del 59% de las infecciones. Según Alexander Tomasz, si llegas a tener la infección, quedas en las manos del todo poderoso.


Usando mi microscopio de fase de contrastes, analizando las células vivas (como el Dr. Robert O. Young lo hace, quien me capacitó y enseño la técnica), he visto en la sangre, a nivel celular, estas formas de bacteria y hongos pleomorficos evolucionando y cambiando, he visto por días estos microbios anaeróbicos (organismos que viven y sobreviven en azúcar) alargarse y volverse patogénicos, y en algunos casos cambian de forma, de bacteria a hongo dependiendo completamente en el terreno.

Enderlein también observo a nivel celular estos cambios pleomorficos de bacteria y hongos en la sangre, el notó que cuando las bacterias eran pequeñas estaban sanas, en este estado las llamo simbions, que quiere decir saludable para el cuerpo, como simbions, estas bacterias trabajan y ayudan al cuerpo, pero cuando crecen y se alargan debido al terreno también se vuelven patógenas, cambiando a bacteria y en algunos casos a hongo. En esta etapa Enderline se refiere a ellas como endions. Su descubrimiento más profundo, fue que ciertas leyes biológicas gobiernan el crecimiento de microorganismos patológicos dentro del cuerpo humano y que existe una forma sana y una no sana de cada germen, probando así la variabilidad de las bacterias y hongos, y el concepto del pleomorfismo.

Esto me ayuda a entender como es que en la sociedad de hoy en día vemos bacterias y hongos con una amplia resistencia, que las hace intratables por ningún medicamento o antibiótico moderno.


Tengo la fuerte impresión de que las enfermedades no se derivan únicamente de “ataques” exteriores de bacterias, como Pasteur, la American Medical Asociation, las compañías farmacéuticas y otros creen, más bien son el resultado de que el cuerpo huésped cambia de un estado sano de balance y neutralidad, hacia un estado de enfermedad (ácido).


Louis Pasteur

Douglas Hume, hace una observación muy buena en su libro Bechamp or Pasteur? A Lost Chapter in the History of Biology citando una observación de Florence Nightingale, “no existen enfermedades específicas, sino condiciones específicas de una enfermedad”. No me sorprende que muchas de las grandes ciudades se hayan convertido en “albercas” de epidemias y enfermedades. Los verdaderos predecesores de Enderline fueron los fisiólogos Claude Bernard, ya mencionados, y el brillante doctor, químico y farmacólogo Antoine Bechamp.

Bechamp estaba en desacuerdo con Pasteur por su doctrina científica basada en el monorfismo, 30 años antes del auge del monorfismo, Bechamp había descubierto pequeños gránulos moleculares en las células del cuerpo de animales que cambiaban forma y tamaño, estos podían desarrollarse en bacteria y hongos que producen enfermedades, y finalmente en enfermedades crónicas. El llamó a estos gránulos fermentos pequeños o microzymas, la microzyma es un fermento, un ser vivo organizado capaz de multiplicarse, transformarse en enfermedad y comunicar enfermedad. En un estado neutro de salud, las microzymas del organismo actúan en armonía, y las cosas suceden en una forma natural de un proceso de fermentación, pero en la condición de enfermedad los microzymas no actúan en armonía, la fermentación es alterada, y la microzyma cambia su función o se vuelve anormal debido a la modificación del terreno.

Bechamp por lo tanto soportaba el concepto del pleomorfismo (muchas formas), teoría científica que dice que específicos tipos de bacteria y hongos pueden cambiar y tomar formas múltiples durante su ciclo de vida. Estas bacterias y hongos han estado en nosotros desde hace muchísimo tiempo, de hecho los egipcios entendían los efectos devastadores de las bacterias y hongos en el cuerpo, por eso sacaban los órganos internos incluyendo el cerebro, antes de momificar y guardar en sus tumbas los cadáveres.

La Dra. Virginia Livingston-Wheeler (quién estudió con Enderline), llamó a estas bacterias y hongos Progenitor cryptocides, haciendo referencia a las mismas bacterias y hongos que los científicos han encontrado en las tumbas egipcias. Gaston Naessens lo llamo el “ciclo del somatid”, el Dr. Robert Young lo llama “enfermedad de la pelota de ping-pong”, pues visto con el microscopio en la fase de contrastes, parecen pelotas blancas de ping-pong, en la mayoría de las veces rodeadas de un halo negro de bacteria y simbions, todos están describiendo la misma cosa, bacteria y hongos, sólo que cada quién le puso un nombre distinto, sin embargo todos están confirmando la doctrina científica del pleomorfismo que Bechamp observó cien años atrás.

El Dr. Robert Young adoptó el punto de vista médico de Bechamp y Enderlein, la doctrina científica del pleomorfismo es real.


Somos un cuerpo de bacteria y hongos, cuerpos anaeróbicos que viven, crecen y sobreviven en azúcar. Viven en armonía con nosotros cuando estamos comiendo y viviendo saludablemente, sin embargo existe un potencial de que las bacterias se conviertan en dañinas cuando el terreno donde viven se altera, esta alteración en el terreno es fomentada por dietas altas en carbohidratos complejos, dietas altas en azúcares, frutas, jugos de fruta, sucrosa, miel, endulzantes como maple y extracto de maíz, agua contaminada, aire contaminado, la destrucción y el estrés de una flora intestinal sana e intestinos delgado y grueso por antibióticos y otros medicamentos.

Al entender la doctrina del pleomorfismo y el terreno del cuerpo, entiendes porqué estamos enfermos y cansados, una vez que entendemos porque estamos enfermos y cansados, es cuando podemos comenzar a hacer los cambios necesarios en nuestros estilos de vida, de esta manera regresamos nuestros cuerpos a un estado de armonía y balance.
Microscopio de Contraste de Alta Potencia

Al observar la sangre bajo la fase de contrastes, he visto lo que Becham y Enderlein describieron, este tipo de análisis de células vivas también es usado en biología marina para observar vida marina con membranas frágiles, este microscopio de contrastes de alta potencia puede magnificar los objetos hasta 20,000 veces su tamaño normal, permitiendo a uno ver clara y exactamente, virus, bacterias al detalle, formas de parásitos y hongos en la sangre. El espécimen de sangre es iluminado por un condensador especial de fase de contrastes, los objetos en el campo de visión se muestran como cuerpos iluminados en un fondo negro o gris, dando una calidad de imagen superior. De esta forma puedo ver también los glóbulos rojos y blancos, así como su condición, colesterol, protoplasma, metales, trombosis, deficiencia de oxígeno, fibrosis, lípidos no digeridos y parásitos en una gota de sangre viva.

La medicina tradicional, no analiza la sangre viva, al manchar la sangre con químicos la están matando, el químico es levantado por la célula y el citoplasma, enfatizando la membrana celular y el núcleo, pero esto mata a todos los microorganismos que viven, se mueven, se alimentan y están presentes en la sangre, volviéndose invisibles. En consecuencia quienes observan la sangre muerta se refieren a estas formas como artefactos, microsomas y no ponen atención alguna al importante rol que juegan en el desarrollo de enfermedades y malestar.

Probablemente una de las cosas más impactantes que he visto, es el crecimiento de bacteria y hongos en una gota de sangre fresca; si la sangre muere en el porta objetos en dos horas, el donador está muy enfermo, si la sangre vive en el porta objetos por varios días el donante está sano. Al observar la sangre viva, directamente del portaobjetos, proyectada en vídeo, uno puede realmente ver la bacteria y hongos, y algunas veces parásitos alimentándose y creciendo mientras la sangre pierde sus nutrientes y oxígeno.

Las bacterias y los hongos son anaeróbicos, viven del cuerpo, gracias a la glucosa en la sangre, hemoglobina rica en hierro, tejidos, órganos, productos de desperdicio y mueren en la presencia de oxígeno. Una de las experiencias más satisfactorias para mi, es cuando observo la sangre del mismo donador que estaba lleno de bacteria y hongos bajo el microscopio con fase de contrastes, y ver que las bacterias patógenas y hongos se han reducido en gran número, o han sido completamente erradicadas.
Pleomorfismo y Cáncer

El pleomorfismo también es esencial para entender el cáncer y su cura. ¿Cómo se inicia el cáncer? La mayoría de nosotros iniciamos nuestras vidas como seres sanos, pequeños bebes normales, conforme envejecemos comenzamos a estresarnos por nuestras dietas, nuestras emociones, lesiones físicas, el aire que respiramos, el agua que bebemos, estilos de vida, matamos nuestra flora intestinal saludable en el intestino delgado y grueso con el uso de antibióticos y otros medicamentos. Dejamos de respirar correctamente, causando depravación de oxígeno, nos aceleramos, volvemos más agresivos y con el paso de los años la bacteria y los hongos se acumula constantemente.

Las bacterias y hongos se alimentan de la glucosa en la sangre, y arrojan sus productos de desperdicio que básicamente es ácido aldehído (formol), etanol, alcohol, gas de dióxido de carbono, metanol y ácido láctico que va directo al flujo sanguíneo causando envenenamiento de la sangre, lo cual nos hace sentir enfermos y cansados.

En esta situación, el terreno de la sangre se compromete, o está fuera de balance, dejamos de tener la luz interna, si el proceso continua sin ponerle atención, el estado de envenenamiento empeora, y pasa dentro de los tejidos, órganos, sistema nervioso central, estructura ósea, sistema linfático y médula ósea, hasta que las bacterias se convierten en hongos, y los hongos se convierten en moho tomando parte o todo tu cuerpo.

Si le preguntas a tu médico que te explique el cáncer en una palabra, ¿que te diría?

Déjame explicarte el cáncer como lo ve el Dr. Young:


“es mi punto de vista personal, que el cáncer no es nada más que moho. Imagina tu cuerpo como si fuera una barra de queso crema, deja el queso crema por un día fuera del refrigerador, comenzarás a ver moho verde formándose en las esquinas, puedes quitar el moho verde rebanando una sección, pero al siguiente día volverá a salir más moho verde, a lo mejor manchas verdes. El moho no se encuentra en un estado de metástasis, el queso crema no tiene arterias y venas, tampoco hay sistema linfático, simplemente se está enmoheciendo. El queso crema se está pudriendo, echándose a perder, muriendo por llamarlo de alguna forma. El moho está viviendo de las toxinas y productos de desperdicio en el queso”.

¿Entonces como es que la bacteria y los hongos, y luego el moho crecen hasta tomar el cuerpo?.

Conforme las bacterias y hongos entran en el cuerpo a través de la boca, por el aire, la comida o el agua, comienzan a buscar un lugar para establecerse y crecer. Si estas bacterias y hongos no son destruidos por las bacterias buenas en el intestino delgado y grueso, se pegarán al las paredes intestinales y comenzarán a crecer y reproducirse hasta encontrar su camino hacia el torrente sanguíneo. Los hongos se encuentran de forma natural también en los intestinos, y tienen el propósito de suavizar el bolo alimenticio que llega ahí. Si la flora saludable de los intestinos delgado y grueso se han destruido debido a antibióticos de amplio espectro y a una dieta pobre, los hongos se moverán agresivamente hacia el tracto intestinal penetrando en el flujo sanguíneo y de ahí hacia todas las partes del cuerpo. Conforme esto sucede, las bacterias y hongos producen desperdicios y substancias tóxicos.
El efecto de las toxinas de las bacterias y los hongos

Se han aislado 79 tipos conocidos de substancias tóxicas que las bacterias y hongos desechan en la sangre, y algunos investigadores creen que hay más de 100 diferentes toxinas producidas. El principal producto de desperdicio de las bacterias es metano, mientras que el mayor producto de desperdicio de los hongos es el ácido aldehído. Las bacterias y hongos son muy agresivos y pueden multiplicarse bastante rápido, después de muchos años de crecimiento las cantidades de toxinas de metano y de ácido aldehído llegan a ser abrumadoras para los tejidos del cuerpo. El ácido aldehído es un veneno que se genera en etanol, y el hígado lo convierte en alcohol, esto agota al cuerpo de sus fuentes de potasio y magnesio lo cual reduce la energía celular.

Cuanto menos oxígeno hay en el cuerpo, más alcohol se produce y puedes llegar a tener los síntomas de estar borracho, desorientado, sentirte mareado o mentalmente confundido, hasta ataques de pánico, sentimientos de ansiedad, depresión, irritabilidad y dolores de cabeza son los resultados de un sobre crecimiento de bacteria, hongos y moho en el cuerpo. El ácido aldehído puede causar fatiga en exceso, reducir la fuerza, stamina, la claridad de pensamiento y quita la ambición; destruye encimas necesarias para la producción de energía celular y causa la liberación de radicales libres (moléculas de oxígeno a las que les falta un electrón) los cuales coadyuvan al proceso de envejecimiento.

Cuando las bacterias y hongos entran en el flujo sanguíneo por los intestinos, pueden viajar rápidamente e invadir los tejidos, causando dolores en las articulaciones, inflamación en vías respiratorias y sinusitis, estrés glandular y problemas menstruales. Las bacterias y hongos envenenan, estresan y debilitan el sistema inmunológico las 24 horas del día, la mayoría de las enfermedades inmunológicas y condiciones infecciosas, son causadas o empeoradas por la presencia de bacterias y hongos, y las numerables toxinas constantemente están siendo neutralizadas por las defensas inmunológicas. Si esta fuente constante de contaminación al cuerpo se genera todo el tiempo, llega el momento en que la operación inmunológica queda afectada, entonces la bacteria y hongos se convertirán en moho, cáncer, y el cuerpo comenzará a pudrirse, echarse a perder, morir por ponerlo así…justo como el queso crema.

Fuente: Mundo Alkalina
Autor: Federico Ituarte, Microscopista Asociado de la Nueva Biología del Dr. Robert O. Young ©
Editado: Alkaline Care - See more at: http://blog.alkalinecare.com/pleomorfismo-enfermedad-cancer-y-salud-otra-vision-cientifica/#sthash.U73fMsss.dpuf


En el cuerpo humano hay 10 veces más bacterias que células. Se reparten entre unas 10.000 especies diferentes. Concretamente, en el tracto digestivo hay unas 1.000 especies de bacterias, que sintetizan un gran número de vitaminas. En 1 ml de agua de mar se calcula que hay 1.000.000 de virus, entre 5 y 25 veces más que bacterias. En 1 gr de suelo seco se pueden encontrar, de media, unos 530 millones de virus y de 40 a 100 millones de bacterias. En 1967 unas bacterias fueron a la Luna por error, en la sonda Surveyor 3, y cuando volvieron a la Tierra, años después, pudieron ser revividas. Las colonias de bacterias de nuestro organismo están controladas por virus bacteriófagos ('comedores de bacterias'), generalmente conocidos como fagos, que regulan su equilibrio y controlan la población. Los científicos han descubierto gran número de fagos en casi todas las muestras de moco. En 1921, en Francia, se usaron por primera vez fagos para combatir enfermedades infecciosas. Hay 5 fagos por cada bacteria en la saliva de las encías, pero en la superficie de las propias encías la relación es de 40 a 1. En 1930, Stalin aplicó la terapia de los bacteriófagos para combatir la disentería entre los soldados del Ejército de la URSS. El 40% de los virus marinos tienen un papel fundamental en el intercambio genético entre microorganismos. Los fagos transmitidos por la saliva o los mocos protegen a las bacterias beneficiosas y destruyen a las dañinas. Un entorno estéril aumenta el riesgo de sufrir enfermedades.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1960566/0/biologia/evolucion/darwinismo/#xtor=AD-15&xts=467263
Sobre los virus y las bacterias En el cuerpo humano hay 10 veces más bacterias que células. Se reparten entre unas 10.000 especies diferentes. Concretamente, en el tracto digestivo hay unas 1.000 especies de bacterias, que sintetizan un gran número de vitaminas. En 1 ml de agua de mar se calcula que hay 1.000.000 de virus, entre 5 y 25 veces más que bacterias. En 1 gr de suelo seco se pueden encontrar, de media, unos 530 millones de virus y de 40 a 100 millones de bacterias. En 1967 unas bacterias fueron a la Luna por error, en la sonda Surveyor 3, y cuando volvieron a la Tierra, años después, pudieron ser revividas. Las colonias de bacterias de nuestro organismo están controladas por virus bacteriófagos ('comedores de bacterias'), generalmente conocidos como fagos, que regulan su equilibrio y controlan la población. Los científicos han descubierto gran número de fagos en casi todas las muestras de moco. En 1921, en Francia, se usaron por primera vez fagos para combatir enfermedades infecciosas. Hay 5 fagos por cada bacteria en la saliva de las encías, pero en la superficie de las propias encías la relación es de 40 a 1. En 1930, Stalin aplicó la terapia de los bacteriófagos para combatir la disentería entre los soldados del Ejército de la URSS. El 40% de los virus marinos tienen un papel fundamental en el intercambio genético entre microorganismos. Los fagos transmitidos por la saliva o los mocos protegen a las bacterias beneficiosas y destruyen a las dañinas. Un entorno estéril aumenta el riesgo de sufrir enfermedades.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1960566/0/biologia/evolucion/darwinismo/#xtor=AD-15&xts=467263
Sobre los virus y las bacterias En el cuerpo humano hay 10 veces más bacterias que células. Se reparten entre unas 10.000 especies diferentes. Concretamente, en el tracto digestivo hay unas 1.000 especies de bacterias, que sintetizan un gran número de vitaminas. En 1 ml de agua de mar se calcula que hay 1.000.000 de virus, entre 5 y 25 veces más que bacterias. En 1 gr de suelo seco se pueden encontrar, de media, unos 530 millones de virus y de 40 a 100 millones de bacterias. En 1967 unas bacterias fueron a la Luna por error, en la sonda Surveyor 3, y cuando volvieron a la Tierra, años después, pudieron ser revividas. Las colonias de bacterias de nuestro organismo están controladas por virus bacteriófagos ('comedores de bacterias'), generalmente conocidos como fagos, que regulan su equilibrio y controlan la población. Los científicos han descubierto gran número de fagos en casi todas las muestras de moco. En 1921, en Francia, se usaron por primera vez fagos para combatir enfermedades infecciosas. Hay 5 fagos por cada bacteria en la saliva de las encías, pero en la superficie de las propias encías la relación es de 40 a 1. En 1930, Stalin aplicó la terapia de los bacteriófagos para combatir la disentería entre los soldados del Ejército de la URSS. El 40% de los virus marinos tienen un papel fundamental en el intercambio genético entre microorganismos. Los fagos transmitidos por la saliva o los mocos protegen a las bacterias beneficiosas y destruyen a las dañinas. Un entorno estéril aumenta el riesgo de sufrir enfermedades.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1960566/0/biologia/evolucion/darwinismo/#xtor=AD-15&xts=467263
En el cuerpo humano hay 10 veces más bacterias que células.
Se reparten entre unas 10.000 especies diferentes.

Concretamente, en el tracto digestivo hay unas 1.000 especies de bacterias, que sintetizan un gran número de vitaminas. En 1 ml de agua de mar se calcula que hay 1.000.000 de virus, entre 5 y 25 veces más que bacterias.

En 1 gr de suelo seco se pueden encontrar, de media, unos 530 millones de virus y de 40 a 100 millones de bacterias.

En 1967 unas bacterias fueron a la Luna por error, en la sonda Surveyor 3, y cuando volvieron a la Tierra, años después, pudieron ser revividas.

Las colonias de bacterias de nuestro organismo están controladas por virus bacteriófagos ('comedores de bacterias'), generalmente conocidos como fagos, que regulan su equilibrio y controlan la población.

Los científicos han descubierto gran número de fagos en casi todas las muestras de moco.

En 1921, en Francia, se usaron por primera vez fagos para combatir enfermedades infecciosas.

Hay 5 fagos por cada bacteria en la saliva de las encías, pero en la superficie de las propias encías la relación es de 40 a 1.

En 1930, Stalin aplicó la terapia de los bacteriófagos para combatir la disentería entre los soldados del Ejército de la URSS.

El 40% de los virus marinos tienen un papel fundamental en el intercambio genético entre microorganismos. Los fagos transmitidos por la saliva o los mocos protegen a las bacterias beneficiosas y destruyen a las dañinas.

Un entorno estéril aumenta el riesgo de sufrir enfermedades.

--------------
MAXIMO SANDIN : 
El darwinismo convirtio la biologia en una vision sordido y cruel  de la vida

Máximo Sandín: "El darwinismo convirtió la biología en una visión sórdida y cruel de la vida"

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1960566/0/biologia/evolucion/darwinismo/#xtor=AD-15&xts=467263
Si es usted una de esas personas a las que aburre el conocimiento y no desea saber más de lo que ya lleva en la sesera, escuchar lo que dice el profesor Sandín probablemente no le interese.

Su aporte de datos, nombres, fechas, ideas y explicaciones es apabullante, algo que no suele ser bien visto por quienes ya tienen un pensamiento construido y no desean ponerlo a prueba o revisarlo.
Pero si es usted una persona abierta a las nuevas ideas, si ama el saber y no tiene miedo a que sus ideas se confronten con otras, entonces siga leyendo, porque en las próximas páginas va a encontrar un puñado de material intelectual de alto valor.

Máximo Sandín (1950) es doctor en Ciencias Biólogicas y en Bioantropología. Fue profesor de Evolución Humana y Ecología en el Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid. Ahora está retirado ("Preferí jubilarme de la docencia antes de la llegada del Plan Bolonia").

Ha escrito, entre otros libros, Lamarck y los mensajeros y Pensando la evolución, pensando la vida, en los que desarrolla su principal aportación a la teoría de la evolución: una revisión de la tesis darwiniana a través de la competitividad. Lo que Sandín propone es una visión más solidaria, colaboracionista, sólidamente afianzada en las ideas del biólogo francés Jean B. Lamarck y en los más recientes descubrimientos. Máximo Sandín es un hombre apasionado, rebosante de energía, de una enorme y erudita memoria y un trato natural y espontáneo.

¿Qué significa Darwin para la biología?

La conclusión a la que he llegado, aunque pueda sonar demasiado drástica, es que constituyó una catástrofe para la biología, porque la sacó del camino que estaba, muy bien orientado científicamente, y la convirtió en una interpretación de la naturaleza, en una visión sórdida y cruel de la vida. Como un campo de batalla en el que solo sobreviven los que tienen alguna ventaja, con un sospechoso parecido a los conceptos del libre mercado.

De hecho, en los textos biológicos convencionales, los términos habituales para describir las relaciones entre los seres vivos son coste-beneficio, explotación de recursos, ventajas competitivas… Todos somos competidores.

¿Qué le parece criticable de Darwin?

Lo que yo critico, desde el punto de vista científico, no es a Darwin, sino al darwinismo, una creación ajena a él. Sus libros son un reflejo de lo que era: un aficionado a la naturaleza, de buena posición económica y mucho tiempo libre, que se dedicó a informarse sobre las actividades de los ganaderos y agricultores de su entorno.
Y al que se le ocurrió que, del mismo modo que ellos seleccionaban animales y plantas que les resultaban ventajosos –cerdos obesos o vacas con las ubres hipertrofiadas–, "no podemos creer improbable" que la naturaleza seleccionaría animales que tuvieran una ventaja sobre los demás.

Es una extrapolación absurda, como pusieron de manifiesto científicos evolucionistas de la época. La selección de los ganaderos es, precisamente, una alteración de la reproducción normal de los animales.

Este argumento, en realidad una pura especulación sin base científica, junto con la concepción malthusiana de la vida (una competencia permanente de todos contra todos) es lo que se ha conformado como la visión darwinista de la vida. ¿Cómo se gesta, entonces, el éxito de Darwin?

La selección natural implica que la vida es una competencia permanente y que la naturaleza premia a los ‘más aptos''

En realidad, en Sobre el origen de las especies..., basado totalmente en especulaciones, Darwin muestra una gran confusión: mezcla la influencia del uso y el desuso, las condiciones del ambiente y una serie de historias que le habían contado que llegan a extremos ridículos.

De hecho, a causa de las críticas científicas, fue publicando hasta siete sucesivas ediciones en las que fue asesorado por tres científicos famosos y poderosos en la Inglaterra de la época: el botánico John Hooker, el geólogo Charles Lyell y, sobre todo, el zoólogo Thomas Henry Huxley, que vieron en la selección natural un reforzamiento de sus ideas supremacistas.

El libro que suele circular, que es la sexta edición, no es exactamente de Darwin. ¿Y cómo llega a ser hegemónica su teoría de la selección natural? En La variación de los animales y las plantas bajo la domesticación expuso lo que él creía su teoría definitiva: sin abandonar la selección natural, propuso la pangénesis.

Teoría según la cual cada órgano del cuerpo emite unas gémulas por las que transmitían a sus descendientes las características adquiridas por los padres a lo largo de su vida por la influencia del ambiente.

Esto es otra muestra de su confusión, porque si todos los organismos pueden cambiar por la influencia del ambiente, no hay nada que seleccionar. 

 Naturalmente, esta ‘teoría definitiva’ no les gustó a sus protectores y lo reconvinieron seriamente. Lo que les gustaba era solo una de las variadas ‘ocurrencias’ de Darwin:
la selección natural, que implicaba que la vida es una competencia permanente, que las características ‘favorables’ o ‘desfavorables’ eran intrínsecas a los seres vivos (por supuesto, fundamentalmente al hombre), y que la naturaleza premiaba a los ‘más aptos’.

Estos hombres poderosos fueron los que impusieron el darwinismo (‘su’ darwinismo) en contra de la opinión de científicos evolucionistas de la época. Para ello, fundaron el X-Club. Usted se declara cercano a las tesis de Lamarck...

Lamarck fue un científico, profesor de la Sorbona, que durante la Revolución Francesa (1789) impulsó la renovación de su obsoleta estructura para convertirla en una universidad moderna, propia de la Ilustración. Era experto en paleontología, en anatomía comparada y se dejó la vista realizando miles de disecciones de invertebrados, sobre los que escribió un imponente tratado. A lo largo de su carrera científica, acuñó el concepto de ‘invertebrado’ –hasta entonces se usaba la distinción de animales ‘con sangre o sin sangre’–; creó las claves dicotómicas que se usan para clasificar las plantas y que después se extendieron a la zoología; fue el primero en usar científicamente el término ‘biología’ entendido como el de una disciplina basada en un cuerpo teórico, en un concepto unificador.

Su Filosofía Zoológica fue el primer tratado científico dedicado por completo a la evolución, entendiéndola claramente como la base teórica de la biología. Resulta cuanto menos sospechoso que a un precursor de estas dimensiones se le haya borrado de la historia oficial de la biología, ¿no cree? ¿Cuál era su propuesta?

En su libro, Lamarck escribe que las condiciones provocan un cambio en los organismos cuando los efectos del ambiente son muy intensos o muy duraderos, y que la capacidad para los cambios de organización animal y vegetal estaba inscrita en los organismos.

Para Lamarck, era el equilibrio lo que gobernaba las relaciones entre los seres vivos. Claro que los depredadores matan herbívoros, o que los machos de los ciervos o los leones pelean, pero el resultado final, de conjunto, es que todos los animales y las plantas deben existir para que la naturaleza mantenga el equilibrio.

En la sociedad actual, la Teoría de la Evolución de Darwin es prácticamente un dogma… Conviene aclarar que Darwin no formuló realmente una teoría de la evolución.

Él especulaba sobre el origen de las especies, la transformación de una especie en otra, es decir, un aumento de la variabilidad sin cambio del patrón morfológico básico. La evolución es un cambio de organización corporal, como el paso de pez a tetrápodo o de tetrápodo a ave.

El término ‘evolución’ no aparece hasta la sexta edición de Sobre el origen… a sugerencia de Huxley. ¿Cómo surge el darwinismo? Hay un componente muy importante en el mantenimiento de las ideas darwinistas y su expansión: el de ‘adoctrinamiento social’.

Hay diferentes motivos, unos más determinantes que otros.

En primer lugar, Darwin estaba en el lugar oportuno en el momento oportuno: en el centro del mayor imperio mundial que ha existido y en pleno auge de la Revolución Industrial, con las injusticias que ambos generaban; su ocurrencia de la selección natural justificaba muchas cosas.

En segundo lugar, Darwin es un icono de la cultura anglosajona y sus raíces calvinistas. Sus ideas reflejan a la perfección sus valores:
el individualismo, el mirar por sí mismo, la predestinación (en términos darwinistas, ‘determinismo genético’), la competitividad...

A un científico anglosajón le resulta casi impensable que no exista la selección natural. Y los libros con que los biólogos nos formamos son fundamentalmente anglosajones, hegemónicos en la ciencia mundial. Por otra parte, hay un componente muy importante en el mantenimiento de las ideas darwinistas y su expansión por la sociedad: el de ‘adoctrinamiento social’. ¿A qué se refiere concretamente?

Desde el principio, el darwinismo tuvo un gran apoyo por parte de los grandes magnates mundiales, como Rockefeller o Carnegie, que apoyaron las investigaciones de los científicos darwinistas.

John Rockefeller afirmó que la supervivencia del más apto era una ley natural y divina, es decir, que las cosas son como son porque son leyes naturales.

En definitiva, que el libre mercado y el darwinismo van en el mismo paquete. Por si no queda claro, repetiré una frase de Friedrich Hayek, premio Nobel de Economía y asesor de Reagan, Thatcher y Pinochet:

"Las demandas de justicia social carecen de sentido porque las demandas de justicia son sencillamente incompatibles en cualquier proceso natural de carácter evolutivo". 

Finalmente, hay un componente que yo creo fundamental para que el darwinismo se mantenga a pesar de la enorme cantidad de datos verdaderamente científicos que se están acumulando y que contradicen radicalmente sus hipótesis: el componente económico y de poder. 

La concepción reduccionista de los genes como ‘unidad de información genética’, que ya sabemos que no es cierta, es esencial para los grandes negocios y para las prácticas de manipulación genética de las grandes industrias farmacéuticas y biotecnológicas, especialmente de los cultivos transgénicos, que ya sabemos a quiénes pertenecen.

Estas grandes empresas son las principales financiadoras de la investigación biológica.

Usted afirma que los seres humanos ‘somos bacterias y virus’, ¿en qué basa esa afirmación?

La idea de que las células de los seres vivos procedían de la fusión de bacterias (una propuesta del biólogo ruso Konstantin Merezhkovsky) era ya aceptada a regañadientes por las autoridades darwinistas en los noventa, aunque chocaba frontalmente con la selección natural.

Pero no había explicación para el origen de los genes y las proteínas responsables del desarrollo embrionario y de otras funciones de los organismos multicelulares.

Los genes de origen bacteriano están muy conservados en todos los organismos y esas secuencias y esas proteínas que no tienen las bacterias no podían haber aparecido por mutaciones de los genes bacterianos, tan concretos y específicos, y menos, al azar.

Entonces llegó a mis manos un artículo de un astrónomo galés, Alfred Hoyle, titulado Evolución desde el espacio, en el que sugería que los virus, por su capacidad de insertar sus genes en los organismos a los que ‘infectan’, podían ser una fuente de información genética disponible para su eventual uso.

Comprendí que un fenómeno así podría explicar la gran cantidad de puntos débiles del darwinismo.

Con muy pocos datos sobre lo que se conoce ahora como virus endógenos, escribí un libro titulado Lamarck y los mensajeros.

La función de los virus en la evolución (1995), que fue acogido por mis colegas con el más absoluto silencio. A partir de entonces, los datos sobre virus endógenos y elementos móviles del genoma se han ido acumulando de una forma creciente hasta formar la inmensa mayor parte de los genomas.

Puede parecer extraño que esos impresionantes descubrimientos no hayan llegado a la opinión pública, por lo trascendentes que son, pero a mí, a estas alturas, no me extraña en absoluto.
¿Qué consecuencias se desprenden de su modelo de evolución? 

La naturaleza mantiene un equilibrio dinámico en condiciones normales. Cada componente tiene su función, y son las alteraciones, muchas producidas por el hombre, las que la desestabilizan.

En el caso de virus y bacterias, pueden convertir en patógenos a elementos que no lo son. Los virus y las bacterias se pueden considerar como los ‘ladrillos’ de la vida, parte esencial de su funcionamiento actual.

Las bacterias cumplen funciones esenciales para el organismo, pero el ataque continuo y excesivo con antibióticos las convierte en patógenas como respuesta.

Teniendo en cuenta la enorme cantidad de virus que hay en la naturaleza, con funciones muy concretas y que no son patológicos, se puede pensar que los temidos virus patológicos han sido producidos por actividades humanas, como la elaboración de vacunas mediante el cultivo de virus en embriones de pollo o en cultivos celulares, ambos repletos de virus endógenos.

¿Cómo explica las enfermedades genéticas?

El darwinismo es el apéndice científico del libre mercado y no pretende explicar la evolución biológica

Las enfermedades llamadas ‘genéticas’, incluido el cáncer, son alteraciones en la red, en la maquinaria reguladora de la información genética, producidas siempre por algún factor ambiental.

Hay muchas enfermedades llamadas ‘genéticas’ que están producidas por el contacto con pesticidas, plásticos, productos de limpieza, incluso cosméticos. Estamos en contacto con miles de sustancias químicas sintéticas con las que nuestro organismo no ha estado nunca en contacto.

¿Qué se podría hacer para atajarlas? Habría que investigar a fondo las causas, cómo afectan al organismo esas sustancias, y no pretender cambiar los genes y dejar las cosas como están. 

Aunque eso no sería positivo para el mercado. Sería conveniente informar a la sociedad de que la evolución es un fenómeno colectivo, una respuesta de los distintos genomas a algún desencadenante ambiental (vulcanismo, caídas de meteoritos, inversiones de los polos magnéticos) y no individual, y mucho menos por competencia.

En la naturaleza, todos sus componentes son necesarios para un funcionamiento equilibrado. Parece desprenderse una relación entre darwinismo y capitalismo…

El darwinismo es el apéndice científico del libre mercado y no pretende explicar la evolución biológica, porque lo solventa vagamente con el azar y el tiempo. En realidad, es una concepción de la vida, de cómo son las cosas, con profundas raíces ideológicas y claros intereses detrás.

Creo que hay que hacer llegar a la sociedad estas informaciones, que ha llegado el momento de sacarlas a la luz y desprendernos de las mentiras interesadas con las que nos han adoctrinado. X-Club: los ‘autores’ del darwinismo

El X-Club fue un reducidísimo círculo elitista que funcionó en la Inglaterra victoriana para apoyar las teorías de la selección natural y el liberalismo académico.

Su fundador fue Thomas H. Huxley, abuelo del autor de Un mundo feliz, Aldous Huxley.
Thomas Huxley –que había acuñado el término ‘darwinismo’ en abril de 1860, en el Westminster Journal– convocó a nueve hombres a la primera cita del X-Club el 3 de noviembre de 1864 (seis años después de la publicación de Sobre el origen de las especies).

Hasta diciembre de 1893, el X-Club se reunió una vez al mes. Sus miembros incluían a Herbert Spencer, William Spottiswoode y John Tyndall.

Se hicieron con el poder de prestigiosas sociedades científicas y fundaron la revista Nature, a fin de controlar la información científica


Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1960566/0/biologia/evolucion/darwinismo/#xtor=AD-15&xts=467263


El origen insospechado de la dolorosa e incurable artritis reumatoide

Al igual que otras devastadoras enfermedades como las esclerosis, la fibromalgia, la artritis o el asma tiene un origen autoinmune. 
¿Está la flora intestinal detrás?
Se calcula que aproximadamente el 1% de la población mundial padece algún tipo de artritis reumatoide: una inflamación persistente de las articulaciones que acaba por destrozar éstas. Se trata de una enfermedad conocida desde hace siglos; aunque no fue definida como tal hasta 1900 de manos del médico francés Augustin Jacob Landré-Beauvais, enfermedades semejantes son nombradas ya por Hipócrates o Galeno. Pese a esto, a día de hoy ni tiene cura ni se conocen sus causas. Pero hay novedades.

Lo que sí sabemos es que, al igual que otras devastadoras enfermedades como las esclerosis o la fibromialgia, la artritis tiene un origen autoinmune: es causada por un fallo en nuestro sistema inmunitario, que ataca por error a las células del propio organismo. Y este fallo, como apuntan cada vez más investigaciones, podría estar ocasionado por un cambio en nuestra flora intestinal.

Un estudio publicado en 2013 por Jose Scher, reumatólogo de la Universidad de Nueva York, mostró que las personas que padecen artritis reumatoide tenían muchas más posibilidades de albergar en su intestino la bacteria Prevotella copri que la gente que no padecía la enfermedad. Podría ser sólo una coincidencia, pero en otro estudio, Scher descubrió que la artritis psoriásica –la inflamación de las articulaciones causada por la psoriasis, otra enfermedad autoinmune–, tenían una cantidad significativamente menor de determinadas bacterias intestinales.
¿Otra coincidencia?

El secreto está en nuestras tripas
Como apunta un revelador artículo de David Kohn para The Atlantic, las investigaciones de Scher son sólo unas de las miles que apuntan a que los cambios de nuestra microbiota –esto es, el conjunto de microorganismos que conviven normalmente en nuestro cuerpo– afectan de forma determinante a nuestra salud.

La población de microorganismos que convive con nosotros excede al número de células propias en una relación de 10:1, por cada célula humana llevamos con nosotros 10 microbios

La población de microorganismos que convive con nosotros excede al número de células propias en una relación de 10 a 1: por cada célula humana llevamos con nosotros 10 microbios. Estas bacterias están repartidas por todo el cuerpo, pero son especialmente numerosas en nuestro aparato digestivo.

El tracto intestinal alberga miles de especies distintas de bacterias, que pesan en conjunto entre medio kilo y kilo y medio. Es también en el intestino donde residen la mayor parte de nuestras defensas: al menos dos tercios de las células inmunes.
Muchas de estas bacterias cumplen funciones esenciales para nuestro cuerpo (las más) y otras perjudican su correcto funcionamiento (las menos). Y lo que cada vez parece más claro es que su influencia no se limita al tracto digestivo: hay cambios en la flora intestinal que afectan a nuestra salud en conjunto y pueden generar enfermedades que aparentemente no tienen nada que ver con lo que ocurra en nuestras tripas, como es el caso de la artritis.
“Esto supone un cambio en el paradigma”, asegura Scher en The Atlantic. “Al incluir la microbiota hemos añadido un nuevo jugador a la partida”. Un jugador que en realidad son miles, tantos como bacterias distintas pueden pulular por nuestro intestino.

El cambio en nuestra microbiota cambia el curso de numerosas enfermedades
Nuestra microbiota ha cambiado de forma significativa en el último siglo, especialmente en los últimos 50 años”, asegura en The Atlantic el microbiólogo de la Universidad de Nueva York Martin Blaser. El investigador cree que el uso masivo de los antibióticos está detrás de la extinción de numerosos microbios que antes se encontraban de forma natural en nuestro cuerpo.

Pero los fármacos no son los únicos culpables: los cambios en la dieta, el exceso de higiene y un menor contacto con la naturaleza también tienen su parte de culpa.

Encontrar la relación directa entre cada tipo de bacteria y cada enfermedad autoinmune es una tarea harto compleja
Este cambio acelerado que está sufriendo nuestro ecosistema bacteriano podría estar directamente relacionado con el aumento de la incidencia de las enfermedades autoinmunes ––y también, creen algunos científicos, con la obesidad–.

Blaser, en concreto, ha estudiado la relación entre los cambios de la microbiota y el asma. La bacteria Helicobacter pylori está presente en la mayoría de los adultos del mundo, y en toda la población de los países en desarrollo, pero tras analizar la composición de la flora intestinal en un grupo de niños estadounidenses Blaser descubrió que sólo un 6% contaban con esta bacteria.
En su opinión, la desaparición de la Helicobacter en los países desarrollados está directamente relacionada con el abuso de antibióticos, y podría estar detrás del aumento en la incidencia de enfermedades como el asma, pues, según sus estudios, su presencia reduce la respuesta inmunitaria del cuerpo a los estímulos del aire. Se trata, en definitiva, de una carmabola difícil de rastrear, pero potencialmente fatídica. Y lo peor de todo es que podría estar dándose entre muchas bacterias y otras tantas patologías.
Encontrar la relación directa entre cada tipo de bacteria y cada enfermedad autoinmune es una tarea harto compleja, pero la relación entre una cosa y otra puede entenderla cualquiera. Las bacterias que pueblan nuestro intestino se han desarrollado gracias a que han sabido controlar la respuesta de nuestro sistema inmune a los intrusos.

Después de cientos de años conviviendo con nosotros han convencido a nuestras defensas de que no son malas y han regulado su respuesta ante los invasores: en definitiva, han mantenido a raya a nuestro sistema inmune para que no se sobrepase en sus funciones.

¿Qué está ocurriendo? Al cambiar la composición de nuestra microbiota, ya sea porque hay bacterias distintas o porque el ratio entre ellas es desproporcionado, el sistema inmune se confunde y empieza a atacar no sólo a las bacterias que atacaba antes, sino al cuerpo mismo.

En busca de soluciones

A Scher le parece eficaz promover cambios en la dieta. Algunos pacientes con artritis reumatoide se han beneficiado de una dieta vegetariana o mediterránea, aunque aún nadie sabe por qué ocurre esto exactamente.

1 comentario:

Patri holistica dijo...

Maravillosa exposición sobre la realidad de nuestro organismo y lo rentable que resulta desconocer esta información para muchas multinacionales. El ser humano es y está integrado en un complejo ecosistema del que no sabemos todo y por tanto, variaciones del medio traen como consecuencia variaciones en sus habitantes. Muchas Gracias y mucha fuerza y ánimo para continuar... Un fuerte abrazo